11 remedios naturales para tratar moretones

Katherine Flórez·
01 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
08 Junio, 2020
En cuanto recibas un golpe e intuyas que pueda salirte un moretón, puedes aplicar alguno de estos remedios naturales para acelerar su recuperación.

¿Necesitas aliados para tratar moretones? Los moretones o hematomas son unas lesiones de tonalidad violácea que se forman por la acumulación de sangre en los tejidos.

Estos se producen por un golpe, una contusión o una caída. Asimismo, algunas enfermedades pueden ocasionarlos sin que exista ningún traumatismo que lo justifique. No obstante, esto suele ser menos común y se acompañan de otros síntomas.

Dependiendo de su tamaño y causa, desaparecen a las pocas semanas cuando la sangre se disipa y continúa su flujo normal. Aún así, para reducir su tamaño y acelerar su recuperación, existen remedios naturales que pueden fomentar su desaparición; no obstante, hay otros que son solo un mito. ¡Descúbrelos!

1. Bistec para tratar moretones

En los programas de televisión, cuando alguien recibe un golpe, de inmediato le ponen encima un bistec para calmarlo.

Lavar las carnes

Se dice que esto sirve para reducir la inflamación y evitar la acumulación de sangre. No obstante, lo cierto es que esta creencia popular no viene acompañada de rigor científico.

2. Hielo

Aunque no todos los golpes causan moretones, lo mejor es aplicarse hielo para evitarlos. Este disminuye la inflamación, mitiga el dolor y promueve la circulación para que no se forme ese tono violeta.

  • Aplícalo de forma directa en la zona afectada.
  • Espera 24 horas y coloca encima compresas de agua caliente con sal.

3. Calor

En línea con lo anterior, también puedes aplicar calor para mejorar el flujo sanguíneo y la circulación. Como bien recogen las Memorias del Congreso Nacional de Ingeniería Biomédica en 2017, esta práctica ayudaría a menguar el dolor.

De hecho, si así lo prefieres, anímate a darte un baño con agua caliente.

4. Jugo de limón con sal

Según las creencias populares, la combinación de sal y limón es una sencilla mezcla para mejorar la circulación. No obstante, no hay evidencia científica que avale su eficacia. 

limón

A pesar de ello, si te animas a probar este remedio:

  • Prepara la mezcla y frótala con la ayuda de un paño sobre las zonas afectadas.
  • Déjala actuar 30 minutos y repite su uso cada noche antes de ir a dormir.

Visita este artículo: Descubre una poderosa loción antiarrugas de limón y perejil

5. Árnica para tratar moretones

El árnica es un ingrediente popular en el tratamiento de este tipo de lesiones. Se le atribuyen agentes antiinflamatorios y analgésicos que calman el dolor mientras estimulan la circulación.

Cómo elaborar un bálsamo de árnica para calmar los dolores musculares

Asimismo, contiene ácidos gálico, cafeico y clorogénico que son capaces de mejorar el flujo sanguíneo y los moretones según un estudio publicado por el British Journal of Dermatology.

Lee también: Crema de árnica hecha en casa para tratar las lesiones y los dolores

6. Cebolla

El siguiente artículo publicado por varios investigadores de Reino Unido recoge la creencia de que posee actividad anti-inflamatoria gracias a sus compuestos. En esta línea, la alinasa (el mismo compuesto que hace que los ojos lloren cuando la cortas) sería el activo que podría evitar la formación del hematoma.

Agua de cebolla

No obstante, se deben seguir realizando investigaciones al respecto para demostrar su verdadera eficacia.

7. Perejil para tratar moretones

Según explica un estudio publicado en 2013 por Journal of Traditional Chinese Medicine, las propiedades analgésicas y antiinflamatorias del perejil se llevan usando durante años para calmar el dolor y prevenir los hematomas después de sufrir un golpe fuerte.

  • Una vez notes la presencia del moretón, tritura algunas ramas frescas y aplícalas de forma directa en la zona afectada.
  • Deja que actúen 20 minutos y repite su uso si lo consideras necesario.

8. Hamamelis

La infusión de hamamelis también es un remedio tradicional de Japón y China, utilizado para corregir varios problemas cutáneos.

Gracias a sus propiedades, la experta Renata Dawid-Pać detalla que esta planta es capaz de desinflamar las zonas afectadas. Por lo que se cree que también podría evitar problemas estéticos como las varices, los eccemas y los moretones.

Hamamelis para tratar moretones

Para utilizar su infusión, sumerge un paño de algodón en el líquido tibio y aplícalo tras sufrir un golpe o lesión importante. Asimismo, hay que tener precaución; ya que no se recomienda su uso en menores de 6 años. 

9. Piña

Esta fruta tropical contiene bromelina, una mezcla de enzimas que se utiliza como remedio popular para calmar las dolencias. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, contribuyen a la desaparición de los hematomas.

Así lo demuestra el siguiente estudio publicado en 2017 por la Revista de la Asociación Médica de Pakistán:

En Europa está aprobado para uso oral y tópicoprincipalmente para heridas quirúrgicas, inflamación debida a traumatismos y cirugía, y desbridamiento de quemaduras profundas.

10. Aloe vera para tratar moretones

El gel de aloe vera es uno de los remedios más conocidos para reducir los efectos de los golpes y otros tipos de traumas. Por ello, también es una buena opción para tratar moretones.

La aplicación de la pulpa con un ligero masaje ayuda a mejorar la circulación y,a su vez, acelera la desaparición de la tonalidad morada-verdosa.

Véase: Cómo preparar una crema de aloe vera y caléndula para calmar las quemaduras

11. El tiempo para tratar moretones

Los efectos de estos remedios pueden variar en cada caso, según la gravedad del hematoma. Asimismo, hay que tener en cuenta que ninguno ofrece efectos inmediatos; por lo que tendrás que ser constante en su aplicación si quieres un aliado para tratar los moretones.

En la mayoría de los casos, su eliminación es cuestión de paciencia. De hecho, los expertos declaran que tardan alrededor de dos semanas en disolverse por completo.

No obstante, realiza una revisión médica en caso de infección o si no hay causa justificada de su aparición. 

  • Leu S, et al. (2010). Accelerated resolution of laser-induced bruising with topical 20% arnica: a rater-blinded randomized controlled trial [Abstract]. DOI: 10.1111/j.1365-2133.2010.09813.x
  • Mayo Clinic Staff. (2014). Bruise: first aid. mayoclinic.org/first-aid/first-aid-bruise/basics/art-20056663
  • Nutrition and pain: specific nutrients and botanicals. (2016). mayoclinic.org/nutrition-and-pain/art-20208638?pg=2
  • Griffiths, G., Trueman, L., Crowther, T., Thomas, B. y Smith, B. (2002). Cebollas: un beneficio global para la salud. Phytotherapy Research, 16 (7), 603–615. https://doi.org/10.1002/ptr.1222.
  • FLORES-CUAUTLE, J. J. A. et al. Termoterapia Para Tratamiento del Dolor: Modelado Paramétrico de la Temperatura. Memorias del Congreso Nacional de Ingeniería Biomédica, [S.l.], v. 4, n. 1, p. 269-272, sep. 2017. ISSN 2395-8928. Disponible en <http://memorias.somib.org.mx/index.php/memorias/article/view/264>. Fecha de acceso: 01 jul. 2020.
  • Draelos, ZD (2008). La capacidad del gel de extracto de cebolla para mejorar el aspecto cosmético de las cicatrices posquirúrgicas. Revista de dermatología cosmética, 7 (2), 101-104. https://doi.org/10.1111/j.1473-2165.2008.00371.x
  • Jia Y, Zhao G, Jia J. Preliminary evaluation: the effects of Aloe ferox Miller and Aloe arborescens Miller on wound healing. J Ethnopharmacol. 2008;120(2):181‐189. doi:10.1016/j.jep.2008.08.008
  • Farzaei MH, Abbasabadi Z, Ardekani MR, Rahimi R, Farzaei F. Parsley: a review of ethnopharmacology, phytochemistry and biological activities. J Tradit Chin Med. 2013;33(6):815‐826. doi:10.1016/s0254-6272(14)60018-2 
  • Dawid-Pać R. (2013). Plantas medicinales utilizadas en el tratamiento de enfermedades inflamatorias de la piel. Postepy dermatologii i alergologii , 30 (3), 170-177. https://doi.org/10.5114/pdia.2013.35620
  • Abdul Muhammad, Z., Ahmad, T. (2017). Usos terapéuticos de la bromelina extraída de piña en la atención quirúrgica: una revisión. JPMA: Revista de la Asociación Médica de Pakistán, 67 (1), 121-125. https://ecommons.aku.edu/pakistan_fhs_mc_surg_surg/533.