10 usos de la lavanda en el hogar, la cosmética y la medicina

Katherine Flórez 5 febrero, 2016
Gracias a su fragancia, la lavanda puede ayudarnos a relajarnos y es capaz de mejorar estados de depresión y nervios. Podemos utilizarla fresca, en infusión o bien su aceite esencial

La lavanda, también conocida como espliego, es una de las plantas medicinales más populares y utilizadas desde hace cientos de años.

Se trata de un arbusto leñoso perenne cuyas vistosas flores violetas o azuladas tienen un olor agradable que se ha aprovechado en la elaboración de aromatizantes y perfumes.

Es originaria de las zonas montañosas del Mediterráneo y se estima que hay entre 25 y 30 especies en el género Lavandula.

En la actualidad su uso se ha extendido por muchos lugares del mundo y hay quienes la aprovechan como remedio natural, en la cosmética y en varias tareas del hogar.

Si aún no has probado todas estas aplicaciones, te invitamos a conocer los 10 usos con los que puedes disfrutar sus propiedades.

1. Alejar los ácaros

Aceite de árbol de té y aceite de lavanda

Si temes que los ácaros invadan tus armarios, toma un pequeño ramillete de hojas de lavanda, átalas con un hilo o introdúcelas en una bolsa de tela.

Estas las vas a colocar en una de las esquinas del cajón, o mejor aún, en varias. Su olor no solo alejará estos arácnidos, sino que le dará a tu ropa un aroma agradable.

Ver también: Cómo hacer limonada de lavanda para tratar el dolor de cabeza y la ansiedad

2. Aromatizante natural

¿Aún continúas comprando ambientadores artificiales? ¡Déjate de químicos! Consigue una planta de lavanda o algunas flores y colócalas en las áreas de la casa en que deseas eliminar el mal olor.

3. Jabón

Lavanda

En lo que tiene que ver con la cosmética, la lavanda es una gran aliada. Esta ayudará a limpiar a profundidad tu piel y le dará un efecto relajante para sentirte como nueva.

Si deseas hacer un jabón artesanal con propiedades terapéuticas no dudes en considerar el uso de flores frescas o aceite esencial de esta planta.

4. Acondicionador para el cabello

La infusión concentrada de flores de lavanda tiene un efecto acondicionador cuando se aplica sobre el cabello después del lavado común con champú.

Su uso regular le da brillo a la melena y evita que se formen esos molestos nudos que hacen difícil el peinado.

5. Tónico natural

Lavanda en la almohada

¿Sin tónico para tu rostro? Una infusión suave de estas flores también puede sustituir esos tónicos comerciales que suelen ser costosos.

Sus propiedades facilitan la limpieza de la piel, remueven el exceso de grasa y dejan una sensación de frescura por más tiempo.

Tan solo debes sumergir un algodón en el líquido, preferiblemente cuando esté bien frío. Frótalo por todo el rostro e inclúyelo en tu rutina de belleza diaria.

6. Controlar el sistema nervioso

La fragancia natural y sedante de la planta es útil para controlar las alteraciones en el sistema nervioso.

Los aromas que libera han demostrado ser una buena terapia para controlar los nervios, la depresión e incluso los dolores de cabeza.

7. Prevenir el insomnio

Dormir

Si el insomnio te está robando calidad de vida no dudes en aprovechar las cualidades de la lavanda para hacerle frente. Tanto la infusión como su aceite esencial relajan el cuerpo y lo inducen a un buen dormir.

8. Controlar los problemas respiratorios

Las propiedades de estas flores son útiles para despejar las vías respiratorias en casos de congestión por gripe o resfriado.

Sus componentes favorecen la relajación muscular en las zonas afectadas, lo que permite una mejor respiración.

Para aprovecharla se debe aplicar en forma de compresa o aceite esencial en el cuello o pecho.

Te recomendamos leer: Cómo preparar un jarabe 100% natural para combatir la gripe de forma eficaz

9. Aliviar los trastornos cutáneos

Las cualidades antisépticas y fungicidas de esta hierba son útiles en el tratamiento de problemas cutáneos como los hongos y las inflamaciones.

Su aplicación regular actúa como un apoyo para sanar heridas, golpes o quemaduras causadas por el sol.

Su concentración de nutrientes tiene un poder cicatrizante que aumenta la producción de colágeno para una adecuada restauración.

Eso sí, es primordial tener presente que la aplicación de su aceite esencial puede resultar un poco irritante, por lo que lo mejor es diluirlo con otro ingrediente.

10. Tratar las dolencias musculares

Dolor en el cuello

 

Tanto la lavanda en su estado natural como su aceite esencial cuentan con propiedades antiinflamatorias y sedantes que sirven para el alivio de los dolores musculares.

Su aplicación tópica mediante masajes o compresas proporciona sensación de relajación ante dolores reumáticos, de espalda o de los pies.

También se ha utilizado como remedio contra la tortícolis, ya que desinflama las vértebras cervicales y permite recuperar la movilidad del cuello.

¿No conocías estos usos de la lavanda? Ahora que sabes todas las aplicaciones que le puedes dar no dudes en adquirirla en tiendas herbolarias, ya sea fresca o en aceite esencial.

Te puede gustar