11 ideas para que las navidades no nos estresen

No debemos olvidar que las navidades son una época para disfrutar de los nuestros. Pon todo de tu parte para no agobiarte y conseguir que sean unos días especiales

Faltan solo unos días para que la vorágine de las fiestas se apodere de nosotros. Los regalos, la comida, las reuniones, el árbol…. Todo puede llegar a generar nervios, ansiedad y mal humor, incluso para los que profesan el mayor espíritu navideño.

En el siguiente artículo daremos algunas ideas para que las navidades no nos estresen y podamos disfrutar de estos días festivos de la mejor manera posible. ¡Mucho ánimo!

Que el estrés no te quite la alegría

Esa frase debería usarse en cualquier situación y momento del año. Pero, en este caso, la usaremos para las navidades, que ya están muy cerca.

Desde hace unos días seguro estás de aquí para allá comprando cosas, pensando en el menú y viendo cómo hacer para que todas las celebraciones y despedidas encajen a la perfección en tu apretada agenda.

¡No te rindas! Puedes pasarlo de maravillas siguiendo estos consejos:

1. Cuida de tu salud

Cuida de tu salud

Es verdad que debes prestar atención a miles de cosas en esta época, pero es preciso que primero pienses en tu salud mental, emocional y física. Ocúpate de lo que ocurre en tu interior mientras estás cumpliendo tus obligaciones.

Cada día antes de dormir analiza cómo te sientes y de qué manera puedes estar mejor. Haz ejercicios de respiración, medita o, simplemente, descansa una hora más.

Te recomendamos leer: ¿Cómo afecta a tu cuerpo y rostro no dormir?

2. Organiza todo con tiempo

Una de las claves para que no llegue el 24 de diciembre y tú lleves sin dormir 3 días es que planifiques.

¿Ya has decidido dónde estarás en cada fiesta? ¿Cuál es el menú que debes preparar o de qué te tienes que encargar? ¿Es preciso hacer alguna redistribución en casa para recibir visitas o comprar muebles, vajilla, etc.?

3. No te cargues toda la obligación

Por ser la anfitriona en Navidad no quiere decir que seas la única que trabaje. Pide ayuda a los demás para que cada uno se encargue de algo en particular.

Por ejemplo, tu madre el entrante, tu hermana el postre y tu cuñada la bebida. Los hombres, por supuesto, también ayudan: limpieza, colocación de árbol y orden de la sala podrían ser sus tareas.

4. Evita tanta innovación

Evita tanta innovación

Las navidades son sinónimo de tradición y de hacer más o menos las mismas cosas. Esto puede ser un poco aburrido si eres de las que prefiere la originalidad a cada paso.

No obstante, debes pensar que cuanto más difícil sea el platillo que quieres preparar más te estresarás y estarás nerviosa o preocupada ese día.

Si vas a tener más de 15 invitados en casa te recomendamos que no innoves en la cocina. No sabes a cuántos les gustará el menú o si te quedará bien. Es preferible poner solo algunas cosas diferentes y el resto a la vieja usanza.

5. Lleva la lista a todos lados

No solo la de la compra para la cena navideña, sino también la de regalos para todos los familiares, e incluso los extras que debes adquirir antes de las fiestas.

Así, cuando estés de camino al trabajo, quizás puedas conseguir alguna de las cosas anotadas. ¡Ir tachando cosas de la lista te hará sentir muy bien y menos estresada!

No esperes al último día para comprar los ingredientes o regalos para evitar las largas filas en los mercados y tiendas. Sé precavida y no pierdas tiempo.

No caigas en el error de hacer una lista de mil elementos, porque no podrás cumplir con todo y eso te hará sentir decepcionada, frustrada y de mal humor.

6. Evita las confrontaciones

Lleva la lista a todos lados

“Ocurre en las mejores familias”, como se dice popularmente, que haya problemas del pasado o cosas que han quedado en el tintero. Sin embargo, sería bueno que durante la Navidad todo ello se olvidase o se tratase de perdonar.

Tener que reunirse con gente que seguramente vemos muy pocas veces al año no debería ser una complicación, sino algo que agradecer.

Durante la cena o los preparativos ser lo más abiertos posibles y evitar peleas innecesarias es una excelente manera de pasarlo de maravillas. Evita sacar a la luz problemas antiguos o hablar de ciertos temas en la mesa.

7. Enciende las luces en momentos especiales

Estamos refiriéndonos al árbol y a la decoración que hayas elegido para estas fiestas. El consumo de luz en esta época suele aumentar bastante debido a todos los adornos que elegimos poner dentro y fuera de casa.

Para evitarlo, se pueden encender las luces únicamente por la noche mientras estamos despiertos o cuando llegan las visitas.

8. Compra productos de estación

Compra productos de estación

Las tradiciones a veces nos “obligan” a gastar mucho dinero en alimentos traídos de miles de kilómetros o incluso que no tienen que ver con la época del año.

Por ejemplo, en el hemisferio sur, muchas familias consumen postres hipercalóricos típicos del invierno. Comprando local y de estación te asegurarás mayor calidad y menos contaminación.

Ver también: Consejos “eco-friendly” para cuidar el planeta (y ahorrar dinero)

9. Regala de forma grupal

Pensar el presente para cada miembro de la familia puede ser un verdadero problema. No siempre sabemos a ciencia cierta qué le gusta a cada uno (sobre todo si hay integrantes nuevos) y, además, eso nos lleva mucho más tiempo a la hora de ir de tienda en tienda.

La mejor manera de evitar que esto ocurra y, por ende, aumenten nuestros niveles de estrés al intentar dejar felices a todos es comprar cosas “generales”. Incluso aunque sean para todos igual, puedes dividir por edad o sexo, por ejemplo.

¡Como si fuera poco estarás ahorrando dinero al adquirir productos al por mayor!

10. Evita los atracones

Evita los atracones

Entre las despedidas de fin de año, los brindis en el trabajo y las fiestas de Navidad y Año Nuevo comemos y bebemos demasiado. Eso puede provocar problemas estomacales, resaca, aumento de peso, etc.

¿Qué tal si en vez de llenar el estómago de comida pruebas un poco de cada platillo para quedar bien todo el mundo?

11. Disfruta de la época

Procura que las miles de tareas previas a la Navidad no te hagan perder el rumbo y el foco. Se trata de celebraciones para estar en familia, de vacaciones y, sobre todo, en paz.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar