10 Usos del aceite de oliva

El aceite de oliva es conocido a nivel mundial por sus múltiples usos en la cocina y en el hogar, siendo uno de los ingredientes más utilizados en la gastronomía. Este aceite está lleno de propiedades beneficiosas para la salud. A diferencia de otros tipos de aceites vegetales conocido por sus altos niveles de ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico) y antioxidantes naturales, que favorecen el organismo de múltiples maneras, por lo que su consumo es lo más recomendado.

Es importante aclarar que para aprovechar los beneficios del aceite de oliva al 100%, se debe adquirir en el mercado el aceite de oliva extra virgen, puesto que hay otros aceites que dicen ser de oliva, pero en realidad son mezclas de aceites vegetales.

Usos del aceite de oliva en la salud

Como mencionábamos anteriormente, el aceite de oliva no se limita sólo a la gastronomía y el hogar, sino que también está lleno de propiedades para la salud de las que nos podemos beneficiar.

Reduce el colesterol malo

Colesterol

El aceite de oliva es una fuente rica de grasas monoinsaturadas y polifenoles antioxidantes, que ayudan a reducir los niveles de colesterol malo (LDL) en la sangre, sin afectar el conocido colestrol bueno (HDL).  Este beneficio trae consigo otros beneficios para la salud, puesto que al reducir el colesterol, favorece la circulación, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y ataques al corazón.

Reduce el riesgo de la enfermedad de Alzheimer

Otro de los compuestos del aceite de oliva extra virgen, es el oleocanthal: una sustancia química natural que según diferentes investigaciones, protege las células cerebrales, reduciendo así el riesgo de padecer Alzheimer.

Ayuda a disminuir la diabetes

Diabetes-tipo-2

El aceite de oliva extra virgen es un ingrediente que ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, favoreciendo especialmente a las personas que padecen de diabetes.

Mejora el funcionamiento digestivo

Una de las grandes virtudes del aceite de oliva extra virgen, es su capacidad para mejor el funcionamiento digestivo, evitando problemas de estreñimiento, disminuyendo la secreción de la acidez gástrica, mejorando la absorción intestinal de diversos nutrientes, especialmente los inorgánicos. Además de esto, también es conocido por evitar los cálculos en la vesícula, ya que favorece  el vaciamiento de la vesícula biliar.

Quemaduras

Quemaduras

El aceite de oliva también es utilizado como tópico, para calmar el dolor de leves quemaduras y evitar que se formen cicatrices. Además de esto, sus propiedades evitarán que se formen infecciones y ayudará a sanar más rápido.

Usos del aceite de oliva para la piel

El aceite de oliva extra virgen es conocido por sus ácidos grasos saludables, que favorecen el organismo tanto a nivel interno como externo. A continuación te damos a conocer los beneficios del aceite de oliva para la piel.

Es un hidratante natural

El aceite de oliva ayuda a hidratar las pieles resecas, permitiendo que ésta absorba sus nutrientes y luzca más saludable. Su poder hidratante es utilizado tanto para la piel del cutis y el cuerpo, así como también para tratar las uñas quebradizas y el cabello reseco.

Es cicatrizante

Sus contenidos de vitaminas, principalmente la vitamina E y otros antioxidantes, hacen del aceite de oliva un gran aliado para reducir marcas o cicatrices producidas por algún tipo de herida. Las propiedades del aceite de oliva ayudan a limpiar y regenerar la piel para que recupere su textura.

Combate el envejecimiento

El aceite de oliva es una fuente rica de vitaminas E y K, las cuales ayudan a mantener la elasticidad de la piel, la mantienen suave e hidratada. Gracias a esto, este aceite es uno de los mejores aliados para combatir las arrugas y los signos de envejecimiento en la piel.

Otros usos del aceite de oliva

Como ya sabemos, el aceite de oliva es uno de los más utilizados en los hogares, no sólo por el hecho de ser saludable, sino porque le aporta un delicioso sabor a las comidas y es muy útil es muchas labores del hogar. Estos son otros usos del aceite de oliva:

  • Eliminar el exceso de cera en los oídos.
  • Limpiar superficies pegajosas y/o grasosas.
  • Sacar chicles de los zapatos, ropa o cabello.
  • Quitar los stickers autoadhesivos.
  • Lustrar elementos de cuero.
  • Eliminar chirridos de puertas y ventanas.
  • Evitar los ronquidos.
  • Aliviar el cansancio de los pies.
  • Remplaza la crema depilatoria.
  • Nutre y favorece el crecimiento de las pestañas.