12 formas de sazonar tus alimentos para evitar el consumo de sal

Valeria Sabater · 9 enero, 2020
La mayoría de los alimentos que consumimos normalmente contienen sal natural, entonces podemos optar por aderezar con otras especias e incluir nuevos sabores en nuestros platos.

La sal común o sal de mesa, conocida popularmente como sal, es un tipo de sal denominada cloruro sódico o cloruro de sodio.

Existen 3 tipos de sal común, según su procedencia: la sal marina y la de manantial, que se obtienen por evaporación; la sal gema, que procede de la extracción minera de una roca mineral denominada halita, y la sal vegetal, que se obtiene por concentración, al hervir una planta gramínea.

Ahora bien, sabemos que le brinda un sabor muy particular a nuestras comidas y que pareciese que no podemos dejar de agregarla en cada plato, desde un huevo frito en la mañana, pasando por un pollo a la plancha, hasta unas galletas de avena horneadas. Parece un ingrediente extremadamente esencial.

Sin embargo, existen algunas alternativas naturales que van a dar un toque delicioso, sin necesidad de tener que utilizar sal todos los días, ya que es un ingrediente, que al igual que los demás, exige responsabilidad al momento de consumirlo.

La sal en exceso no es tan saludable

Beneficios-de-la-sandía-para-la-salud

El uso de la sal como principal condimento y potenciador del sabor tiene una larga tradición en nuestra historia culinaria. Además de ser un buen sazonador, la sal se ha utilizado durante mucho tiempo como forma para conservar alimentos.

Ha formado parte de nuestro día a día y, en cierto modo, podríamos decir que «culturalmente» nos es casi imposible comer sin ella. Ahora bien, ¿Es tan perjudicial para nuestra salud como nos dicen? Vale la pena saber que la sal está compuesta en un 40 % por sodio, y que este es un mineral necesario nuestro cuerpo.

El problema está en el momento en que lo consumimos en exceso. Lo recomendable es que nunca nos excedamos de los 5 gramos diarios recomendados, esto, según datos de Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe mostrado en 2014.

La misma OMS (Organización Mundial de la Salud), muestra que, por término medio llegamos a consumir hasta 10 gramos al día, lo cual es mucho. Esto sería prácticamente el doble de lo recomendado.

Por estas razones, es bueno saber que normalmente consumimos sal de diferentes fuentes, hasta de esas que no pensamos pueden contenerla: patatas fritas, pizza, comida preparada en casa, incluso de algún dulce donde se agrega en ocasiones para potenciar más el sabor.

Al cabo del día nos excedemos en mucho de esos 5 gramos, y con los años aparecen los problemas, entre ellos:

  • En primer lugar, de hipertensión.
  • Por otro lado, de retención de líquidos.
  • También aparecen inflamaciones.
  • Problemas renales.
  • A continuación, bajada del nivel de calcio.
  • Un organismo más ácido y menos alcalino.
  • Problemas cardíacos.
  • Por último, de sobrepeso.

Lee también cómo liberar tu cuerpo de la sal acumulada

Alternativas a la sal

De seguro utilizas muchas de estas especias a diario. No te vamos a recomendar que elimines por completo la sal, pero sí que la utilices con suma responsabilidad. Piensa en tu salud y en la de los tuyos. Es invertir en calidad de vida y eso es algo que siempre merece la pena.

1. Ajo

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Picado.
  • Por otro lado, en polvo.
  • También macerado en aceite de oliva.
  • Por último, cortado en laminitas finitas.

¿Con qué comidas puede combinar bien?

  • El ajo combina absolutamente con casi todas nuestras comidas diarias. De hecho, es ideal para sazonar sopas, para hacer salsas, arroz, cremas, para incluirlo en nuestras ensaladas y, por supuesto, para sazonar cualquier tipo de carne.

2. Canela

Especias-canela

¿Cómo podemos utilizarla?

  • Molida
  • En rama

Platos en los que puede combinar bien

Sobre todo, en nuestros postres, aunque también en platos agridulces o en estofados. Sería un tipo de plato con un sabor diferente pero que vale la pena probar.

Además, las infusiones de canela son muy saludables.

3. Laurel

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • En hojas frescas o secas

Platos en los que puede combinar bien

  • En primer lugar, es bueno para combinar con carnes, para cocinar arroz, caldos y estofados.
  • Además, recuerda retirar las hojas de laurel antes de servir tus platos.

4. Cebolla

sin-sal

¿Cómo podemos utilizarla?

  • Seca
  • En polvo
  • Picada
  • Licuada

Combinaría bien en…

  • Carnes
  • Estofados
  • Cremas
  • Ensaladas
  • Pescados

Lee también cómo la cebolla puede ayudarte a reducir las cicatrices

5. Cilantro

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Siempre en forma fresca

Combinaría bien en…

  • Ensaladas
  • Sopas
  • Pescados
  • Pollo
  • Otras verduras

6. Clavo dulce

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Seco, siempre seco.

Platos en los que puede combinar bien

  • El clavo es bueno para dar sabor tanto a dulces como a platos salados.
  • Además, es adecuado para carnes y pescados.
  • También para hacer postres.
  • Por último, para las salsas.

7. El comino

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Seco, en polvo.

Combinaría bien en…

  • Cremas
  • Arroces
  • Pescados
  • Verduras

8. La pimienta

sin-sal

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Fresca
  • Seca

¿Cómo puede combinar bien en algunos platos?

  • Ideal para carnes, pescados, para hacer salsas.

9. El perejil

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Fresco

Platos en los que puede combinar bien

  • En salsas, o también en los aderezos.
  • También en los pescados.

Descubre cómo el perejil puede cuidar de tus riñones

10. El tomillo

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Por un lado, fresco.
  • Por otro lado, seco.

¿Con qué puede combinar bien?

  • Ideal para sazonar carnes
  • También en pescados

11. La menta

¿Cómo podemos utilizarla?

  • Fresca
  • Seca

¿Con qué puede combinar bien?

  • En primer lugar, atrévete a incluir menta en algunas sopas, en salsas y en guisos.
  • Además, la menta es fantástica para hacer postres, sobre todo combinándola con chocolate ¡Delicioso!

12. El romero

sin-sal

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Por un lado, fresco.
  • Por otro lado, seco.

¿Con qué puede combinar bien?

  • Es fantástico para hacer arroces, carnes, salsas… No obstante, recuerda incluirlo en el último momento de la cocción para que deje todo su sabor y no se pierdan sus aceites esenciales. ¡Basta con unos minutos!

En conclusión

Como puedes ver, estas hierbas medicinales y especias combinan con muchos platos y, aunque casi siempre es cuestión de gustos y de atreverse, merece la pena ir sustituyendo la sal.

¿Empezamos hoy mismo?

Ver también: 

  • Torija, E., Cruz, M., & Chalup, N. (2013). El Ajo y la Cebolla : de las Medicinas Antiguas al Interés Actual. Boletín de La Real Sociedad Española de Historia Natural Sección Biología.
  • García Sánchez, E. (2004). Especias y condimentos en la sociedad andalusi; prácticas culinarias y aplicaciones dietéticas. El Sabor Del Sabor: Hierbas Aromáticas, Condimentos y Especias, Antonio Garrido Aranda (Comp.), Córdoba, Pp. 71-96.
  • Teresita, R. L. (2016). La vainilla ( Vanilla planifolia ): perfume y sabor de México que conquistó al mundo: I: Historia de la vainilla. Herbario CICY.
  • European Food Information Council (EUFIC). (2008). Los Aditivos Alimentarios. Http://Www.Eufic.Org/Article/Es/Expid/Review-Aditivos-Alimentarios/.