12 formas de reutilizar electrodomésticos viejos

Para reutilizar electrodomésticos viejos solo necesitamos un poco de imaginación y algunas herramientas que nos ayuden a transformarlo en un objeto nuevo sin invertir demasiado.

Por desgracia, los electrodomésticos se estropean. Hay quienes hablan de “obsolescencia programada” y esto no es más una programación añadida desde las mismas fábricas que hacen que a determinada ‘edad’ muera el aparato.

Electrodomésticos tenemos muchos: ordenadores, lavadoras, lavavajillas o televisores, entre otros. Todos ellos tienen muchas posibilidades, y jugando con un poco de ingenio y algunas herramientas se pueden transformar en objetos maravillosos y originales.

De forma generalizada, cuando se nos estropea un electrodoméstico lo que hacemos es reemplazarlo; lo llevamos al punto limpio más cercano de nuestro hogar para que sea reciclado correctamente.

Te contamos algunas ideas muy originales, divertidas y fantásticas para renovar incluso la decoración de tu casa. Para ello, puedes transformar esos electrodomésticos estropeados.

Ideas para transformar tus electrodomésticos antiguos

Te contamos algunas fantásticas ideas para que te inspires para la próxima vez que tengas oportunidad de reemplazar un electrodoméstico estropeado. No importa si es una nevera o un televisor, porque cada uno puede tener una segunda vida maravillosa.

  1. Transforma un viejo televisor en una pecera. Obviamente hablamos de los televisores antiguos que tienen más capacidad y no son planos.
  2. De igual modo, puedes emplear la pantalla de un ordenador viejo para crear también una pecera. Para conseguirlo necesitarás sellar bien el interior para que el agua no se escurra.
  3. Puedes convertir los tambores de tu lavadora en lámparas. Para ello, tendrías que desmontarlas, limpiar bien las piezas y teñirlas de colores. ¡Seguro que te encantará el efecto! Puedes hacer lámparas de pie o colgantes.
  4. Por otro lado, este tambor de lavadora también puede convertirse en una magnífica barbacoa. Así podrás sacarle partido en las comidas y cenas de verano con tus familiares.
  5. Transformar una nevera pequeña en una mesa auxiliar. Una fantástica idea para meter en el interior vajilla y usar su base para depositar vasos, bebidas o servilletas. Aunque obviamente la nevera ya no funciona, es ideal para guardar cosas. Puedes pintar el exterior con la pintura de pizarra para darle un toque original a tu hogar.
  6. Transformar tu viejo monitor de ordenador en una pequeña casita para tu gato.
  7. Reutiliza el carrito de tu lavavajillas viejo para guardar libros, cintas de vídeo o CDs Al tener ruedas te resultará perfecto para manejarlo y esconderlo debajo de la cama o el sofá, si tienes espacio.
  8. El recipiente de los cubiertos también puedes reutilizarlo para guardar bolígrafos y todo tipo de material escolar.
  9. Si eres un manitas y se te da bien las grandes transformaciones, puedes convertir el cuerpo de un lavavajillas en un sillón.
  10. Utilizar la nevera como un armario-estantería para depositar todos tus libros.
  11. Colócale encima un cristal duro para crear una mesita auxiliar a un televisor antiguo.
  12. Puedes transformar un antiguo tostador añadiéndole azulejos y abalorios para convertirlo en un elemento de decoración.

Lee este artículo: Maneras sostenibles de decorar el hogar

La importancia del reciclaje

Lo cierto es que pocas personas saben realmente qué hacer con un gran electrodoméstico estropeado. Muchas veces no queremos llevarlo al equipo técnico porque, en cierto modo, es mejor inversión comprarse un aparato nuevo que arreglar el nuestro.

En este caso, queremos contarte dónde se deben llevar realmente los electrodomésticos antiguos, rotos o estropeados que no queremos transformar ni hacer nada con ellos.

No te pierdas: 8 consejos para tener un hogar más sostenible y ecológico ¡Vale la pena!

¿Qué hacemos con los electrodomésticos estropeados?

Suele aparecer esta duda cuando se nos estropean y un grave error es deshacerse de ellos y dejarlos en la calle. No se trata de un residuo cualquiera. No podemos tirarlo al contenedor más cercano, porque estaríamos contaminando y no siendo cívicos con nuestros vecinos.

De forma general, en los establecimientos donde venden electrodomésticos también se hacen cargo de los aparatos rotos y antiguos que ya no deseamos. Por ello, una forma es entregarlo a estas tiendas. También puedes donarlo a quien lo necesite o venderlo de segunda mano.

Cuando un electrodoméstico está totalmente inutilizado y se puede ni reciclar ni arreglar hay que buscar los Puntos Limpios de nuestra ciudad; cada población tiene destinados un lugar, recinto o espacio para estos materiales grandes y pesados.

  • Si no sabes dónde se encuentra el tuyo más cercano, tan solo pregunta en tu ayuntamiento para que te den todas las guías para llegar a él.

Por último, también podemos encontrar servicios de recogida directa en la puerta de nuestra casa. Para ello, tenemos que saber qué días pasan los cambios por los barrios para organizarnos con ellos. Puede ser una de las mejores formas de reciclar estos aparatos tan grandes.

No olvides las 3 erres: Reducir, reciclar y reutilizar

Como has podido comprobar, se pueden hacer muchas cosas a partir de nuestros viejos electrodomésticos: desde un armario, una pecera o una mesita auxiliar. Es importante tener en cuenta que estas manualidades no son sencillas, requieren de técnicas, paciencia y muchas herramientas.

Sin embargo, si te gusta el reciclaje y cuentas con un espacio para trabajar estos aparatos, no dudes en intentar crear objetos útiles para tu día a día en el hogar.

Seguro que se te ocurren mil cosas más; deja volar tu imaginación y seguro que encuentras qué hacer con esos electrodomésticos.