Deshidratación, efectos de la falta de agua en el cuerpo

La deshidratación produce alteraciones que afectan el funcionamiento del cuerpo. Reconoce los síntomas, los efectos y cómo evitarla.

La deshidratación es un problema de salud serio, potencialmente mortal si no se trata a tiempo.

Habitualmente se cree que la deshidratación se produce porque se bebe poca agua. Sin embargo, esa es solo una parte del problema.

En realidad, la deshidratación es un balance negativo, donde la cantidad de agua que se elimina del cuerpo es superior a la cantidad que se consume.

Pérdida y consumo de agua

La cantidad de agua en el cuerpo humano puede variar desde el 50 al 75% según la etapa de la vida.

En los bebés y niños hasta el 78% del cuerpo es agua. En los adultos ese porcentaje varía entre el 50 y el 65%, mientras que en los adultos mayores o ancianos puede ser inferior al 50%.

Si el cuerpo no mantiene esos niveles de agua estables, no puede funcionar correctamente.

La recomendación es consumir al menos 2,5 litros de bebidas por día (aproximadamente 10 vasos). Pero, en el embarazo, la lactancia y en personas mayores, el mínimo aconsejado debería ser de 3 litros pordía (12 vasos).

Lee también 8 alimentos que ayudan a la hidratación

Funciones del agua en el cuerpo

Para entender las consecuencias de la falta de agua, es fundamental conocer las funciones y la importancia del agua para el cuerpo humano.

  • Es vital para la estructura y función de cada célula.
  • Regula la temperatura interna del cuerpo mediante la transpiración y la respiración.
  • Los carbohidratos y proteínas son metabolizados y transportados por el agua en la sangre
  • Ayuda a eliminar los desechos principalmente a través de la orina
  • Actúa como un amortiguador para el cerebro, la médula espinal y el feto dentro del vientre
  • Forma la saliva
  • Lubrica las articulaciones

Efectos de la deshidratación en el cuerpo

A continuación, compartimos algunos de los problemas causados por la deshidratación.

Fatiga

La falta de agua en el cuerpo afecta el metabolismo, es decir las reacciones metabólicas que le permiten funcionar.

Entre esas funciones se encuentra la producción de energía. Cuando nuestro cuerpo se deshidrata, se reduce la producción de energía y aparece la fatiga.

La fatiga nos hace sentir bajos de energías y cansados la mayor parte del tiempo.

Leer más 5 plantas medicinales contra la fatiga crónica

Envejecimiento prematuro

Envejecimiento prematuro

Beber suficiente agua todos los días le ayuda al organismo a combatir los radicales libres y a prevenir el envejecimiento prematuro de los órganos, como la piel.

Exceso de peso y obesidad

Aunque el agua por sí sola no puede quemar grasas, cumple un papel muy importante en las dietas para perder kilos.

El consumo de agua estimula la eliminación de toxinas y desechos, proporciona sensación de saciedad y es clave para mantener el ritmo del metabolismo.

Circulación de la sangre y presión arterial

Deshidratacion y circulacion sanguinea

El sistema circulatorio necesita agua para funcionar correctamente. De hecho, la sangre está compuesta en su mayor parte por agua.

La deshidratación severa puede ocasionar un desequilibrio entre los electrolitos básicos como el sodio y el potasio, cuya deficiencia puede causar trastornos cardiovasculares.

La deficiencia en la circulación no solo afectaría el transporte de nutrientes y de oxígeno, sino que también afectaría la capacidad de la sangre para transportar los desechos fuera del cuerpo.

Alteraciones digestivas

Digestion y deshidratación

La falta de agua en el organismo hace que disminuya la secreción de jugos digestivos y esto provoca serios problemas estomacales, como la gastritis y las úlceras.

Además, cuando hay deshidratación, el cuerpo no contiene líquido suficiente para eliminar los desechos y aparecen problemas de estreñimiento.

Problemas respiratorios

Las mucosas que recubren interiormente al sistema respiratorio son ligeramente húmedas y, de este modo, atrapan y protegen contra agentes contaminantes del aire que pueden causar problemas respiratorios.

La deshidratación podría influir en el desarrollo de enfermedades respiratorias.

Infecciones urinarias

Las funciones renales y de todo el sistema urinario dependen mucho de la cantidad de agua ingerida al día.

De hecho, una de los síntomas de deshidratación es el color de la orina. Cuanto más oscura es la orina mayor es la falta de agua.

Una persona deshidratada elimina orina más concentrada, es decir con menos agua. Por eso, su color es más oscuro.

La deshidratación puede ayudar al desarrollo de infecciones urinarias como la cistitis.

Daño cerebral

La deshidratación moderada provoca dificultad de discriminación y pérdida de memoria.

Una deshidratación más severa provoca alteraciones del sistema nervioso central e incluye síntomas como  alteración del estado mental, debilidad, excitabilidad neuromuscular, déficit neurológico.

Recuerda que no siempre existe un indicador temprano de la necesidad de agua del organismo. Muchas personas no sienten sed hasta que están deshidratadas. Por eso es importante aumentar la ingesta de agua cuando hace calor o estás enfermo y, por supuesto, al hacer actividad física o al estar al sol.