12 fabulosos trucos para que tus zapatos no te generen dolor

Para ensanchar un poco los zapatos y evitar que nos hagan rozaduras podemos aplicarles alcohol, o bien introducirlos en el congelador con una bolsa de agua dentro

La mayoría de las personas hemos experimentado dolores a causa de unos zapatos que amamos, pero que son demasiado incómodos.

Su material de fabricación, el diseño y los accesorios que contienen suelen determinar qué tan cómodos o molestos serán al utilizarse.

El problema es que no siempre podemos identificar que nos causarán problemas ya que, a veces, con la primera puesta no se produce dificultad alguna.

Por esta razón es bueno conocer algunos trucos para amoldarlos a nuestros pies, incluso cuando se les ha alterado su tamaño o forma.

A continuación te damos los 12 más sencillos para que no se te ocurra pensar que los debes hacer a un lado.

¡Apunta!

1. Utiliza doble calcetín

Utiliza doble calcetín

Cuando los zapatos te quedan un poco ajustados y sientes incomodidad al usarlos, la solución es que te pongas doble calcetín grueso durante varios minutos al día.

Introduce los pies en el calzado apretado, camina durante varios minutos y, después de unos días, sentirás que este está más amplio y cómodo.

Lee también: ¿Es mejor dormir con calcetines?

2. Bolsa de hielo

BOLSA-HIELO

El truco de la bolsa de hielo se ha hecho muy popular por su capacidad para agrandar los zapatos que están demasiado estrechos.

Llena una bolsa con agua, ponla en el interior de los zapatos apretados y llévalos al congelador de un día para otro.

Cuando el agua de la bolsa se congele, los zapatos se expandirán y será más fácil utilizarlos.

3. Rocía fijador para el cabello

ROCIADOR-SPRAY

Para que tus pies no se resbalen dentro del zapato a raíz del sudor, toma un poco de fijador para el cabello y rocíalo por todo el interior, sin que quede demasiado húmedo.

Se recomienda para los tacones demasiado altos o el calzado con puntas abiertas.

4. Ponte doble plantilla

DOBLE-PLANTILLA

El truco clásico para los zapatos que se expanden o que por alguna razón te quedan grandes es el uso de doble plantilla.

Estas son muy fáciles de conseguir en el mercado y también pueden fabricarse en casa con cartón o goma EVA, entre otros.

De hecho, si en caso de emergencia no tienes unas plantillas puedes solucionarlo con una toalla sanitaria.

Aunque suena bastante raro, el pegamento que contienen se ajusta muy bien al calzado y brindan más comodidad.

5. Usa un poco de desodorante en barra

DESODORANTE-ZAPATO

Si alguno de tus zapatos te está causando lesiones o rozaduras, toma desodorante en barra y frótalo en las áreas afectadas.

El producto mantendrá la piel en su lugar y evitará la formación de ampollas.

6. Con un secador para el cabello

SECADORA-ZAPATOS

Con el calor que emite el secador para el cabello podrás lograr que los zapatos aflojen y se amolden a la perfección de tu pie.

Ponte de nuevo un calcetín grueso, introduce el pie dentro del zapato y enciende el secador de cinco o diez minutos.

7. Adquiere almohadillas adhesivas

Adquiere almohadillas adhesivas

Las almohadillas en tiras o la cinta adhesiva son útiles para que las correas de los zapatos no te causen rozaduras o ampollas.

Pégalas por todo el borde y asegúrate de fijarlas bien para que no afecten tus pies o tobillos.

8. Lija las suelas de los zapatos

LIJAR-SUELA

Una simple lija para objetos de madera puede ayudar a evitar esos molestos resbalones que causan las suelas lisas.

Frótalas enérgicamente con el elemento y asegúrate de lograr la textura perfecta para que queden más firmes en el suelo.

9. Forra las correas con algodón

FORRAR-ALGODON

Las correas sintéticas de algunas sandalias son las que provocan ampollas y lesiones en la parte trasera de los pies.

Con el fin de evitarlas y lograr más sensación de comodidad, adquiere tiras de tela de algodón y fórralas bien.

Visita este artículo: Elimina los callos en los pies con estos remedios caseros

10. Compra protectores de silicona

PROTECTOR-PIES

En el mercado hay disponibles unos protectores de silicona cuyo fin es evitar los roces y las dolorosas ampollas.

11. Ponles papel periódico con alcohol

Periodo-alcohol

Para aflojar los zapatos y evitar dolores, forma pelotas de papel periódico, sumérgelas en alcohol e introdúcelas en el interior de estos.

Espera un par de días a que el producto se seque y, después de este tiempo, sentirás que están más grandes y amoldados a tus pies.

12. Aplícate vaselina

vaselina-zapato

La aplicación de un poco de vaselina en los pies ayuda a conservarlos hidratados y evita las lesiones por rozaduras.

¿Lista para darle más confort a tu calzado? Pon en práctica todas estas recomendaciones y dale otra oportunidad a esos zapatos que tanto te gustan.