11 beneficios de la dieta mediterránea que debes conocer

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Fabián Avila el 11 enero, 2019
Ivan Aranaga Amengual · 25 mayo, 2018
La dieta mediterránea te aporta mucho más que una alimentación deliciosa. Descubre por qué es famosa y reconocida en el mundo entero.

La dieta mediterránea, como lo afirma el portal de la Fundación Dieta Mediterránea, es una valiosa herencia cultural que representa mucho más que una simple pauta nutricional, rica y saludable. ¿Conoces los beneficios de la dieta mediterránea? Continúa leyendo, ¡te lo contamos todo al respecto!

La trascendencia de esta dieta la ha llevado a ser reconocida como Patrimonio Inmaterial de la humanidad, declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Además, cuenta con un carácter de tradición y costumbres, porque involucra factores culturales y folclóricos.

Se trata de una forma de alimentación que supone tanto la inclusión de ingredientes saludables, como formas de preparación sanas. Por sus características inherentes resulta no solamente una dieta rica al paladar, sino también rica en beneficios para nuestro organismo. Por eso te hablaremos de los 11 beneficios de la dieta mediterránea.

Decálogo mediterráneo

Dieta mediterránea.

La Fundación Dieta Mediterránea detalla una serie de cualidades de este tipo de alimentación:

1. Aceite de oliva

La principal grasa es el aceite de oliva, el cual contiene vitamina E, betacarotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras.

2. Productos de origen vegetal

En la dieta mediterránea se evidencia una abundancia de productos de origen vegetal que aportan minerales, vitaminas, fibra y agua. Por ejemplo:

  • Frutas
  • Verduras
  • Legumbres
  • Champiñones
  • Frutos secos

3. Consumo de cereales

Los cereales (pasta, arroz) y el pan deben formar parte del consumo diario, aunque son preferibles en formas integrales. Son los responsables de los carbohidratos que brindan la energía necesaria para el organismo.

4. Alimentos de temporada

Los alimentos más adecuados en todo momento son los que estén en temporada. De esta manera, se consumen alimentos más frescos y económicos. ¿Qué más puedes pedir?

5. Consumo de lácteos

Los lácteos, como el yogur y el queso, deben estar presentes en la comida diaria, porque aportan proteínas, minerales y vitaminas, además de favorecer el equilibrio de la flora intestinal.

6. Carnes como acompañante

Las carnes deben ser consumidas con moderación. No son la base del plato sino un acompañante.

7. Pescado y huevos varias veces por semana

El pescado debe ingerirse con profusión ya que tiene propiedades protectoras cardiovasculares. Por su parte, el huevo es rico en proteínas y debe consumirse varias veces a la semana, aunque con moderación.

8. Frutas de postre

El postre debe basarse en frutas frescas y los dulces deben ser ocasionales. El consumo de dulces no está prohibido sino que se recomienda una ingesta moderada para evitar excesos de azúcares y calorías vacías.

9. Agua, la bebida de preferencia

El agua es la bebida por excelencia de este tipo de alimentación, mientras que el vino debe moderarse. Se recomienda que al consumir vino lo hagas durante el almuerzo.

10. Ejercicio físico

Por último, el ejercicio físico es el acompañante imprescindible de la alimentación. Si te alimentas bien pero llevas una vida sedentaria, no sentirás todos los beneficios de la dieta mediterránea.

Leer también: Conoce las frutas que te ayudarán a bajar de peso en menor tiempo

11 beneficios de la dieta mediterránea

1. Combate el llamado colesterol malo

Entre los principales beneficios de la dieta mediterránea se encuentra el consumo en abundancia de mariscos, pescado y vegetales, en contraposición con la ingesta moderada de carnes rojas. Esto se relaciona con una disminución en los índices de colesterol.

2. Es beneficiosa para el corazón

La dieta mediterránea ayuda a disminuir los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares, debido a que reduce la hipertensión arterial, gracias a la presencia de ácidos grasos insaturados combinados con los nitratos y nitritos de los vegetales.

Dichos ácidos grasos se pueden encontrar en los frutos secos, el aceite de pescado, las aceitunas y el aguacate.

3. Previene los ACV

Frutos secos dentro de la dieta mediterránea.

Una de las afecciones clínicas más comunes hoy en día son los accidentes cerebrovasculares, mejor conocidos como ACV.

La dieta mediterránea reduce significativamente el riesgo de padecerlos ya que es rica en frutos secos y aceite de oliva, los cuales evitan los ACV. Esto de acuerdo con los resultados del Centro de Investigación sobre la Nutrición Humana y el Envejecimiento de la Universidad de Tufts, en Estados Unidos e investigadores del Instituto de Salud Carlos III.

4. Evita problemas estomacales

Los nitritos de vegetales verdes combinados con polifenoles (sustancias antioxidantes) en manzanas y vino tinto funcionan como un protector gástrico. De esa manera, se previenen las afecciones estomacales como úlceras y ayudan a aliviarlas en caso de ya padecerlas.

 5. Disminuye el riesgo de Alzheimer y demencia

El huevo es un elemento importante en la dieta mediterránea. Con este alimento las funciones cerebrales se potencian gracias a un estado óptimo de los vasos sanguíneos. De allí que la probabilidad de deterioro mental disminuya en personas que siguen esta dieta.

6. Controla la diabetes

Gracias a la alimentación baja en grasas y postres endulzados, la dieta mediterránea contribuye a controlar la diabetes tipo 2.

7. Ayuda contra la obesidad

Prevenir la obesidad con la dieta mediterránea.

El adecuado balance de alimentos, el moderado consumo de carbohidratos, azúcares y bebidas pasteurizadas o gaseosas, así como la presencia de vegetales, grasas “buenas” y proteínas permite tanto bajar de peso, como mantenerse en el peso ideal.

8 . Ayuda a prevenir el Parkinson

Los alimentos de esta dieta tienen un gran poder antioxidante, que previene el deterioro celular y reduce las probabilidades de sufrir mal de Parkinson.

9. Protege los huesos

La ingesta adecuada de productos ricos en calcio ayuda al fortalecimiento de los huesos, lo que permite evitar las fracturas y afecciones óseas.

Te interesa leer: Todo lo que deberías saber acerca de los huesos

10. Brinda agilidad

Los alimentos nutritivos de esta dieta favorecen la firmeza y fuerza muscular, lo que se traduce en una mayor aptitud física, sin importar la edad.

11. Antienvejecimiento

La abundancia de antioxidantes y calcio, así como la disminución de la probabilidad de padecer diversas afecciones, implican una mejor salud física y, con ello, una vida sana, larga y productiva.

Como vemos, son muchos los beneficios de la dieta mediterránea. Si deseas incluir esta forma de alimentación en tu rutina, consulta con un especialista para que tu transición sea la más adecuada.

  • Márquez-Sandoval, F., Bulló, M., Vizmanos, B., Casas-Agustench, P., & Salas-Salvadó, J. (2008). Un patrón de alimentación saludable: la dieta mediterránea tradicional. Antropo. https://doi.org/10.1038/ng.141
  • Ros, E. (2015). La dieta mediterránea. Mediterráneo Económico. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004
  • González Rodríguez, LG.; Perea Sánchez, JM:; Ortega Anta, R. (2015). Los Alimentos Funcionales En El Contexto De La Dieta Mediterránea. Medterraneo Económico. https://doi.org/10.1306/212F7BB7-2B24-11D7-8648000102C1865D
  • Centro de Investigación sobre la Nutrición Humana y el Envejecimiento de la Universidad de Tufts. LA DIETA MEDITERRÁNEA CONTRARRESTA EL RIESGO GENÉTICO DE ACCIDENTE CEREBROVASCULAR. http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-el-instituto/fd-comunicacion/fd-noticias/CIBERobn-NP-Dieta-Mediterranea.pdf
  • UNESCO. La dieta mediterránea. https://ich.unesco.org/es/RL/la-dieta-mediterranea-00884