12 formas de sazonar tus alimentos para evitar el consumo de sal

Ya que la mayoría de los alimentos que consumimos ya son ricos en sal, podemos optar por sustituirla por otras especias e incluir nuevos sabores en nuestros platos

Lo sabemos, le da sabor a nuestras comidas pero, lejos de ser “ese aliciente” básico en nuestra vida, la sal es en realidad uno de nuestros peores enemigos.

Si bien es cierto que cuesta mucho desprenderse de esa pizquita de sal en nuestros platos, te aseguramos que desde el primer día en que dejes de consumirla, tu cuerpo y tu salud lo van a notar.

Vale la pena el esfuerzo y, aunque no lo creas, existen deliciosas alternativas naturales que van a dar alegría a tus platos y años a tu vida. Te invitamos a conocer todos los datos a continuación.

Cuidado, la “sal de la vida” no es tan “saludable”….

Beneficios-de-la-sandía-para-la-salud

El uso de la sal como principal condimento y potenciador del sabor tiene una larguísima tradición en nuestra historia culinaria.

Además de ser un buen sazonador, la sal se ha utilizado durante mucho tiempo como forma para conservar alimentos, ha formado parte de nuestro día a día y, en cierto modo, podríamos decir que “culturamente” nos es casi imposible estar sin ella.

Ahora bien… ¿Es tan perjudicial para nuestra salud como nos dicen? Vale la pena saber que la sal está compuesta en un 40% por sodio, y que este es un mineral necesario nuestro cuerpo.

El problema está en el momento en que lo consumimos en exceso. Lo recomendable es que nunca nos excedamos de los 2 gramos al día, pero el verdadero peligro es que nos llegan fuentes de sal desde muy diversas partes a través de los alimentos que consumimos.

Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), por término medio llegamos a consumir hasta 10 gramos al día, lo cual es mucho.

Es decir, no solo obtenemos sal de esa “pizquita” que dejamos caer en el guiso, en el arroz o en la carne a la brasa.

Nos llega sal de las patatas fritas, de esa pizza, de esa comida preparada e incluso de algún que otro dulce pues, aunque nos sorprenda, también se incluye en ocasiones un poco de sal para potenciar aún más el sabor.

Al cabo del día nos excedemos en mucho de esos 2 gramos, y con los años aparecen los problemas:

  • Hipertensión
  • Retención de líquidos
  • Inflamaciones
  • Problemas renales
  • Bajada del nivel de calcio
  • Un organismo más ácido y menos alcalino
  • Problemas cardíacos
  • Sobrepeso

Lee también cómo liberar tu cuerpo de la sal acumulada

Alternativas naturales y exquisitas a la sal

Estamos seguros de que en tu día a día ya utilizas muchas de estas especias. No te vamos a recomendar que elimines por completo la sal de tu vida, pero sí que la utilices con mesura y mucha precaución.

Piensa en tu salud y en la de los tuyos. Es invertir en calidad de vida y eso es algo que siempre merece la pena.

Así pues, te invitamos a continuación a conocer las mejores hierbas aromáticas, las más excitantes y saludables especias que van a dar sabor a tus comidas y bienestar a tu organismo.

¿Tomamos nota?

1. El ajo

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Picado
  • En polvo
  • Macerado en aceite de oliva
  • Cortado en laminitas finitas

¿En qué platos puede combinar bien?

  • El ajo combina absolutamente con casi todas nuestras comidas diarias, es ideal para sazonar sopas, para hacer salsas, arroces, cremas, para incluirlo en nuestras ensaladas y, por supuesto, para sazonar cualquier tipo de carne.

2. La canela

Especias-canela

¿Cómo podemos utilizarla?

  • Molida
  • En rama

¿En qué platos puede combinar bien?

Sobre todo, en nuestros postres, aunque también en platos agridulces o en estofados. Sería un tipo de plato con un sabor diferente pero que vale la pena probar.

Las infusiones de canela son muy saludables.

3. El laurel

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • En hojas frescas o secas

¿En qué platos puede combinar bien?

  • Maravilloso para combinar con carnes, para sazonar arroces, caldos estofados…
  • Recuerda retirar las hojas de laurel antes de servir tus platos.

4. La cebolla

Cebollas

¿Cómo podemos utilizarla?

  • Seca
  • En polvo
  • Picada
  • Fresca

¿En qué platos puede combinar bien?

  • En carnes
  • En estofados
  • En cremas
  • En ensaladas
  • En pescados

Lee también cómo la cebolla puede ayudarte a reducir las cicatrices

5. El cilantro

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Siempre en forma fresca

¿En qué platos puede combinar bien?

  • En ensaladas
  • En sopas
  • En pescados
  • Con pollo
  • Con otras verduras

6. El clavo

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Seco

¿En qué platos puede combinar bien?

  • El clavo es maravilloso para dar sabor tanto a dulces como a platos salados.
  • Adecuado para carnes y pescados.
  • Para hacer postres.
  • Salsas.

7. El comino

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Seco

¿En qué platos puede combinar bien?

  • En cremas
  • Arroces
  • Pescados
  • Verduras

8. La pimienta

pimienta3

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Fresca
  • Seca

¿En qué platos puede combinar bien?

  • Ideal para carnes, pescados, para hacer salsas

9. El perejil

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Fresco

¿En qué platos puede combinar bien?

  • En salsas, aderezos
  • Pescados

Descubre cómo el perejil puede cuidar de tus riñones

10. El tomillo

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Fresco
  • Seco

¿En qué platos puede combinar bien?

  • Ideal para sazonar carnes
  • También en pescados

11. La menta

¿Cómo podemos utilizarla?

  • Fresca
  • Seca

¿En qué platos puede combinar bien?

  • Atrévete a incluir menta en algunas sopas, en salsas y en guisos
  • La menta es fantástica para hacer postres, sobre todo combinándola con chocolate ¡Delicioso!

12. El romero

romero

¿Cómo podemos utilizarlo?

  • Fresco
  • Seco

¿En qué platos puede combinar bien?

  • Es fantástico para hacer arroces, carnes, salsas… No obstante, recuerda incluirlo en el último momento de la cocción para que deje todo su sabor y no se pierdan sus aceites esenciales. ¡Basta con unos minutos!

Como puedes ver, estas hierbas medicinales y especias combinan con muchos platos y, aunque casi siempre es cuestión de gustos y de atreverse, merece la pena ir sustituyendo la sal.

¿Empezamos hoy mismo?

Te puede gustar