11 increíbles beneficios que obtienes al ducharte con agua fría - Mejor con Salud

11 increíbles beneficios que obtienes al ducharte con agua fría

¿Sabías que el agua fría, además de ayudarnos a desintoxicar el cuerpo e incluso a perder peso puede mejorar nuestro estado de ánimo y darnos más energía?

Hasta hace algunas décadas, las duchas de agua caliente eran un lujo al que solo podía acceder una mínima parte de la población.

Sin embargo, con el paso de los años esta situación cambió y ahora muchos tienen la posibilidad de instalarlas en sus hogares.

Debido a esto, poco a poco se ha ido perdiendo la buena costumbre de bañarnos con agua fría y estamos desaprovechando importantes beneficios.

Aunque quizá muchos antes lo ignorábamos, esta temperatura causa algunas reacciones en el cuerpo que benefician tanto la salud como lo estético.

Para que no dudes en volver a incluirla en tu rutina, a continuación te queremos compartir sus 11 mejores bondades. ¡Conócelas!

1. Mejora el estado de ánimo

Mejora el estado de ánimo

Tomar una ducha de agua fría es una buena terapia para combatir el estrés, la depresión y otras emociones negativas.

Esto se debe a que estimula la segregación de noradrenalina en el cerebro, un factor asociado con la disminución de las sustancias que causan estos problemas de humor.

2. Incrementa las energías

No existe nada mejor que empezar el día con un baño de agua fría. Esta tiene la capacidad de activar tu cerebro para despertarte y aumentar las energías.

Una vez el cuerpo percibe el frío, las terminaciones nerviosas se estimulan, el corazón late a mejor ritmo y la respiración es más rápida.

3. Alivia las inflamaciones

dolores de rodilla

Las personas con síntomas asociados a la inflamación pueden sentir una gran sensación de alivio si se duchan a diario con agua fría.

Como las venas se contraen en todo el cuerpo y se impulsa la eliminación de las toxinas presentes en la sangre, los tejidos se desinflaman.

4. Fortalece el sistema inmunológico

La exposición a los ambientes fríos desencadena una serie de efectos positivos en el cuerpo que se relacionan con el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Contribuye a mejorar el transporte de los nutrientes y el oxígeno a cada una de las células del cuerpo.

5. Mejora el funcionamiento del sistema linfático

El sistema linfático está separado de los vasos sanguíneos y cumple la función de combatir los patógenos y filtrar los desechos.

El líquido linfático contiene glóbulos blancos, los cuales desempeñan un papel principal en la lucha contra las infecciones.

Como las duchas frías generan una contracción en todo el cuerpo, el líquido linfático se expande con más facilidad y permite mejorar la salud.

Cuando este líquido no se transporta de forma eficiente, se acumula en las extremidades y produce síntomas que desmejoran la calidad de vida.

6. Ayuda a conciliar el sueño

Mantén una rutina de sueño

Aunque las duchas calientes son las favoritas con este fin, el agua fría también puede servir como terapia alternativa para lograrlo.

Esto se debe a que genera una fuerte sensación de bienestar que permite relajar el cuerpo para inducirlo al buen dormir.

7. Hidrata la piel y el cabello

Tanto la piel como el cabello se benefician de las duchas de temperaturas reducidas. Mientras que el agua caliente ayuda a abrir los poros, la fría contribuye a cerrarlos.

A su vez, es mucho más hidratante y sirve para evitar la sequedad, el desarrollo de imperfecciones y problemas por el exceso de grasa.

8. Aceleran la recuperación tras hacer actividad física

Aceleran la recuperación tras hacer actividad física

Por si no lo sabías, casi todos los deportistas toman duchas de agua helada después de sus entrenamientos para calmar el dolor muscular y acelerar su proceso de recuperación.

Su poder antiinflamatorio y lubricante contribuye a relajar todas las articulaciones para reducir la sensación de cansancio.

9. Desintoxica el cuerpo

Sirve como complemento de la desintoxicación corporal porque impulsa la eliminación de toxinas retenidas en la sangre y fuera de la piel.

10. Promueve la pérdida de peso

Promueve la pérdida de peso

El cuerpo humano contiene dos clases de lípidos: grasa blanca y grasa marrón. La blanca es aquella que se acumula por el consumo excesivo de calorías y el sedentarismo.

Por su parte, la grasa marrón es la que se conoce como “buena” porque genera calor en el cuerpo y contribuye a reducir la dañina.

Como las temperaturas frías contribuyen a activarla, tomar duchas de bajas temperaturas podría influir en la pérdida de peso.

Ver también: Los 7 alimentos que son excelentes para la pérdida de peso natural

11. Combate la celulitis

Un hábito tan simple como este puede contribuir en la reducción de la celulitis o “piel de naranja”. Al activar la circulación y promover la eliminación de toxinas, el tejido adiposo se reduce y la apariencia de la piel mejora.

Ahora que ya sabes por qué las duchas de agua fría son mejores, procura adaptar tu cuerpo para que la emplees mucho más que la caliente.