12 señales que indican una flora intestinal dañada

22 julio, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Los seres humanos somos “superorganismos” integrados por millones de microorganismos que se hospedan en nuestro cuerpo. La microbiota intestinal es forma parte de ese conjunto y es de vital importancia para nuestra salud.

Generalmente, utilizamos el término «flora intestinal» para referirnos al conjunto de millones de microorganismos que viven en el intestino, en una relación de simbiosis (es decir, en equilibrio). Esos microorganismos pueden ser hongos, levaduras, bacterias e incluso virus. Pero no hay de qué preocuparse, lejos de ser dañinos, aportan gran cantidad de beneficios. Tal es así que su equilibrio incide directamente en nuestra salud.

Antes de continuar, es importante comentar que los expertos de la Clínica Universidad de Navarra recomiendan abandonar el término «flora», debido a que hace referencia a las plantas y los microorganismos pertenecen al grupo protista. En su lugar, lo más adecuado sería utilizar «microbiota intestinal». 

La divulgadora científica y experta en Biomedicina, Sandra Ortonobes, aclara que los microorganismos viven en el organismo en unas condiciones de equilibrio que, cuando son alteradas, pueden dar pie a la aparición de enfermedades físicas.

El intestino: hogar de billones de bacterias

La flora intestinal crea una barrera protectora para nuestro organismo

Aunque sea difícil de creer, la mucosa gastrointestinal en un adulto puede alcanzar una superficie de 300 a 400 metros cuadrados. De ahí la increíble cantidad de población microbiana en el intestino humano: 100 billones de bacterias, de 500 a 1000 especies distintas.

El intestino cuenta con una compleja estructura con distintas funciones. Esas funciones permiten reconocer y asimilar las sustancias que introducimos al organismo a través de los alimentos.

En pocas palabras, el intestino humano es un gran puente entre el medio externo e interno.

En términos generales, podemos decir que el intestino realiza dos funciones importantes:

  • Nutrición: procesa los alimentos por medio de la digestión y absorbe los nutrientes para sustentar y fortalecer a nuestro cuerpo.
  • Defensa: el intestino reconoce los elementos externos que son benignos o malignos para el cuerpo. En este sentido, si los reconoce como nutrientes, los asimila. Sin embargo, si detecta alguna agresión, activa sistemas de prevención y rechazo para proteger al organismo.

Funciones de la microbiota o flora intestinal

  • Metabólicas: la flora intestinal metaboliza los sustratos por medio de un gran número de enzimas. Así, ayuda a recuperar energía a partir de la dieta y favorece la absorción de calcio, magnesio y hierro.
  • Protectoras: la flora intestinal tiene una acción defensiva. Es decir, forma una barrera que impide el crecimiento de bacterias dañinas o extrañas.
  • Tróficas: las bacterias de la flora intestinal controlan la cantidad de células que recubren y revisten internamente cavidades, órganos huecos y otros tejidos.
  • Además, cumple con un papel imprescindible en el desarrollo del sistema inmunitario.
  • Determina el desarrollo de problemas como alergias, enfermedades intestinales, cáncer, diabetes u obesidad.

Algunas señales de la flora intestinal dañada

El desequilibrio de la flora intestinal puede causar un gran dolor abdominal

Algunos síntomas permiten identificar cuándo nuestra flora intestinal no está bien. Por supuesto, por sí solos no son suficientes para realizar un diagnóstico, por lo que es necesario acudir al médico para una evaluación.

Sin embargo, podemos tener en cuenta las siguientes señales:

  1. Lengua blanca.
  2. Estreñimiento.
  3. Diarrea frecuente.
  4. Hinchazón abdominal.
  5. Intolerancias alimentarias.
  6. Síndrome de colon irritable.
  7. Dolor en las articulaciones.
  8. Eructos, gases, flatulencias.
  9. Incremento de las infecciones.
  10. Olor desagradable en las heces.
  11. Problemas digestivos e intestinales.
  12. Dolor abdominal, cólicos y molestias intestinales.

Una vez el médico indique su diagnóstico, será fundamental seguir sus indicaciones. De forma paralela, será necesario mejorar los hábitos de vida, incluso en torno a la dieta.

¿Qué hacer para regenerar y proteger la microbiota intestinal?

La fibra mejora la salud de nuestra flora intestinal

Para que la microbiota intestinal esté en buen estado recomendamos seguir unas sencillas pautas.

  • Consumir alimentos en lugares con buena higiene.
  • Cocer los alimentos de manera adecuada.
  • Lavar los alimentos antes de consumirlos.
  • Seguir una dieta rica en fibra que incluya cereales integrales, verduras y fibra.
  • No abusar del azúcar ni de los carbohidratos refinados.
  • Es recomendable comer lenta y pausadamente, masticando además los alimentos para su buen proceso.
  • Consumir productos como yogur, lactobacilos, probióticos y prebióticos, ya que contienen bacterias vivas. También estimulan el crecimiento de bacterias buenas.
  • Reducir el consumo de grasas animales.
  • Protegerse ante ciertos medicamentos: los antibióticos, por ejemplo, eliminan bacterias de manera indiscriminada.

Factores que dañan la flora intestinal

A continuación compartimos una breve lista con los factores más comunes en el daño de la microbiota intestinal. De esta manera, podrás identificarlos, evitarlos o prevenirlos:

  • Estrés crónico.
  • Tabaquismo.
  • Alcoholismo.
  • Consumo de laxantes.
  • Trastornos digestivos.
  • Consumo de ciertos medicamentos.
  • Alimentación deficiente, rica en grasas saturadas y trans, comida chatarra y azúcares refinados.

¿Qué alimentos son recomendables?

El yogur es un probiótico.

De entre los alimentos más adecuados se encuentran los siguientes:

  • Miel.
  • Queso.
  • Yogur.
  • Avena.
  • Chocolate negro.
  • Leche de cabra.
  • Raíz de jengibre.
  • Proteínas magras.

Es importante señalar que, el hecho de que estos alimentos puedan brindar ciertos beneficios dentro de una dieta equilibrada, nunca deben tomarse como sustituto de comidas, grupos de alimentos o el tratamiento pautado por el médico.

En caso de tener alguna inquietud referente a cómo mantener una dieta equilibrada, consulta con tu médico, ya que el profesional siempre podrá orientarte de la mejor manera.

Conclusión

En conclusión, el intestino humano aloja enorme población de bacterias que regulan el equilibrio con su huésped, por tanto, la dinámica bacteriana influye directamente en el organismo.

En resumen, de la armonía en la flora intestinal depende nuestra salud y bienestar. Por esa razón, ¡cuida tu flora gastrointestinal comiendo de manera saludable!

  • Reig, A. D. L. C., & Anesto, J. (2008). Prebióticos y probióticos, una relación beneficiosa. Revista Cubana Aliment Nutr.
  • Hawrelak, J. A., & Myers, S. P. (2004). The causes of intestinal dysbiosis: A review. Alternative Medicine Review. http://doi.org/10.1016/0965-2299(93)90012-3
  • Eckburg, P. B., Bik, E. M., Bernstein, C. N., Purdom, E., Dethlefsen, L., Sargent, M., … Relman, D. A. (2005). Microbiology: Diversity of the human intestinal microbial flora. Science. https://doi.org/10.1126/science.1110591
  • Holzapfel, W. H., Haberer, P., Snel, J., Schillinger, U., & Huis In’T Veld, J. H. J. (1998). Overview of gut flora and probiotics. International Journal of Food Microbiology. https://doi.org/10.1016/S0168-1605(98)00044-0