12 sorprendentes usos del almidón de maíz o maicena

El almidón de maíz es un elemento que, más allá de su uso en diferentes recetas, también se puede utilizar de muchas otras maneras. ¿Te interesa conocer más sobre sus propiedades? ¡Sigue leyendo!

El almidón de maíz, también conocido en el mercado como maicena, es un producto muy popular que suele ser utilizado para hacer masas, preparar postres o espesar sopas. No obstante, también ofrece ventajas que lo hacen ideal para muchas otras actividades del hogar.

Este ingrediente suele estar presente en la mayoría de las cocinas del mundo. Aunque no se utiliza todos los días, puede servir en cualquier momento para diferentes recetas. Muchas personas limitan el uso de la maicena, pues durante años solo se han popularizado sus beneficios en la gastronomía.

Sin embargo, este producto, que además puede durar tanto tiempo en el hogar, tiene otros usos en las tareas cotidianas de la casa. Con él, podrás ahorrar tiempo y dinero a la hora de llevar a cabo las labores domésticas.

12 usos sorprendentes del almidón

1. Alivia sarpullido en bebés

El almidón de maíz puede servir para tratar esos molestos sarpullidos que se producen en los bebés por el uso de pañales. Para este fin, basta con frotar un poco del producto sobre las zonas íntimas del bebé antes de cambiarle.

2. Manchas de aceite en cuero

Aceite-sésamo

El aceite es un producto que causa manchas muy difíciles de eliminar, en especial cuando la superficie es de cuero. Para decirles adiós a esas molestas manchas, basta con aplicarles un poco de almidón y dejarlo actuar toda la noche. A la mañana siguiente, solo se debe frotar el producto con un cepillo para remover la mancha.

3. Agente espesante

La maicena es un producto ideal para espesar salsas, postres y otras preparaciones. Solo se debe diluir el almidón en un poco de agua o leche e incorporarlo en la receta. También se le puede agregar directamente, pero de esta forma pueden quedar grumos.

4. Cuidado de quemaduras solares

Las quemaduras solares son lesiones de mucho cuidado, ya que pueden dejar cicatrices y causar irritaciones en la piel. Para refrescar las zonas afectadas por los rayos UV, basta con preparar una pasta de almidón de maíz y agua y aplicarla sobre la piel.

Te puede interesar: Remedios naturales para tratar las quemaduras de sol

5. Tratamiento para pieles grasas

el almidón de maíz es bueno para los poros de la piel

Eliminar el exceso de grasa de la piel no es una tarea fácil y requiere de un producto que ayude a controlar la producción de sebo. La maicena posee cualidades ideales para este fin, ya que controla los niveles de oleosidad. Solo se debe aplicar una pequeña cantidad sobre las zonas afectadas y dejarla actuar, al menos, 30 minutos.

6. Manchas de tinta

Las manchas de tinta parecen ser el fin de una prenda o una superficie cualquiera, dado que está compuesta de químicos que son muy difíciles de remover. Una pasta de maicena y leche puede ser la solución para  eliminar este tipo de manchas; solo tenemos que aplicarla en la zona afectada, dejar secar y cepillar para facilitar su remoción.

7. Pie de atleta

El pie de atleta, provocado por hongos, es uno de los problemas que más afecta la dermis de los pies. Hace que se agrieten y produce mucha comezón. Un gran truco: poner un poco de almidón de maíz en los pies y en los zapatos en lugar de talcos químicos.

8. Cabello graso

Cabello-graso

Para absorber el exceso de grasa que se acumula en el cuero cabelludo, basta con aplicarse un poco de almidón de maíz y dejarlo actuar 30 minutos. Para facilitar su aplicación, lo ideal es preparar una pasta de almidón con agua y frotarla por todo el cuero capilar.

9. Limpiador facial

Los jabones de tocador pueden acabar con los aceites naturales de la piel y provocar serios problemas cutáneos. Para evitar este problema, una mezcla de una cucharada de almidón de maíz, una de glicerina y una taza de agua puede ser la mejor alternativa como limpiador facial. Esta mezcla se cocina al baño María, se deja reposar y se utiliza como cualquier otro limpiador.

10. Sudoración excesiva

Lidiar con la sudoración excesiva no es fácil y puede ser muy desagradable, por el mal olor que genera. Para evitar este problema, se recomienda frotar las axilas con un algodón sumergido en alcohol; luego, frotarles un poco de maicena.

Lee también: Remedios naturales para la sudoración excesiva

11. Problemas cutáneos

El almidón de maíz tiene propiedades que ayudan a aliviar la piel cuando presenta irritaciones o enrojecimiento por picaduras de insectos u otros problemas cutáneos. Prepara una mezcla espesa de almidón y agua y aplícala en las zonas afectadas.

12. Limpieza de mascotas

Mantener limpio y brillante el pelo de las mascotas nunca ha sido tan fácil como al utilizar almidón de maíz. Solo se debe espolvorear el producto sobre el pelo del perro o gato y frotar con un cepillo para remover la suciedad.

Como habrás notado, no solamente se trata de soluciones económicas y sencillas, sino que su aplicación apenas toma unos minutos. Saca el almidón de la alacena y aprovéchalo no solo en tus recetas, sino en todas estas tareas que aquí detallamos.