10 Trucos contra los ronquidos

Entre los remedios naturales para evitar los ronquidos, además de las infusiones, podemos encontrar un bálsamo a base de aceite de oliva y ruda que favorece la descongestión

Roncar es un problema que afecta tanto a quien lo padece, como a la persona que puede estar en la misma cama o cerca, ya que por lo general el molesto sonido interrumpe el sueño.  El sonido del ronquido se produce cuando existe una pequeña obstrucción que dificulta el paso libre del aire por la parte posterior de la boca y la nariz. También puede ser un síntoma del trastorno llamado apnea del sueño, en el cual la persona puede dejar de respirar parcial o completamente durante 10 segundos aproximadamente, mientras duerme.

Aunque roncar no es considerado como un problema de salud, lo cierto es que puede interrumpir el sueño y ser signo de que algo no anda bien en nuestro organismo. Por tal motivo se recomienda consultar al médico en caso de sufrir de ronquidos crónicos frecuente. Para el resto de casos, hay diferentes formas naturales de combatirlos y mejorar la calidad de sueño.

¿Cuáles son las causas de los ronquidos?

Los ronquidos pueden ser producto del consumo excesivo de alcohol; sobrepeso y obesidad; resfriados o alergias respiratorias que incluyan congestión nasal; etapa final del embarazo; deformaciones en la nariz o tabique desviado; mala alimentación; entre otros.

¿Cómo tratar los ronquidos?

Existen varios remedios y trucos naturales que nos ayudan a combatir los molestos ronquidos. Presta mucha atención y colócalos en práctica.

Evitar el consumo de alcohol y tranquilizantes

Alcohol

El consumo excesivo de alcohol, así como de tranquilizantes, hace que nuestro sistema nervioso central se deprima y los músculos del diafragma y la mandíbula se relajan, lo que aumenta el riesgo de que la persona ronque.

Combatir el sobrepeso y la obesidad

Si sufres de sobrepeso u obesidad, más te vale empezar a buscar una dieta saludable, ejercicios y otros métodos para perder peso. Este factor es uno de los más influyen en la producción de ronquidos, pues hace que se dificulte la respiración ya que presiona las vías respiratorias.

Combatir las alergias

Alergias-respiratorias

Las personas que padecen de alergias respiratorias también suelen tener más ronquidos. Por este motivo se recomienda combatir las alergias respiratorias con un descongestionante o un antihistamíhico. También se recomienda evitar la acumulación de polvo en muebles, alfombras y cortinas, ya que esto empeora el problema.

Dormir de lado

Varios estudios han encontrado que las personas que duermen de espalda tienden a roncar más. Por este motivo es recomendado dormir de lado. Para acostumbrarse a esta postura, un buen truco es ubicar algunas medias enrolladas o pelotas de tenis en la cama, de tal forma que al acostarnos de espalda sintamos incomodidad y volvamos a ponernos de lado.

Elegir una almohada más alta

Poner una o dos almohadas más altas, hace que mejore el paso  del aire por la nariz y boca, lo que disminuye el riesgo de tener ronquidos.

Cebolla

Cebolla cancer

Un viejo truco que le ha funcionado a muchos es partir una cebolla por la mitad y espolvorear sobre ella una buena cantidad de sal. Una vez esté lista se pone en un plato cerca de la cabecera de la cama y se deja hasta el día siguiente.

Solución salina

Las soluciones salinas nos permiten destapar las congestiones nasales, lo que evita que abramos la boca y generemos ronquidos. Para esto basta con mezclar media cucharadita de sal y una pizca de bicarbonato de sodio en una taza de agua a temperatura ambiente. Cuando esté lista, se aplica un chorrito pequeño en las fosas nasales.

Infusión de ortiga

La infusión de ortiga es otro de los buenos remedios para evitar los ronquidos. Simplemente debe mezclar una cucharada de hojas secas de ortiga en una taza de agua hirviendo, dejar reposar 10 minutos tapada y beber antes de ir a dormir.

Infusión de salvia

salvia Fernando Stankuns

La salvia es ideal para combatir diferentes afecciones respiratorias, por lo que a su vez es buena para combatir los ronquidos. Para aprovecharla simplemente debes preparar una infusión de salvia, mezclando varias hojas de la planta en una taza de agua hirviendo. Se deja reposar 10 minutos, se cuela y se bebe antes de ir a dormir.

Aceite de oliva y ruda

Este remedio consiste en mezclar un vaso de aceite de oliva y 50 gramos de ruda en un recipiente hermético. La mezcla se deja macerar durante dos semanas y después de esto, se cuela y se aplica sobre las aletas de la nariz y el cuello. La mezcla restante se almacena en un recipiente oscuro.

Te puede gustar