12 infusiones ideales para aumentar las defensas

Yamila Papa Pintor · 23 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica María Vijande el 5 marzo, 2019
En invierno es recomendable asegurarnos de beber suficiente cantidad de líquido al lo largo del día para mantenernos bien hidratados.

En los últimos años, muchas personas se han preocupado por buscar alimentos y bebidas que les permitan aumentar las defensas de forma natural, para así evitar sufrir gripes, catarros, resfriados y otras enfermedades. Sobre todo, durante el invierno.

Ahora, ¿qué dicen los médicos acerca de esto? ¿Hacen alguna recomendación en concreto? ¿Qué se puede hacer a diario para prevenir las enfermedades? ¿Qué infusiones podrían resultar útiles a la hora de mantenernos hidratados? A continuación te comentamos las respuestas.

¿Se pueden aumentar las defensas?

apoyo al sistema inmune

A menudo, hemos encontrado en el supermercado alimentos que dicen «fortalecer» o «estimular» el sistema inmune para que así, podamos mantenernos sanos. Esto suena muy bien, pero hay que entender algunas cuestiones antes de comenzar a preocuparnos por comprar todo aquello que diga que puede aumentar las defensas.

  • De acuerdo con la Harvard Health Letter: el sistema inmune es precisamente eso: un sistema, no una simple entidad. Para funcionar bien, requiere balance y armonía. Los investigadores desconocen muchos aspectos acerca de la complejidad y las interconexiones del sistema inmune. Por ahora no hay vínculo directo alguno, comprobado científicamente, entre el estilo de vida y la mejora de la función inmune.
  • Harriet Hall explicó que la estimulación del sistema inmunitario no es lo más adecuado a la hora de mantener una buena salud. Y considera que, más que “estimularlo”, lo que debemos hacer es dejar que trabaje normalmente.
  • Para mantener normal la función inmune, así como mantener buena salud en general, lo más adecuado es mantener buenos hábitos de vida en general. Comer bien, dormir bien, hacer ejercicio a diario, aprender a gestionar el estrés, evitar el tabaquismo, el alcohol y los excesos en general, etc.

Y añaden los expertos de Investigación y Ciencia que si alguien quiere «ayudar a sus defensas» podría tomar cualquier alimento que contenga algún componente de la lista [cobre cobre, hierro y zinc, selenio, vitamina B9 y vitaminas A, B12, B6, C, y D]. Por ejemplo, ostras que contienen zinc. O huevos, pan, patata con piel, cereales,… que contienen selenio; o espinacas, acelgas, lechuga u otros vegetales de hoja oscura, que contienen viamina B9.

Descubre: Vitaminas del grupo B para un cerebro joven

Bebidas hidratantes para el invierno

Aunque no está científicamente comprobado que las siguientes infusiones puedan aumentar las defensas, sí pueden consumirse con moderación, dentro de un estilo de vida saludable, para mantener una buena hidratación.

En caso de tener gripe, mantener una buena hidratación a diario ayudará a aliviar los síntomas, fluidificar y facilitar la expulsión de mocos. Por otra parte, en caso de resfriado, las bebidas hidratantes ayudarán a aliviar síntomas como el dolor de cabeza.

Algunas opciones recomendables para el invierno son:

  1. Té de canela.
  2. Té regaliz.
  3. Infusión de tomillo.
  4. Té de rooibos.
  5. Té de melisa.
  6. Infusión de lavanda.
  7. Infusión de ginkgo biloba.
  8. Té de raíz de jengibre con limón.
  9. Té de hierba de limón o lemon grass.
  10. Infusión de menta poleo con miel y limón.
  11. Infusión de frutos rojos con canela y jengibre.
  12. Té de hierbabuena con flores de lavanda. 

Todas estas infusiones se preparan de manera similar. No obstante, es importante tener en cuenta los tiempos de cocción de los ingredientes, así como los tiempos de reposo, ya que estos garantizan el buen sabor de la bebida.

En algunos casos, se pueden añadir algunos ingredientes para mejorar el sabor de la bebida y enriquecer el resultado. En este sentido, hay quienes añaden una rodaja de limón fresco o de naranja, o un puñado de frambuesas, un toque de miel, etcétera.

Nota final

Ninguna bebida o alimento es capaz, por sí solo, de cuidar la salud del sistema inmunitario o de aumentar las defensas del mismo. Así que si queremos mantener una buena salud, debemos apoyarnos en todo un estilo de vida saludable. No solo en el consumo de un yogur, una fruta, una cucharada de propóleo o un vaso de agua tibia con limón.

  • Block, K. I., & Mead, M. N. (2003). Immune system effects of echinacea, ginseng, and astragalus: a review. Integrative cancer therapies, 2(3), 247-267.
  • Edwards, S. E., da Costa Rocha, I., Williamson, E. M., & Heinrich, M. (2015). Lapacho Handroanthus impetiginosus (Mart. ex DC.) Mattos. Phytopharmacy: An Evidence-Based Guide to Herbal Medicinal Products, 234.
  • McKay, D. L., & Blumberg, J. B. (2007). A review of the bioactivity of South African herbal teas: rooibos (Aspalathus linearis) and honeybush (Cyclopia intermedia). Phytotherapy Research: An International Journal Devoted to Pharmacological and Toxicological Evaluation of Natural Product Derivatives, 21(1), 1-16.
  • Ravikumar, C. (2014). Review on herbal teas. Journal of Pharmaceutical Sciences and Research, 6(5), 236.