12 infusiones ideales para aumentar las defensas

No debemos olvidar que, aunque estas infusiones pueden ser muy efectivas para aumentar y fortalecer nuestras defensas, no son un sustitutivo del tratamiento médico, sino un complemento del mismo

En los meses fríos de invierno y otoño es probable que nos enfermemos (y en más de una ocasión). Las defensas bajas pueden ser una causa de ello.

Si a las temperaturas externas le sumamos una alimentación inadecuada, poco descanso y mucho estrés, el resultado es estar en cama al menos una vez al mes y en cualquier época del año.

Por ello en este artículo te ofrecemos las mejores infusiones para aumentar las defensas y decirle adiós a los virus y bacterias.

Hierbas e infusiones para aumentar las defensas

El sistema inmunitario tiene la función de protegernos del ingreso y proliferación de los virus, las bacterias, los parásitos y los hongos.

Parece ser que estas “defensas” identifican a los agresores y luchan frente a los elementos nocivos. Lo hacen a través de los anticuerpos y glóbulos blancos.

En ciertas ocasiones este sistema se ve debilitado y es entonces cuando el organismo está más expuesto a las enfermedades.

Los factores que reducen las defensas son variados. Entre ellos destacamos:

  • Los cambios emocionales
  • El cáncer
  • La deficiencia de nutrientes
  • El estrés

La buena noticia es que existen diferentes infusiones que mejoran esa “barrera” que nos separa de las enfermedades.

1. Equinácea

Una de las principales bondades de esta planta es su capacidad para atacar a virus, hongos y bacterias.

  • Está considerada como uno de los mejores antibióticos naturales que existe.
  • Además, estimula el sistema inmunitario, ayuda en la producción de glóbulos blancos y neutraliza la acción de los microorganismos patógenos.

Ver también: Remedios naturales para aumentar los glóbulos rojos

2. Boldo

El té de boldo es muy conocido por sus propiedades digestivas y hepáticas, pero también sirve para reforzar las defensas de manera natural.

  • Esta hierba es inmunomoduladora y evita que nos enfermemos sobre todo en invierno.
  • Es preciso consumir una taza después de las comidas.

3. Ginseng

Ginseng defensas

Es una hierba con muchas propiedades y variedades.

La más conocida es el tipo panax ginseng (o ginseng coreano). Este nos aporta componentes activos como, por ejemplo, los ginsenósidos, que son antiinflamatorios y evitan el desarrollo del cáncer.

4. Uña de gato

La virtud más destacada de esta hierba es su posibilidad de aumentar las defensas.

  • Esta ventaja se debe a un alcaloide denominado isopteropodina y al ácido clorogénico.
  • Ambos mejoran el trabajo de los glóbulos blancos para que destruyan los elementos extraños o microorganismos alojados en la sangre.

5. Ginkgo Biloba

Del mismo modo, las hojas de esta planta contienen dos antioxidantes muy potentes: ginkgólido y bilobalido.

  • Estos dos compuestos pueden proteger al organismo de la acción negativa de los radicales libres.
  • Además reducen los efectos de la radiación e impiden la muerte celular.

6. Genciana

Una hierba muy adecuada para reforzar las defensas, ya que estimula la producción de los glóbulos blancos y mejora el sistema inmunitario.

Por ello, está recomendado para prevenir diversas enfermedades sobre todo aquellas que afectan el aparato respiratorio tales como:

También se aconseja para aquellas personas que padezcan resfriados, gripes o bronquitis. A su vez, también un remedio natural eficaz para tratar ciertos tipos de alergia.

7. Rooibos

Té de rooibos

Igualmente, el té de rooibos o también conocido como “sudafricano” contiene sustancias (entre ellas polisacáridos y aspalatinas) que refuerzan el sistema inmunitario y retrasan el proceso de envejecimiento.

  • Inhiben el desarrollo de los virus en los pacientes con inmunodeficiencia adquirida (VIH).
  • Se recomienda también en personas con rinitis y alergias respiratorias.

8. Astrágalo chino

Esta planta también aumenta las defensas al mismo tiempo que renueva las células dañadas o envejecidas.

Se recomienda principalmente para aquellos que, tras haber padecido una infección o por tener el sistema inmunitario debilitado, no poseen vigor o fuerza corporal para levantarse de la cama o realizar ciertas actividades.

El té de astrágalo es también aconsejable para pacientes con tendencia a enfermedades o procesos infecciosos como la gripe, la bronquitis o el resfriado varias veces al año.

Por último, es adecuado para casos de anemia, estrés, ansiedad o astenia primaveral.

9. Astralagus propinquus o membranaceus

Se trata de una hierba diurética realmente potente y con gran eficacia para tratar infecciones y enfermedades provocadas por un sistema inmunitario debilitado.

Los flavonoides, los polisacáridos y las saponinas son los encargados de tales ventajas.

El astralagus propinquus está recomendado para personas que padecen asiduamente resfriados y gripes.

10. Muérdago

Muérdago

Contiene una buena dosis de alcaloides, mucílagos y taninos que convierten a esta planta en un remedio casero ideal para evitar e incluso tratar el cáncer.

Por esto mismo, el muérdago impide el desarrollo de células cancerosas y ayuda al sistema inmunitario en su proceso para luchar contra los virus y las bacterias.

Sirve también para el crecimiento de células sanas y prevenir las infecciones de todo tipo.

11. Sello de oro

También conocida como “cúrcuma canadiense”, es una planta usada desde tiempos ancestrales por los aborígenes de las tribus norteamericanas para tratar las enfermedades infecciosas.

El sello de oro sirve para evitar el cáncer, combatir la tos ferina y reducir las infecciones cutáneas (provocadas por heridas o picaduras de insectos).

Te recomendamos leer: Restaura la flora intestinal naturalmente

12. Lapacho rosa (handroanthus impetiginosus)

Finalmente, esta especie nativa de América Central tiene muchas propiedades curativas gracias a sus componentes entre los que se destacan las saponinas y los taninos.

Desde hace siglos se emplea la corteza con fines medicinales, ya que trata diferentes enfermedades:

  • Paludismo
  • Infecciones
  • Fiebre
  • Lupus
  • Diferentes tipos de cáncer
  • Block, K. I., & Mead, M. N. (2003). Immune system effects of echinacea, ginseng, and astragalus: a review. Integrative cancer therapies, 2(3), 247-267.
  • Edwards, S. E., da Costa Rocha, I., Williamson, E. M., & Heinrich, M. (2015). Lapacho Handroanthus impetiginosus (Mart. ex DC.) Mattos. Phytopharmacy: An Evidence-Based Guide to Herbal Medicinal Products, 234.
  • McKay, D. L., & Blumberg, J. B. (2007). A review of the bioactivity of South African herbal teas: rooibos (Aspalathus linearis) and honeybush (Cyclopia intermedia). Phytotherapy Research: An International Journal Devoted to Pharmacological and Toxicological Evaluation of Natural Product Derivatives, 21(1), 1-16.
  • Ravikumar, C. (2014). Review on herbal teas. Journal of Pharmaceutical Sciences and Research, 6(5), 236.