10 toxinas que les hacen daño a nuestros niños

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganeli el 14 enero, 2019
A pesar de sus posibles efectos secundarios, debemos tener en cuenta que las vacunas son necesarias. La salud de los niños depende de ellas en muchos casos.

Las sustancias tóxicas están presentes en todas partes. Ni los niños escapan a su perniciosa influencia. Entre esos agentes nocivos, podemos enumerar la contaminación, los pesticidas, algunos alimentos, productos de limpieza y medicamentos. Incluso, algunas vacunas exponen a los niños a sustancias químicas tóxicas que, a largo plazo, podrían terminar afectando su salud.

Cómo proteger a los niños ante las sustancias tóxicas

En el mundo actual, es casi imposible evitar que nuestro organismo entre en contacto con toxinas que están por doquier. De ahí la importancia de corregir ciertos hábitos. Esta es la forma en la que podemos influir para que esto no suceda. De hecho, podemos tomar parte activa, por ejemplo, en los alimentos que permitimos que consuman nuestros hijos, así como en los gustos que contribuimos a crear en ellos. Ten presente que los gustos también se educan.

 

La Caravana de la Salud de Carrefour.

El problema de la exposición a las toxinas va en aumento. Es cierto que la medicina continúa haciendo avances y encontrando antídotos para los problemas de salud que estas causan. Pese a ello, cada vez son más los niños que enferman como consecuencia de la exposición a sustancias tóxicas.

Aunque muchos todavía lo ignoren, estas sustancias indeseables pueden causarles desde simples alergias hasta cáncer. Numerosas investigaciones han permitido concluir que los infantes pueden sufrir, además, dificultades de aprendizaje, de desarrollo o problemas de comportamiento, como autismo. Asimismo, los problemas inmunológicos se cuentan entre los padecimientos crónicos asociados a la exposición de nuestro organismo a su influencia.

Principales toxinas a las que podrían estar expuestos los niños

1. Empastes de mercurio

El mercurio de estos rellenos puede ingresar lentamente en el organismo de los niños hasta llegarles a causar daño neurológico.

2. Tratamientos farmacológicos

En ocasiones, sin que seamos conscientes de ello, les recetan medicamentos tóxicos y, por tanto, potencialmente peligrosos. Entre estos, se encuentran los que se utilizan para tratar el TDAH. Pertenecen a las anfetaminas, muy similares a la conocida droga callejera. Cada vez son más los niños a los que se les recetan estos antidepresivos.Medicamentos para dejar de fumar

3. Algunas vacunas

Algunas vacunas no son tan seguras como nos han hecho creer durante décadas. Vale la pena investigar un poco acerca de los componentes que pueden tener estas. Así conoceremos los efectos secundarios que pueden tener sobre la salud.

4. Alimentos procesados y comida rápida

Son los favoritos de los niños. Y, a veces, para complacerlos, les compramos este tipo de alimentos nada sanos. Más allá de su atractivo olor y sabor, se ha comprobado que contienen una alta cantidad de toxinas que aumentan el riesgo de padecer cáncer. No en balde, se les asocia actualmente con la obesidad y otras enfermedades que van en detrimento de la calidad de vida.

comida-chatarra

Refrescos y sodas

Mención aparte merecen los refrescos y sodas. Muy asociados a la comida rápida, a los niños les gusta mucho. No se preguntan si es una forma correcta de hidratar el cuerpo cuando sienten sed. Les gusta y los beben.

Pero, lo cierto es que estas bebidas contienen, además de muchísima azúcar, altas cantidades de ácido fosfórico. Esta sustancia afecta a los huesos y, en particular, a la salud de los dientes. De ahí la necesidad de explicarles los inconvenientes de tomar este tipo de bebidas. Inténtalo. Te sorprenderá lo receptivos que pueden llegar a ser.

5. Glutamato monosódico

Más conocida por las siglas GMS (por sus siglas en inglés), esta sustancia es altamente tóxica. De ahí que debas poner especial cuidado en evitarla. Está presente en infinidad de productos que consumimos: desde alimentos hasta productos de cuidado personal.

6. Productos de limpieza para el hogar

Paradójicamnete, los limpiavidrios, limpiahornos, detergentes y jabones, entre otros productos de limpieza, tienen componentes químicos que son realmente peligrosos. La inhalación e ingesta de esas sustancias podría afectar seriamente la salud. Pon siempre mucho cuidado de no dejarlos al alcance de los niños.

Productos químicos para lavandería

Indudablemente, son muy útiles a la hora de lavar nuestra ropa. Mas, es fundamental tomar conciencia de que también contienen componentes tóxicos que afectan nuestra salud y la de nuestros hijos.

7. Champús y otros productos de cuidado personal

Lo más seguro es que nunca te hayas detenido a leer la etiqueta de los champús y otros productos de cuidado personal, que compras habitualmente. Mas, si investigas solo un poco enseguida descubrirás lo tóxicos que pueden ser para nuestro cuerpo. Lo ideal es reducir al máximo su uso y optar por opciones naturales.

8. Contaminación ambiental

Es prácticamente imposible sustraerse hoy a los altos niveles de contaminación ambiental. El humo de los vehículos, de las fábricas y del cigarrillo forman parte del aire que respiramos y que nos afectan la salud a diario. Luchar contra esto es mucho más difícil, aunque no imposible. Reciclando y haciendo uso responsable de nuestros derechos cívicos, podemos hacer presión cuidadana para conseguir que nuestros gobiernos lleven a cabo políticas a favor de la conservación del medio ambiente.Cigarrillo

En suma, sé proactivo en aquellas cosas en las que ahora sabes que puedes influir. Ojalá esta reflexión haya contribuido a la toma de conciencia acerca de lo necesarios que esos pequeños gestos que podrían salvar tantas vidas, entre ellas las de nuestros pequeños. ¡Actúa!

  • Ebbeling, C. B.; Pawlak, D. B., and Ludwig, D. S. (2002). “Childhood obesity: public-health crisis, common sense cure”, The Lancet, 360 (9331): P473-482.
  • Elsom, D. (1990). La contaminación atmosférica. Madrid: Cátedra.
  • Freeman, M. (2006). “Reconsidering the effects of monosodium glutamate: a literature review”, J Am Acad Nurse Pract, 18 (10): 482-486.
  • Nussbaum, M., y Sen, A., ed. (1993). The Quality of Life. Oxford: Clarendon.
  • Williams, A. N., and Woessner, K. M. (2009). “Monosodium glutamate ‘allergy’: menace or myth?”, Clinical & Experimental Allergy, 39 (5): 640-646.