11 enfermedades de transmisión sexual (ETS) sobre las que no puedes dejar de informarte

Aída Campos 8 diciembre, 2017
Revisa tu cuerpo y permanece atento a cualquier síntoma. El diagnóstico a tiempo de una enfermedad de trasmisión sexual (ETS) puede salvar tu vida

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS), conocidas comúnmente como enfermedades venéreas, se adquieren generalmente por contacto sexual con alguien que esté infectado. Los organismos que originan estas enfermedades se transmiten de persona a persona a través de la sangre, el semen, fluidos vaginales y otros fluidos que emanan del cuerpo.

También, estas enfermedades se pueden transmitir de la madre al hijo durante el embarazo o a la hora del parto. Asimismo, por transfusiones de sangre o por el uso de agujas compartidas y contaminadas. Se puede contraer estas enfermedades de personas aparentemente sanas, quienes pueden ignorar que las padecen, ya que en ocasiones se presentan como asintomáticas.

La actividad sexual es uno de los factores causantes de la difusión de muchas infecciones. Aunque es posible contraer una infección sin haber tenido relaciones sexuales. Si bien es cierto que el uso de condón o preservativos de látex disminuye el riesgo de contraer y propagar infecciones o enfermedades de transmisión sexual, no evita en su totalidad el riesgo de contagio.

Aun con los riesgos que implican las ETS, muchas personas no toman ninguna medida de protección. A este mal hábito se suma la falta de información sobre la mayoría de estas enfermedades, sobre cómo se contagian y transmiten.

Síntomas de las ETS

cuidado vaginal

Las ETS o enfermedades venéreas originan una serie de síntomas o signos, que a veces pueden pasar desapercibidos. En ocasiones, la persona se entera que tiene la enfermedad hasta se le presenta alguna complicación o su pareja es diagnosticada. Algunos de los signos o síntomas son:

  • Llagas o lesiones en los genitales, el recto e incluso la boca.
  • Secreción anómala en el pene.
  • Ardor o dolor al orinar.
  • Sangrado vaginal.
  • Dolor al tener relaciones sexuales.
  • Flujo vaginal inusual y con olor desagradable y amarillento.
  • Erupción cutánea en los pies, las manos y el tronco.
  • Dolores abdominales.
  • Dolor en la ingle, ya que los ganglios linfáticos se inflaman.
  • Picazón, irritación, inflamación y dolor en el pene, la vagina, el ano y la vulva.
  • Irritación y dolor en los genitales.
  • Verrugas en los genitales.
  • Ladillas (parásitos).
  • Fiebre.
  • Dolor corporal.
  • Manchas o erupciones en la piel de los genitales o en su alrededor.
  • Inflamación del hígado (hepatitis A,B,C,D).
  • Sangrado entre períodos o después del sexo.
  • Dolor en la parte baja del abdomen.
  • Irritación de la uretra (conductor por donde sale la orina).

Muchos de estos síntomas pueden ser causados por otras enfermedades distintas a las de transmisión sexual. Por ello, es necesario someterse a una prueba para saber con seguridad cuál es la afección que se tiene. Es importante destacar, que estos síntomas pueden aparecer a los días o a los años de contraer la enfermedad, ello depende de cada organismo.

Conoce: 6 preguntas que debes hacerle a tu ginecólogo

¿Cuándo consultar al médico?

  1. Si presentas signos o síntomas de una ETS.
  2. Si eres una persona sexualmente activa y tienes la sospecha de haber estado expuesto a contraer una ETS.

Causas de las enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Infección por parásitos intestinales

Las ETS pueden ser causadas por diferentes tipos de microrganismos, entre estos:

  • Parásitos tricomoniasis: piojos, sarna.
  • Bacterias: gonorrea, clamidia, sífilis.
  • Virus: herpes genital, Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), virus de papiloma humano, hepatitis B y C.

Cuando las ETS son causadas por parásitos y bacterias, pueden ser tratadas con antibióticos; pero cuando son causadas por virus, no tienen cura. Cualquier persona con una vida sexual activa no está exenta de contraer una enfermedad de trasmisión sexual, pero hay factores que incrementan estas posibilidades, tales como:

  • Relaciones sexuales sin protección. La penetración vaginal o anal sin protección con una persona infectada incrementa el riesgo de contraer una ETS.
  • Uso inadecuado del condón o preservativo.
  • Sexo oral sin protección de un condón o barrera dental.
  • Relaciones sexuales con múltiples parejas.
  • Haber padecido enfermedades de transmisión sexual. Esta condición aumenta la probabilidad de contraer otra ETS.
  • Relaciones sexuales a la fuerza o violación.
  • Uso y abuso de alcohol y drogas. Estas sustancias desinhiben y pueden llevar a realizar actividades riesgosas.
  • Compartir agujas aumenta la posibilidad de contraer ETS.
  • Ser adolescente. A esta edad el cuello del útero es inmaduro y formado por células que están en constante cambio, lo que hace al individuo más vulnerable a las ETS.

¿No lo sabías? El preservativo sigue siendo la mejor opción para evitar la enfermedad contra el Sida

Acciones para disminuir el riesgo de contraer una ETS

  • Usar preservativos.
  • Evitar cambiar de pareja con frecuencia.
  • Utilizar condón u otro medio de protección de manera correcta.
  • Examinarse antes de tener relaciones sexuales con parejas nuevas.
  • Vacunarse.
  • No consumir alcohol ni drogas.
  • Comunicación. Conversar con la pareja antes de tener relaciones sexuales.
  • Educación a los hijos.
  • Usar preservativo durante el sexo oral masculino. Y cuadrantes de film, en el caso del sexo oral femenino.

Enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuentes 

1. Clamidia

Tratamiento-parasitos-intestinales

Es la enfermedad bacteriológica más común. Se transmite por medio del sexo vaginal, oral y anal. También cuando se comparte juguetes sexuales o de madre a hijo durante el embarazo o el parto. Por lo general, no presenta síntomas y puede afectar las células del cuello del útero, la uretra, el recto y en algunas ocasiones los ojos y la garganta. En algunos casos causa esterilidad.

2. Gonorrea o Blenorragia

Esta es una infección bacteriológica que se transmite sexualmente. Afecta la uretra, el cuello del útero, el recto, el ano y la garganta. Esta infección puede causar graves problemas al bebé durante el embarazo. También, puede causar esterilidad.

3. Sífilis

Esta es una ETS bacteriana altamente letal. Normalmente, se trasmite a través del sexo vaginal, oral y anal; pero también se contagia por compartir juguetes sexuales, por transfusión de sangre, por la madre al nacer el niño y por contacto con la piel de una persona con llagas causadas por las sífilis.

4. Herpes genital

Más posibilidades de padecer herpes

Esta ETS es causada por el virus del herpes simple. Se contagia por contacto directo de la piel con la zona infectada cuando se practica sexo oral, vaginal y anal. Los síntomas de esta enfermedad pueden presentarse años después de haberse contraído. No tiene cura, pero los síntomas se pueden tratar.

5. Virus de inmunodeficiencia humana (VIH)

El Virus de Inmunodeficiencia Humana infecta y destruye las células del sistema inmunológico, reduciendo la capacidad del cuerpo para protegerse de infecciones o enfermedades como el cáncer. Las formas de contagiarse es por medio del sexo anal, vaginal y oral sin protección o por compartir jeringas o agujas infectadas.

De manera similar, el contagio puede darse de la madre al hijo en el parto o al amamantar al bebé, si la madre está infectada. También, existe riesgo ante transfusiones de sangre. No existe cura para el VIH e implica una alta probabilidad de desarrollar el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

6. Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA)

El SIDA es producto de la infección con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). El SIDA ataca al sistema inmunológico del organismo. Regularmente, se transmite a través de sexo vaginal, oral y anal. Muchas personas se contagian y no presentan síntoma alguno, mientras que otras evidencian síntomas similares a los de la gripe.

El SIDA es una ETS mortal e incurable. Sin embargo, se puede hacer uso de fármacos antivirales para contrarrestar la enfermedad y prolongar la vida y la salud de la persona infectada.

7. Triconomiasis

bacteria

Es una ETS bacteriana muy común. Por lo general, se transmite por contacto sexual. Infecta las células de la vagina y la uretra. Afecta principalmente a las mujeres jóvenes con una vida sexual activa. Se transmite por sexo vaginal, por compartir juguetes sexuales o de la embarazada al hijo. A veces no presenta síntomas.

8. Condilomas (HPV)

Los condilomas o verrugas genitales son causadas por el virus del papiloma humano (VPH o HPV). Se contagia a través del sexo oral, vaginal y anal, al igual que por el contacto de piel a piel con un infectado. Las verrugas aparecen en los genitales y en el ano. Y cuando no se tratan, crecen y parecen una coliflor. Esta ETS aumenta el riesgo de cáncer en el cuello del útero.

No hay cura para el VPH, pero los condilomas se pueden tratar con medicamentos y unas veces se quitan con procedimientos quirúrgicos.

9. Candidiasis

Es causada por un hongo que se aloja en la piel, la boca y los genitales. Se puede mantener bajo control, pero a veces este hongo crece y produce esta enfermedad. Muchas veces no presenta síntomas y se transmite por contacto sexual vaginal, anal y oral, al igual que por compartir juguetes sexuales.

Si se padece de esta ETS, no es conveniente usar ropa ajustada de materiales sintéticos que no favorezcan la ventilación. La candidiasis aumenta el riesgo del embarazo, la diabetes, el VIH o enfermedades que afecten el sistema inmunológico.

10. Ladillas

Bacterias

Las ladillas o piojos púbicos son pequeños parásitos que se adhieren a la piel y se alimentan de sangre. Viven en el vello corporal, especialmente en el público, aunque a veces pueden alojarse en el vello de las axilas, la cara o el pecho. Los piojos son de un color gris-amarillo. Se transmiten fácilmente durante el sexo, pero también a través de las toallas, la ropa de cama y la ropa.

Los síntomas son picazón o inflamación de la piel. Se eliminan utilizando champú especial. Se debe desinfectar las sábanas, las toallas y la ropa.

11. Hepatitis B

Esta enfermedad es causada por un peligroso virus que ataca el hígado. Se transmite por sexo oral, anal y vaginal. Existen tres tipos de hepatitis: A, B, y C. Todas pueden transmitirse a través del sexo, pero la hepatitis B es la que mayormente se trasmite por esta vía. También se puede transmitir por la sangre cuando se comparte agujas y objetos que están contaminados.

La hepatitis B ataca el hígado y puede ocasionar cirrosis, cáncer de hígado, insuficiencia hepática y posiblemente la muerte. No existe cura para la hepatitis B, pero la infección se puede tratar con medicamentos. Actualmente, existe una vacuna que aumenta la protección contra esta enfermedad.

En conclusión, es fundamental realizarse pruebas médicas, especialmente cuando se ha tenido relaciones sexuales sin protección o se descubre que la otra persona tiene una ETS.

Te puede gustar