10 tips para ayudar a hablar a los niños

Con canciones, juegos, lecturas y hablando a diario podemos ayudar a nuestros hijos a mejorar sus destrezas con el lenguaje. Aprender a hablar es un proceso natural, que crece con un entorno rico en estímulos.

Para los niños aprender a hablar es un proceso natural. Oyen a sus padres, familiares y demás personas de su entorno, y poco a poco comienzan a decir sus primeras palabras. Sin embargo, es posible ayudar a hablar a tus hijos siguiendo algunas estrategias básicas.

Los niños aprenden a hablar cuando tienen entre 1 y 3 años. Es evidente que habrá niños más comunicativos que otros, que lograrán hablar más fluidamente antes que otros. Pero, indudablemente, cualquier niño podrá hablar si sus padres crean un entorno lingüístico que estimula la adquisición del lenguaje.

10 formas de ayudar a hablar a tus hijos

 

Para ayudar a hablar lo que hay que hacer es hablar a diario con tu hijo. Mientras más conversen juntos, mucho mejor. Los niños entre los 12 a los 18 meses manejan unas 50 palabras, pero entienden muchas más. Por eso es que le puedes dar instrucciones complejas (“recoge tus juguetes y ponlos en la caja”) y puede seguirlas.

Habla a diario con tu hijo. Mientras le cuentas a tu hijo sobre tus actividades diarias, le puedes animar a que te haga preguntas y luego lo invitas a que te cuente él. También puedes seguir estas recomendaciones o introducir alguno de los juegos que te proponemos para motivar el habla de tu niño.

Lee este artículo: ¿En realidad los hijos son el reflejo de los padres?

1. Evita completar sus frases

 

Cuando el niño intenta decirte algo, no te adelantes diciendo lo que quiere decirte. Dale el tiempo que necesita para que encontrar en su memoria la palabra que identifica lo que está señalando o lo que quiere decir o pedir.

2. Ten paciencia y no respondas por tu hijo

¡Qué difícil es tener paciencia en estos días acelerados en que vivimos! Alguien pregunta algo a nuestro hijo y no somos capaces de esperar a que él responda por sí mismo, sino que nos precipitamos y damos la respuesta. Respira y ve con calma, ¡déjalo que responda por sí mismo!

3. Usa un lenguaje adecuado

Tu hijo está en una etapa en la que está aprendiendo nuevo vocabulario. Si en vez de llamar a las cosas por su nombre, usas diminutivos o acortas las palabras, no es la mejor forma de ayudar a hablar.  Ya no es un bebé, necesita conocer más palabras. No obstante, tampoco uses palabras muy rebuscadas. Todo a su debido momento.

4. Lee cuentos y haz pausas

Leer cuentos es una de las mejores estrategias para ayudar a hablar a tu niño. Después de que has leído centenares de veces los mismos libros, es probable que haya memorizado algunas líneas. Entonces, haz pausas e invítalo a completar la historia.

Descubre: 7 beneficios de leer unos minutos al día

5. Adivina qué es y para qué sirve

Cuando estén en espacios distintos al hogar, como un restaurante, un parque o el consultorio del pediatra, señala objetos y pídele a tu hijo que te diga qué es y para qué sirve. Cuando él dé su versión, tú puedes agregar la información que a tu hijo le faltó mencionar.

6. Cread cuentos

Pídele a tu hijo que te diga sobre qué quiere oír un cuento. Comienza tú el cuento y, en determinado punto, le pasas la narración a tu hijo. Es un juego ideal no solo para ayudar a hablar, sino para despertar la creatividad y enriquecer el vocabulario.

7. Corrige pronunciación y conjugación

Cuando son niños pequeños tienen formas de hablar que resultan muy simpáticas por las disparatadas construcciones que hacen con los verbos y con la pronunciación de las palabras. Aunque te resulte divertido, haz las correcciones necesarias, sin pretender que te imiten. Poco a poco irán incorporando las palabras correctas en su habla.

8. Cantad juntos

 

Las canciones infantiles son una gran herramienta para ayudar a hablar a los niños. Suelen tener onomatopeyas que son muy fáciles de aprender y repetir. La música es divertida y todo lo que les divierte es perfecto para el aprendizaje.

9. Inclúyelo en la conversación

Evita asumir que a tu hijo no le interesan las conversaciones de los adultos. Ellos comprenden más de lo que te imaginas. Inclúyelo en las conversaciones (que evidentemente sean aptas para su edad), haciéndole preguntas para conocer su opinión.

10. Invítalo a hablar por teléfono

A los niños les fascina el teléfono. Puedes mantener conversaciones con los teléfonos de juguete o cuando efectivamente llame un familiar cercano, invita a tu hijo a saludarlo y conversar. Si tienes la opción de usar el altavoz, oye la conversación para que ayudes a tu hijo a dar respuestas y a preguntar.

Recomendación final

Si a partir de los 3 años de edad tu hijo parece tener problemas para entender instrucciones sencillas, o sus habilidades de comunicación se estacan, deberás consultar con tu pediatra.

Otras señales de que puede tener retrasos en el lenguaje puede ser que las demás personas no entiendan la mayoría de las cosas que dice o que aún dependa mucho del uso del lenguaje corporal (gestos para señalar) para comunicarse.