12 Remedios naturales para el dolor de garganta

4 abril, 2014
Hacer gárgaras de agua con sal tres veces al día previene la posibilidad de sufrir infecciones en la garganta y las vías respiratorias

El dolor de garganta es realmente muy molesto y no nos deja pensar en otra cosa. Nuestro estado general de salud disminuye cuando sentimos una punzada al tragar saliva o comida o hasta cuando respiramos. Este dolor puede ser el antecesor a una gripe, por ejemplo, o a las anginas. Para poder curar de manera rápida y eficaz los dolores de garganta, no dudes en tener en cuenta los siguientes remedios naturales.

¿Cuáles son las mejores recetas caseras para el dolor de garganta?

Todos son muy simples de conseguir y es probable que los tengas en la alacena o refrigerador de tu cocina. De lo contrario, puedes ir al mercado y comprarlos sin problemas.

Pimienta de cayena

Hacer gárgaras con una mezcla de 1/8 cucharada con ½ taza de agua caliente, varias veces al día. Tener cuidado con la cantidad de pimienta de cayena que se coloca porque es muy fuerte y picante.

Sal

sal3

Añade a una taza de agua tibia una cucharadita de sal de mesa y haz con ella gárgaras cada una hora aproximadamente.

Vinagre de manzana

Debes mezclar dos cucharadas con una taza de agua caliente. Deja que se entibie un poco (hasta donde lo puedas soportar) y realiza gárgaras cada 60 minutos.

Té de jengibre

Jengibre

Tiene que estar fresco y rallado para que haga efecto. La proporción es de 3 cucharaditas de jengibre por taza de agua hirviendo. Deja que repose unos 5 minutos, añade un saquito de té y una cucharada de miel.

Té de tomillo

Con esta infusión calmarás el dolor de garganta casi en minutos. Prepara con 1 cucharada de tomillo seco por taza de agua hirviendo. Cuela, deja entibiar y haz gárgaras.

Té con miel y limón

Miel nervios

Es uno de los más populares que existen y muy fácil de preparar. Sólo se necesitan dos cucharadas de miel y 1 de zumo de limón por taza de agua hirviendo, a la que se le añade un saquito de té común. Deja enfriar un poco y bebe de a poco, calmará tu garganta en seguida.

Té de raíz de regaliz

Debes preparar una infusión que contenga una o dos piezas de raíces de regaliz por taza de agua y beber un sorbo. Otra idea es preparar bolsas de té de regaliz o bien masticar un poco para que junto a la saliva creen un calmante para tu garganta. Ten mucho cuidado con su uso porque aumenta la presión sanguínea si se la consume mucho y no está aconsejado en mujeres embarazadas o las que sufren de hipertensión.

Clavo

Clavo de olor

Puedes masticar unos cuantos dientes de clavo de olor para suavizar la sensación de puntada al tragar, característica del dolor de garganta.

Té verde

Muchas son las propiedades que tiene el té verde para nuestro organismo, pero si se bebe caliente o tibio calma el dolor de garganta. También se pueden hacer gárgaras con él porque combate las infecciones (casi de todo tipo). En las dietéticas se venden en saquito y también en hebras.

Bicarbonato de sodio y sal

Bicarbonato

Debes mezclar media cucharada de bicarbonato de sodio con media de sal en media taza de agua tibia. Haz gárgaras con esta preparación unas cuantas veces al día.

Té de manzanilla

Esta infusión tiene, entre otras cualidades, calmar el dolor de garganta. También sirve para relajarnos, para el dolor de estómago y para reconfortarnos en un día de mucho frío. Y su sabor es delicioso.

Agua oxigenada

Para poder contrarrestar la infección en la garganta realiza gárgaras con agua oxigenada (al 3%). Si consideras que tiene un sabor muy feo, lo puedes diluir con agua en partes iguales.

Otras recetas caseras para el dolor de garganta

  • Hierve tres hojas de limón por taza de agua unos 10 minutos. Retira del fuego y añade una cucharada de miel. Bebe muy despacio antes de que se enfríe. También puedes hacer gárgaras con zumo de limón rebajado con agua o miel cinco veces por día. No olvides lavar tus dientes para evitar los efectos nocivos que tiene el limón sobre ellos.
  • Realiza un cataplasma con una cucharada de hojas secas de manzanilla y dos tazas de agua hirviendo. Deja que se cocine por cinco minutos y remoja una tela o paño. Escurre bien y aplica sobre tu cuello hasta que se enfríe. Repite varias veces por día.
  • Realiza un batido con 1 cucharada de miel pura de abejas, 1 taza de granadas, 1 taza de yogur descremado, media taza de moras azules y una taza y media de plátanos en rodajas. Licúa todos los ingredientes hasta formar un batido homogéneo y bebe dos veces al día.
  • En una taza de agua tibia colocar una medida de whisky y hacer gárgaras las veces que sean necesarias.
  • Cortar 1 cebolla en rodajas y colocarla en medio litro de agua. Añadir tres cucharadas de azúcar y dejar macerar 12 horas. Beber una taza cada dos horas hasta que la garganta no duela más.
  • Preparar un zumo con 2 zanahorias, 4 tallos de apio, 1 diente de ajo y ¼ hinojo. Licúa bien y bebe dos veces al día.
  • Hierve a fuego lento 25 gramos de fresas, 700 cm3 de agua y 30 gramos de hojas de fresa por 15 minutos. Añade 1 cucharada de miel. Cuela y vierte en una botella con cierre hermético para poner en el refrigerador. Realiza gárgaras cada 45 minutos.
  • Lava y pica un manojo de perejil, una cebolla y un diente de ajo. Licúa todo hasta formar una pasta homogénea y bebe un vaso por día.
Te puede gustar