11 remedios caseros para el olor en las axilas

¿Sabías que la lechuga puede ayudarte a acabar con las bacterias que generan el mal olor en las axilas? Además, refresca la zona, por lo que es ideal si tenemos irritación

Cuando hace mucho calor, hacemos ejercicio o llevamos la ropa demasiado ajustada solemos transpirar. Además de la incomodidad por la humedad en el cuerpo y las manchas en las prendas, lo más molesto es el olor en las axilas.

Por eso en el siguiente artículo te ofrecemos los mejores remedios caseros para este problema. Y es que a nadie le gusta andar por la vida con la ropa mojada de la transpiración… y mucho menos que le huelan las axilas.

La clave está en controlar el desarrollo de las bacterias, que son las que desprenden ese olor tan molesto. Si no deseas usar desodorantes o antitranspirantes repletos de químicos y sustancias que pueden irritar tu piel, te recomendamos los siguientes remedios caseros:

1. Jabón antibacteriano

Jabón para acabar con el olor en las axilas

Es muy importante mantener la higiene en la zona, y lavar varias veces al día con jabón antibacteriano puede ayudar sobremanera. No se recomiendan los jabones con perfume porque pueden tener el mismo efecto que los desodorantes.

Otra opción interesante son los jabones neutros. No olvides secar bien las axilas para evitar ese desagradable olor a humedad.

  • Si estás buscando una opción más natural puedes comprar jabones hechos con leche de cabra o de almendras y hierbas naturales como, por ejemplo, caléndula o lavanda.

2. Agua oxigenada

El peróxido de hidrógeno tiene muchas propiedades y no podemos dejar de tener un frasco con este líquido en casa. Además de servir en los primeros auxilios en caso de heridas, también nos ayuda si queremos eliminar el olor en las axilas o en los pies.

A su vez, puede quitar las manchas causadas por los desodorantes, la depilación o el sudor. Embebe un algodón con agua oxigenada y aplica debajo de los brazos después de bañarte.

3. Lechuga

Lechuga para controlar el olor en las axilas

Es un excelente desodorante que, además de eliminar las bacterias de las axilas, también refresca la zona (ideal para personas con piel sensible y mucha irritación).

¿Qué debes hacer?

  • Lava bien dos hojas de lechuga y colócalas una debajo de cada brazo después de bañarte y haber secado la zona.
  • Deja actuar hasta que tomen temperatura ambiente. No enjuagues.

Si quieres saber más, lee: ¿Conoces las propiedades de la lechuga?

4. Vinagre

Debido a que el mal olor en las axilas se debe a la acumulación de bacterias necesitamos algún elemento que se encargue de eliminarlas. Uno muy eficaz es el vinagre. Para que su aroma penetrante no te avergüence deberás emplearlo por las noches antes de dormir.

¿Qué debes hacer?

  • Aplica con un algodón o paño limpio en el área, previamente higienizada.
  • Por las mañanas enjuaga bien y lava con jabón antibacteriano.

5. Limón para controlar el olor en las axilas

Desodorante de limón

Además de aclarar las axilas, el ácido de este cítrico también reduce el olor al eliminar las bacterias.

¿Qué debes hacer?

  • Puedes cortar un limón por la mitad y frota debajo de un brazo. Déjalo reposar 15 minutos y luego enjuaga con abundante agua templada.
  • Si arde quizás se deba a que tienes irritado o algún vello encarnado. Lava de inmediato si eso sucede.
  • Repite todas las noches. No olvides que el limón, al contacto con el sol, puede manchar la piel.

Lee también: ¿Cómo hacer un ambientador en spray para eliminar olores rápidamente?

6. Rebanadas de patata

Sirven para reducir el mal olor causado por la proliferación de bacterias y ayudan a controlar un exceso de sudoración. Deben estar bien húmedas para ser eficaces.

¿Qué debes hacer?

  • Es tan simple como cortar una patata en rebanadas medianas (de aproximadamente 1 cm de grosor) y colocar en las axilas.
  • Cambia cuando hayan pasado 20 minutos o ya estén secas.

7. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio

Es uno de los mayores aliados en la salud y belleza hogareñas. En este caso, ayuda a neutralizar olores y es un buen antitranspirante. Puedes usarlo en reemplazo del polvo talco.

¿Qué debes hacer?

  • Una vez que tus axilas estén bien secas después de bañarte, esparce un poco de bicarbonato y deja que actúe toda la noche.
  • Por la mañana, enjuaga con agua tibia y lava con jabón antibacteriano.
  • También puedes formar una pasta con un poco de agua y aplicar. Tras 20 minutos, retira con agua tibia.

8. Almidón de maíz

Funciona de forma similar al bicarbonato de sodio e incluso puede ser más efectivo para absorber la transpiración.

¿Qué debes hacer?

  • Si lo deseas, puedes mezclarlos en partes iguales y aplicar en las axilas cada noche.
  • Deja actuar hasta la mañana siguiente.

9. Aceite del árbol de té

Aceite de árbol de té

Este aceite esencial es famoso por sus propiedades antibacterianas y antifúngicas. Si lo combinas con el aceite esencial de lavanda (en partes iguales) no solo eliminarás el mal olor en las axilas, sino que, además, disfrutarás de un rico perfume todo el día.

  • Prueba usarlo todas las mañanas y después del baño.

10. Aloe vera

Por supuesto que no podía faltar la sábila en este listado. Es un remedio infalible para aquellas personas que suelen transpirar mucho en cualquier época del año pero sobre todo cuando hace calor. Tiene propiedades antibacterianas y blanqueantes.

¿Qué debes hacer?

  • Es tan fácil como cortar un tallo de aloe vera de forma horizontal y aplicar debajo de una axila.
  • Deja actuar unos minutos y retira la penca, pero no enjuagues el gel. Sentirás frescura al instante.

Visita este artículo: 9 beneficios medicinales que obtienes gracias al gel de aloe vera

11. Salvia

Aceite esencial de salvia

Es otro gran aliado para combatir la sudoración excesiva. Puedes usar el aceite esencial o la infusión. En cualquier caso, aplica con un algodón después de bañarte y deja que se seque solo.

Si notas olor en las axilas, prueba cualquiera de estos remedios naturales hasta que encuentres el que más te gusta o mejores resultados te ofrece. Como ves, son sencillos de realizar y para ponerlos en práctica no necesitas productos difíciles de encontrar.