12 hábitos nocturnos que te hacen subir de peso

Lorena González·
16 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
16 Agosto, 2020
Aunque no los relaciones, es probable que por la noche realices alguno de estos errores, o tengas alguna de estas actitudes que te hacen subir de peso sin que te des cuenta.

¿Qué hábitos nocturnos te hacen subir de peso? A menudo, se tienen determinadas costumbres que, sin saberlo, hacen subir de peso. Por este motivo, quizás notas que comes lo mismo que otras personas y, sin embargo, engordas más.

Si quieres cuidarte y evitar aumentar medidas de manera innecesaria, toma nota de estos hábitos nocturnos que te hacen ganar peso.

12 hábitos nocturnos que te hacen subir de peso

A lo mejor te sorprendes al descubrir algunos actos que, sin quererlo, te hacen aumentar de peso. A continuación, te informamos sobre aquellos que son más frecuentes. ¡Apunta!

1. Dormir poco, uno de los hábitos nocturnos que hacen subir de peso

Dormir poco puede hacer que ganes peso. Y es que esta costumbre, según detalla un estudio realizado por varios investigadores de la Universidad de Texas, acabará ralentizando el metabolismo. Además, te dará más hambre y aumentará la cantidad de cortisol que el cuerpo es capaz de producir.

Dormir poco hace subir de peso

Lee: ¿Sabes lo que pasa en nuestro cuerpo al dormir bien? ¡Te encantará!

A todo ello hay que sumar que harás menos ejercicio porque estarás cansado. Así pues, procura dormir entre siete y ocho horas diarias.

2. Cenas copiosas

Cenar mucho también te hará subir de peso. Y es que si comes pesado en la última comida del día, la digestión será más lenta.

Además, cenar viendo la tele también te puede hacer comer más; ya que no te das cuenta de la cantidad de alimento que ingieres. Tener un control sobre ello será algo fundamental.

3. Irte a la cama tras la cena

Irte a dormir nada más cenar tampoco ayudará. Y es que esta costumbre te hará acumular más grasas y provocará que, al final, no hagas bien la digestión.

Por esta razón, se recomienda cenar una hora y media o dos horas antes de irse a dormir para evitarlo. Y si no puedes realizar este esfuerzo, al menos elige alimentos ligeros y de fácil digestión.

4. Cenar fritos

Cenar fritos no es recomendable, ya que aportan calorías que no quemarás. Ganas más grasa y, además, todo ello hará que no duermas bien.

Fritos

Lo mejor es que optes por opciones más saludables para así mantenerte en el peso adecuado. Está bien añadir algunas grasas, pero que sean saludables. Por ejemplo, opta por incorporar alimentos como el aguacate, algunos frutos secos o el huevo.

5. Tomar picante por la noche

Incluir picante en la última comida del día tampoco es nada recomendable. Si te pasas con la cantidad de especias, quizás tengas una mala digestión; y esto hará que no descanses bien.

Además, como después pasarás muchas horas sin consumir nada, te puede provocar ardor estomacal. Así que evita este tipo de alimento en la cena y procura comer picante a otra hora del día.

6. Consumir carbohidratos

Los carbohidratos tienen como función principal aportar una cantidad de energía que, en ese momento del día, no vas a consumir. Además, tienen azúcares refinados que deben quemarse de manera inmediata o se convertirán en grasa.

Por tanto, opta mejor por alimentos que contengan proteínas y grasas saludables. Y acompáñalas de una buena ración de vegetales en forma de ensaladas, sopas, cremas, etc.

Por ejemplo, una buena idea es la que sugiere el siguiente experimento recogido por el Diario de Nutrición. En este, se propuso a varias mujeres merendar yogur en vez de consumir chocolate o galletas saladas. Los resultados de la prueba fueron claros:

La merienda de yogur dio lugar a aproximadamente 100 kcal menos consumidas en la cena, frente a las galletas saladas y el chocolate.

7. Cuidado con los postres

El azúcar y la harina blanca se acumulan en las células en forma de grasa, y no son recomendables por la noche; ya que no quemarás esas calorías. Por ende, lo mejor es optar por las frutas, que son los dulces naturales.

Si tienes que darte un capricho puntual, hazlo durante el desayuno o el almuerzo. De este modo, no te reprimirás las ganas; pero tampoco aumentarás tanto de peso.

8. Picar, el reconocido hábito nocturno que te hace subir de peso

Si ya has cenado, no vuelvas a picar más tarde (justo antes de acostarte o durante la noche). Lo único que consigues con esto es comer de más e ingerir calorías innecesarias.

Deseo insaciable de comer

No te pierdas: 10 maneras de terminar con la costumbre de comer después de la cena

Recibes energía extra que te mantendrá alerta y que en realidad no vas a consumir, lo que se puede acabar traduciendo en kilos de más. Más bien procura tener cenas equilibradas y completas que te hagan sentir saciado.

9. Saltarse la cena no es un hábito que te hará perder peso

Recuerda que no cenar no es la solución. Y es que con saltarse esta comida, solo se consigue disminuir la pérdida de peso; ya que ralentiza el metabolismo.

De esta forma, a la siguiente comida tendrás más hambre (como bien explica un artículo publicado por la Revista Internacional de Obesidad). Además, te puede provocar ansiedad; haciendo que pierdas músculo y ganes flacidez.

10. Tomar alcohol o cafeína

Evita beber alcohol o cafeína; pues son productos que alteran el sueño y, además, contienen calorías. Así, lo único que conseguirás será engordar y cambiar el ritmo de descanso.

Qué saber sobre la cafeína

En su lugar, opta por beber un vaso de agua o leche caliente. También puedes incluir alguna bebida vegetal, te recomendamos sobre todo la de almendra. De este modo, no tendrás que renunciar a un capricho.

11. Utilizar el móvil y el ordenador, entre los hábitos nocturnos que hacen subir de peso

La luz azul y las ondas de radiofrecuencia que emiten estos aparatos alteran el sueño; por lo que, al final, te pueden hacer engordar. ¿A que no te imaginabas este riesgo del ordenador y del móvil?

Lo mejor será que los apagues, por lo menos, una hora antes de dormir. En su caso, leer un libro o escuchar música relajante antes de irse a la cama te hará conciliar mejor el sueño.

¿No lo sabías? Qué problemas de salud causa el uso del móvil

12. Acostarse demasiado tarde

Y es que dormir después de la 1 de la madrugada te hace subir de peso; ya que no es el ciclo natural del cuerpo. Querrás comer algo otra vez de madrugada, puesto que ya tendrás hambre desde que cenaste.

Así, al final, estarás ingiriendo más calorías de las que debes. Evítalo yéndote a la cama antes de esta hora.

Modifica estos hábitos nocturnos que te hacen subir de peso

Ahora que ya has descubierto cuáles son las costumbres más habituales que te hacen aumentar de peso sin quererlo, es el momento de ponerles fin. De esta forma, lograrás un mejor descanso; a la par que conseguirás no consumir tantas calorías innecesarias.

Añade estos consejos a una rutina y una dieta equilibrada. El día de mañana, tu salud de lo agradecerá. 

  • Medline Plus, Información de salud para usted. Carbohidratos. [Online] Available at: medlineplus.gov/spanish/ency/article/002469.htm
  • Ortinau, L. C., Hoertel, H. A., Douglas, S. M., & Leidy, H. J. (2014). Effects of high-protein vs. high- fat snacks on appetite control, satiety, and eating initiation in healthy women. Nutrition Journal. https://doi.org/10.1186/1475-2891-13-97
  • Jakubowicz, D., Barnea, M., Wainstein, J., & Froy, O. (2013). High Caloric intake at breakfast vs. dinner differentially influences weight loss of overweight and obese women. Obesity. https://doi.org/10.1002/oby.20460
  • Markwald, R. R., Melanson, E. L., Smith, M. R., Higgins, J., Perreault, L., Eckel, R. H., & Wright, K. P. (2013). Impact of insufficient sleep on total daily energy expenditure, food intake, and weight gain. Proceedings of the National Academy of Sciences. https://doi.org/10.1073/pnas.1216951110
  • Garaulet, M., Gómez-Abellán, P., Alburquerque-Béjar, J. J., Lee, Y. C., Ordovás, J. M., & Scheer, F. A. J. L. (2013). Timing of food intake predicts weight loss effectiveness. International Journal of Obesity. https://doi.org/10.1038/ijo.2012.229