3 trucos para conservar las frutas en las mejores condiciones

A la hora de elegir las que se quieren incorporar en la dieta hay que tener en cuentas las propiedades alimenticias de cada pieza. Estas atienden los diferentes gustos y requerimientos nutricionales.

Las frutas hacen parte de aquellos alimentos que deberían estar presentes en nuestra alimentación diaria, ya que son una fuente de vitaminas y minerales. También de otros importantes nutrientes que apoyan el funcionamiento de todo el organismo.

A la hora de elegir las que se quieren incorporar en la dieta hay que tener en cuenta las propiedades alimenticias de cada pieza. Estas atienden los diferentes gustos y requerimientos nutricionales.

Al mismo tiempo, es importante saber como conservar este alimento adecuadamente. Mantenerlas en su estado natural a temperatura ambiente es lo más recomendable. Sin embargo, cada tipo de fruta puede necesitar unos cuidados concretos.

A continuación, desarrollamos algunos trucos fáciles para conservar fresca cada pieza. De este modo se podrán aprovechar por más tiempo.

Frutas y verduras

1. En cuanto al almacenamiento

No todas las frutas se pueden almacenar bajo las mismas condiciones. Almacenarlas adecuadamente es de lo que depende su conservación en gran medida. Un lugar ventilado y fresco crea un ambiente idóneo para conservar casi todas las variedades.

Por un lado, la ventilación ayuda a evitar la acumulación de etileno. Este es uno de los detonantes para la descomposición de las frutas.

Por el otro, la frescura ayuda a conservar el buen estado de las mismas. Ya que tanto el calor como la humedad pueden dañarlas más rápido.

¿Quieres conocer más? Lee: Las 6 mejores frutas para combatir el estreñimiento

Recipiente de mimbre

Los recipientes de mimbre están compuestos por fibras naturales. Estos permiten la adecuada transpiración de los alimentos.

Para almacenarlas de esta manera, primero se deben sacar de las bolsas plásticas u otros envases en los que se hayan adquirido. Estos suelen expulsar humedad acelerando su descomposición mediante el desarrollo de moho.

Nevera

Si la idea es evitar que las frutas se maduren pronto, la mejor opción es introducirlas en el refrigerador. No obstante, hay que tener en cuenta que eso implica humedad y bajas temperaturas que a la larga pueden alterar el sabor y textura de algunas de ellas.

Bolsas transparentes

Si decides conservar tus frutas en algún lugar de la nevera, una buena idea para alargar su vida útil y evitar su descomposición es guardar cada pieza en distintas bolsas transparentes. A estas bolsas se les debe realizar pequeños agujeros.

Este material impedirá que se mezclen entre sí, y sus agujeros evitarán la aparición de moho u otros hongos que aceleran su daño.

No olvides leer:  7 maneras de utilizar frutas demasiado maduras

la alimentación durante la menopausia

2. Revisión, congelación y lavado

Cuando una de las frutas se descompone o se estropea, se puede provocar que las demás también empiecen a dañarse antes de tiempo. Por tal razón es muy importante revisarlas con frecuencia y sacar aquellas que están demasiado maduras o a punto de dañarse.

En cuanto a la congelación, esto se puede utilizar de cara a aprovechar mejor las temporadas de cosecha. Por ejemplo, si has comprado mucha fruta para aprovechar los precios bajos de temporada, una opción es triturarla y guardarla el congelador.

Las bajas temperaturas alteran en cierta medida el sabor y los nutrientes que contienen, pero son la mejor manera de conservarlas durante semanas. Se pueden elaborar batidos, pasteles, mermeladas y otras recetas interesantes.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la humedad no siempre favorece a la fruta. Muchas personas tienen la costumbre de lavar la fruta antes de almacenarla para su posterior consumo.

El problema es que la humedad puede acelerar la descomposicióny por eso es mejor evitarlo. Lo que sí se puede hacer es lavarlas justo antes de comerlas. Para limpiarlas y consumirlas en perfecto estad0.

3. Comprar la cantidad justa

Por último, por ello no menos importante, cabe destacar que una muy buena opción puede ser comprar la fruta en su justa medida. Esto quiere decir tener conocimiento de la fruta que se va a consumir en el hogar antes de su fecha de caducidad, no comprando más de lo necesario.

Al adquirir solo la cantidad necesaria para la semana hay mayor garantía de poder aprovechar bien su frescura, sabor y propiedades.

ensalada de frutas antiinflamatorias