12 trucos para eliminar el polvo de tu hogar

Daniela Echeverri Castro·
16 Julio, 2020
Para remover el polvo, basta con humedecer ligeramente un trapo limpio y comenzar a retirar la suciedad. Ahora bien, existen otras opciones que puedes aplicar fácilmente con elementos de uso común.

Eliminar el polvo el hogar es una labor que debe realizarse, como mínimo, un par de veces a la semana. De lo contrario, la suciedad se acumula y todo comienza a tener un aspecto abandonado y sucio.

El polvo es un conjunto de partículas microscópicas que que flotan en el aire y se depositan sobre los objetos formando una capa de suciedad. Si bien no suele causar graves inconvenientes, en algunos casos puede representar un problema para la salud respiratoria.

Si bien es cierto que con humedecer un poco un paño limpio y pasarlo por la superficie con polvo es suficiente, existen otros elementos a los que se puede recurrir a la hora de limpiar el hogar.

1. Vinagre blanco

Vinagre blanco.

Una solución de vinagre blanco con agua es una de las mejores alternativas para eliminar el polvo y desinfectar. Además, este producto es conocido como un poderoso antibacteriano natural que, tras su aplicación, altera los ambientes que necesitan los gérmenes para proliferarse.

2. Toallitas de bebé

Cuando no hay paños a mano ni tampoco dónde humedecerlos con un poco de agua, las toallitas húmedas de bebé son una buena opción para deshacerse de los residuos de polvo que se quedan atrapados entre las teclas del ordenador, los muebles de madera y otros elementos del hogar.

¡Úsalas para remover las manchas secas y pegajosas!

3. Bicarbonato de sodio

¿Por qué emplear esta solución de limpieza para tus toallas viejas?
Las cualidades que se le atribuyen al bicarbonato de sodio provienen, en su mayoría, de la literatura popular. Se dice que es uno de los mejores agentes naturales de limpieza.

Si agregas una cucharada de bicarbonato de sodio en agua tibia podrás hacer un limpiador ecológico para quitar la suciedad, las manchas y las bacterias. Primero rocíalo con una botella atomizadora y, una vez haya reposado, quita los excesos con un paño de microfibra.

4. Guantes de tela

Unos guantes de tela son idóneos para desempolvar artículos delicados como candelabros, lámparas, objetos de vidrio y otros elementos que usamos para decorar el hogar. De hecho, el polvo se adhiere con más facilidad a este material que a una toalla de limpieza normal.

Los guantes de tela también permiten tomar y limpiar los objetos de tal forma que se reduce el riesgo de que se rompan. Son la contrapartida a los famosos plumeros.

5. Pinceles

¿Se te dificulta quitar el polvo de las esquinas y espacios pequeños? Si es así, toma un pincel de maquillaje o pintura viejo y frótalo para eliminar el polvo y limpiar con mayor facilidad, incluyendo las grietas

6. Calcetines

Medias o calcetines para limpiar.
Fuente: Pinterest

Si atas unos calcetines viejas a un palo largo podrás quitar el polvo que se acumula bajo los muebles de madera, la nevera y otros electrodomésticos. Si los calcetines son de una tela similar a los paños de microfibra, ¡mejor que mejor!

7. Pinzas de cocina

Las pinzas que utilizas en la cocina para agarrar alimentos pueden servirte para eliminar el polvo de las persianas y espacios pequeños de difícil acceso. Para utilizarlas, ten en cuenta las siguientes instrucciones:

  • Primeramente, rodéalas con paños suaves.
  • Después, fíjalas con dos resortes.
  • Por último, frótalas sobre las áreas que desees limpiar.

8. Paño de microfibra

Limpieza con paño de microfibra y detergente.

Un paño de microfibra es la mejor opción para limpiar las pantallas de los televisores y computadoras que emiten gran cantidad de electricidad estática. En cualquier caso, ten en cuenta que estas no se pueden rociar con ningún producto limpiador, por lo que debes aplicarlo primero sobre el paño.

9. Cepillos de dientes

Un cepillo de dientes viejo y que ya no utilizas puede ayudarte a quitar el polvo en espacios reducidos como ventanas, esquinas de muebles o llaves, entre otros. Aunque hay quienes utilizan este objeto para limpiar los bordes internos del váter, por ejemplo.

Es recomendable que antes de destinarlo a la limpieza, lo coloques en un recipiente con lejía y lo desinfectes. De esta manera, luego podrás pasarlo por donde desees, sin temor a dejar los gérmenes de tu boca.

10. Bastoncillos de algodón

¿Tienes bastoncillos de algodón en baño o botiquín? En ese caso, no dudes en darles un uso alternativo como aliado para quitar la mugre de las esquinas y otros lugares de difícil acceso. Con humedecerlos en el producto que consideres (lejía, amoniaco, desengrasante, etc.) puedes acceder a puntos difíciles y eliminar la suciedad.

Los bastoncillos de algodón también son útiles para eliminar el polvo de los pequeños objetos de metal de la casa, sean adornos, dijes, etc.

11. Bicarbonato de sodio y limón

Bicarbonato de sodio y limón.

Prepara una pasta espesa con bicarbonato de sodio y limón para limpiar y abrillantar los raíles de la ducha y otras áreas con moho y suciedad acumulada, difícil de sacar.

12. Limpiador casero para muebles de madera

Los muebles de madera suelen ser los artículos con mayor acumulación de polvo y residuos dentro del hogar.

Dado que su material es más delicado y tiende a ponerse opaco, recomendamos un limpiador especial para desinfectarlo y dejarlo impecable.

Ingredientes

  • 1 botella con espray.
  • Aceite de oliva (16 g).
  • Aceite esencial de limón (3 g).
  • 1 ¼ taza de agua (312 ml).
  • ¼ taza de vinagre blanco (62 ml).

Procedimiento

  • En primer lugar, agrega el aceite de oliva en un recipiente y mézclalo con la cucharadita de aceite esencial de limón y el vinagre blanco.
  • Después, remueve todo durante unos segundos, agrégalo en la botella de espray junto con el agua y procede a utilizarlo.
  • Rocía la cantidad que consideres necesaria. No olvides esperar un par de minutos y luego pasa un paño de microfibra para remover la suciedad.
  • Repite el mismo proceso si notas que los muebles continúan sucios.

¿Conocías estas formas de limpieza? Deja de complicarte en tus labores y no dudes en tenerlos en cuenta la próxima vez.

  • Organización Mundial de la Salud. (2012). Higiene de las manos: ¿por qué, cómo, cuándo? OMS.
  • Limpieza, P. D. E. (2012). Limpieza y desinfección Cap.7. Instituto Nacional de Aprendizaje. https://doi.org/10.1016/B978-84-458-1898-5.50007-9
  • Organización Panamericana de la Salud. (2008). Manual de esterilización para centros de salud. Manual de esterilización para centros de salud.
  • Agency for Toxic Substances and Disease Registry. (2012). Resumen de Salud Pública. Cromo. División de Toxicología y Ciencias de La Salud.