10 trucos que te ayudarán a ahorrar tiempo al limpiar tu cocina

Katherine Flórez · 23 febrero, 2016
Para ahorrar tiempo y dinero a la hora de limpiar los diferentes utensilios de la cocina, podemos evitar los químicos y hacer uso de ingredientes que tenemos en casa

Es probable que limpiar tu cocina sea una de las tareas domésticas que menos te gusta realizar. Es un trabajo que toma mucho tiempo y requiere bastantes más esfuerzos que la limpieza del resto de áreas de la casa.

En la cocina hay que enfrentarse a los restos de alimentos, la concentración de grasa y bacterias y las durezas que se van pegando en las superficies de los utensilios. Todo ello nos obliga a recurrir a una gran cantidad de productos que suelen ser demasiado costosos y cargados de químicos agresivos.

Sin embargo, para no tener que pasar horas y horas tratando de dejar todo impecable, vale la pena considerar una serie de trucos para limpiar tu cocina con los que ahorrarás tiempo y dinero. Queremos compartir 10 de ellos, prácticos e interesantes, para que no dudes en aplicarlos. ¡Toma nota!

1. Limpiar la tabla de cortar

Tabla de cortar sucia

Hay quienes dicen que las tablas de cortar alimentos contienen más bacterias que las que puede tener un baño público. Cierto o no, acumulan suciedad y muchos microorganismos que proliferan por su ambiente húmedo.

Para limpiarla, y sobre todo desinfectarla, frótala con sal gruesa y un poco de zumo de limón. Luego, enjuágala y ponla a secar.

2. Lavar la licuadora

Limpiar la licuadora puede ser complicado. Sin embargo, la dejarás impoluta si la sumerges en agua caliente con unas gotas de jabón líquido. Minutos después enjuaga con abundante agua para eliminar los restos de alimentos.

Ver también: Elimina la grasa pegada en tu cocina con estos sencillos trucos

3. Trucos para limpiar tu cocina: el horno

Mujer limpiando el horno

A la hora de limpiar tu cocina, seguro que el horno es de las cosas más tediosas. En él se acumulan capas de grasa y suciedad en puertas y superficies, por lo que su limpieza es especialmente difícil.

Para no usar limpiahornos costosos y agresivos, frótalo con un poco de bicarbonato de sodio y después agrégale un poco de vinagre. Tras dejarlo actuar un momento, solo tendrás que removerlo con un paño para dejarlo limpio y en perfecto estado.

4. Remover la grasa de las sartenes

Para deshacerse de la capa de grasa carbonizada que se forma en tu sartén de hierro fundido, no se recomienda usar detergentes o esponjas duras. Puedes dañar la superficie.

Hay un truco muy efectivo para limpiarlas sin esfuerzos. Solo tienes que frotar una buena cantidad de sal gruesa. Esta limpiará sin remover la película antiadherente y las dejará desinfectadas para su próximo uso.

5. Limpiar el rallador

Rallador de queso

Tras rallar alimentos, es común que algunos restos queden adheridos al rallador, y no es fácil eliminarlos con agua y jabón. Dejarlos allí hasta el próximo uso no es una opción porque se presta a la proliferación de virus y bacterias.

¿Qué hacer entonces? Solo debes tomar una pequeña brocha o cepillo de dientes para limpiar esas partes escondidas a las que la esponja no llega.

6. Lavar el bote de la basura

¡Ojo! El bote de la basura de la cocina se debe lavar con frecuencia. De no ser así puede convertirse en un punto de atracción de microorganismos y moscas. Sin olvidar el mal olor que puede inundar tu cocina.

Para desinfectarlo y quitar esos aromas desagradables, agrégale unos cuantos cubos de hielo preparados con agua y vinagre blanco a partes iguales. Una vez se derritan, notarás que los malos olores se han ido y solo tendrás que enjugar con un poco de agua.

7. Evitar malos olores en el molinillo

Molinillo de cocina

Si notas que tu molinillo de café adquiere malos olores tras lavarlo, toma un poco de arroz crudo y colócalo dentro de este hasta su próximo uso. Un remedio muy sencillo para que deje de oler de un modo desagradable.

8. Lavar el plato del microondas

El plato del microondas adquiere bacterias, grasa y restos de comida que dificultan su limpieza. Para hacerlo más sencillo, llénalo con partes iguales de agua y vinagre y colócalo a calentar unos segundos.

9. Abrillantar los cubiertos

Si empiezas a notar que los cubiertos lucen opacos lavado tras lavado, humedece un poco de bicarbonato de sodio con jugo de limón y frótalos unos segundos. Tras enjuagar y pulir con un paño limpio, notarás casi de inmediato que lucen más brillantes.

Te recomendamos leer: Trucos para devolver el brillo a las cristalerías y cubiertos opacos

10. Neutralizar los malos olores del microondas

Mujer limpiando el microondas

Puede que a simple vista el microondas parezca limpio. Pero… ¿huele bien? Si los malos olores permanecen, introduce un recipiente con una mezcla de partes iguales de zumo de limón y agua. Déjalo 3 minutos al calor y otros 10 en reposo, conseguirás un ligero aroma cítrico que te encantará.

¿Lista para hacer más sencillas las tareas para limpiar tu cocina y dejarla impecable? Sigue estos simples consejos y disfruta de una cocina perfecta sin necesidad de realizar grandes esfuerzos.