11 trucos para no dejar el gimnasio tras el primer mes

Lorena González 30 diciembre, 2017
A la hora de ir al gym debes establecer un programa de ejercicios, usar ropa cómoda, mantenerte hidratado y sobre todo aprende a divertirte con la rutina.

Quizá te haya pasado alguna vez, te apuntas para empezar el gimnasio, compras ropa nueva, mejoras tu alimentación y hasta idealizas tus rutinas diarias. Sigues una dieta y haces deporte, pero tras los primeros 15 días ya estás cansado.

La motivación de los primeros días se ha agotado y por alguna razón empiezas a sentir que ya no es tan trascendental la rutina que tenías prevista para la semana.

Si te sientes identificado toma nota de estas 11 maneras inteligentes que te ayudarán a convertir el deporte diario en una parte importante de tu vida.

Trucos para no dejar el gimnasio tras el primer mes

1. ¿Qué quieres conseguir?

Ejercicios isométricos

Es importante establecerte metas, así que pídele a tu instructor que te ayude a lograr objetivos mediante un programa de entrenamiento adecuado para ti, tomando en cuenta tu edad, complexión física y el fin.

También es necesario que organices una agenda con los ejercicios a realizar, la frecuencia, el peso al comenzar y en cuánto tiempo vas a revisar el peso.

Todo esto te servirá de herramienta para evaluar tu progreso y te ayudará a evaluar los cambios que se producen en tu cuerpo.

Lee también: 8 cosas que jamás deberías hacer en el gimnasio

2. Diviértete

Recuerda que todo lo que haces es para tu beneficio; no porque pongas más peso en las máquinas del gimnasio lograrás metas más rápidamente.

De igual modo, aprende a reconocer cuando el dolor es un síntoma de lesión y así evitarás lastimarte. Haz ejercicio de manera constante y suave para que no te parezca un suplicio y te diviertas.

3. Usa ropa cómoda

Cuál es el mejor momento del día para hacer ejercicio

Algunos investigadores afirman que la ropa deportiva de color rojo contribuye al éxito en el deporte. Los colores fosforescentes también están de moda, así que también pueden ser una buena opción.

Más allá de estos aspectos adicionales es fundamental que evites ejercitarte con prendas muy ajustadas, pues impiden la transpiración natural. Las prendas impermeables o fajas tampoco son buenas aliadas, así que mejor déjalas en casa.

4. Ve al gimnasio más cerca de tú casa

Ve al gimnasio más cercano a tu casa porque mientras más cerca, menos excusas tendrás para no ir.

Intenta ir siempre que puedas andando porque te ayudará a calentar los músculos y hacer ejercicio cardiovascular a la vez.

5. Crea un ambiente positivo

La música es una gran motivadora, así que escoge tú música favorita. Un ambiente positivo en el gimnasio es media batalla ganada.

6. Cómprate un abono de tres meses

volver del gimnasio

Una vez comprometido tu dinero te sentirás enganchado para no perder lo invertido. Ve el desembolso como un gasto que con tu esfuerzo se convertirá en una inversión y te arrojará resultados positivos.

7. Elabora un plan de trabajo

Define tu rutina, cuántas veces al día vas a entrenarte, cuándo y qué vas a hacer. Esto evitará que estés perdido al llegar al gimnasio y sientas necesidad de ir todos los días.

Dentro de tu plan incluye una sesión de calentamiento de unos 10 a 15 minutos, seguido de tu rutina de ejercicios de fortalecimiento para tus músculos y cierra con ejercicios cardiovasculares de intensidad moderada.

Seguir el orden adecuado de tus ejercicios te mantendrá alejado de las lesiones, optimizará el tiempo y verás los resultados deseados.

8. No sigas consejos de terceros

El consejo de personas que han aprendido la técnica por ellos mismos, puede no ser apropiado para ti. Los consejos pueden ayudar, pero no hay nada que supere a las recomendaciones de un entrenador personal.

9. Mantén una adecuada hidratación

Tips para beber más líquidos

Es importante estar atento a tu hidratación antes, durante y después de la actividad física. Si la rutina de ejercicio realizado se excede de una hora de duración o su intensidad es vigorosa, debes reponer los líquidos corporales con bebidas hidratantes.

Si la sesión de ejercicios tiene duración menor a una hora y es de intensidad moderada el consumo de agua habitual que realices probablemente será suficiente y no necesitarás un aporte extra.

Ver también: Rutina de 10 minutos para los días sin gimnasio

10. Conoce tus límites

Aprende a reconocer los síntomas que indiquen la necesidad de detener la sesión de ejercicios. Si sientes dolor en el pecho, fatiga o cansancio extremo detén el ejercicio inmediatamente, descansa un rato.

11. Date algún capricho

Regálate algo a ti mismo, aunque sea pequeño,  por tu constancia y que te impulse a continuar con tu rutina para mejorar tu aspecto físico y de salud.

Te puede gustar