14 alimentos que nunca deberían faltar en tu nevera

Abres la nevera y te das cuenta de que solo queda medio tomate y un limón. ¿Qué hago ahora de cenar? Para que esto no te ocurra, es preciso que realices una compra un poco más consciente y organizada. Pero, más allá de ello, presta atención al siguiente artículo, donde conocerás un listado fantástico con los alimentos que nunca deberían faltar en tu nevera.

¿Qué cosas tendría que haber siempre en tu nevera?

Si estás por ir al mercado, aprovecha a hacer la lista de la compra usando como base estas sugerencias:

Limón

Justo lo único que te quedaba la última vez que abriste la nevera. Este cítrico aporta sus propiedades pero también su sabor a muchos platillos. Y si tienes sed, una buena limonada con agua, azúcar y hielo no viene para nada mal. En la comida lo puedes usar con pescado, marinados, fritos y ensaladas. Un componente perfecto para dejar de lado la sal.

Cilantro

Es de la misma familia que el perejil, así que puedes utilizar el que te sea más fácil de encontrar. Esta especia, muy usada para salsas, guisos y pollo, le aportará un excelente sabor a tus platillos de vegetales y carnes. Es mejor siempre tenerlo fresco y cortarlo justo antes de usarlo.

cilantro

Mayonesa

Puede ser comprada o casera. En este último caso, recuerda que no se mantiene por muchos días. La mayonesa tiene mucha vitamina E y además se utiliza en miles de recetas, desde un sándwich a un trozo de carne, pasando por una ensalada de patata y huevo a una porción de pavo. Permite aliñar diversos alimentos.

Mostaza

Otro de los condimentos que no pueden faltar en tu nevera y que puedes preparar tú mismo (con los granitos) o comprar hecha. Algunas marcas la ofrecen combinada con diferentes hierbas. Es perfecta para aliñar ensaladas verdes, sándwiches, vegetales, carnes rojas, embutidos y fiambres.

Mantequilla

La base de muchas recetas con harina y, en algunos casos, para untar en una tostada en el desayuno o cuando llegas del trabajo y quieres atacar lo primero que aparece ante tus ojos. La mantequilla es tan versátil que se puede usar tanto en platillos dulces como salados, cruda o cocida, fría o caliente.

mantequilla madlyinlovewithlife

Queso

Existen muchos tipos de queso, por lo tanto, tendrás que elegir los que más gustan en tu casa. El queso blanco, por ejemplo, se puede usar para snacks o tartas. El queso mozzarella para las pizzas, el queso cremoso para rellenar tartas. También hay quesos que se usan para postres, como pueden ser el mascarpone o la ricotta. El queso para rallar le da mucho sabor a las comidas como, por ejemplo, sopas, guisos, pastas.

Huevos

Te sacan de cualquier apuro. Unos huevos cocidos con sal y orégano te quita el hambre hasta que vuelves del mercado. También se pueden usar para hacer pasteles, masas, postres… Si quieres los puedes fritar, comer cocidos, batidos o combinar con muchos ingredientes más.

Frutas de piel dura

Plátanos, manzanas y aguacates se encuentran en este grupo. Lo bueno es que se conservan varios días en la nevera y te quitan el hambre. Se pueden consumir crudos y son perfectos para saciar nuestro apetito hasta la hora de la cena. Además, son una alternativa saludable para los niños.

manzanas

Patatas

Algunas personas colocan este alimento de origen americano en la nevera para que se conserve mejor. Las abuelas dicen que nunca puede faltar en una casa. Si tuviéramos que elegir un alimento que te saca de más de un apuro, las patatas se ganarían el premio mayor. Puedes hacer un puré, una tortilla, unas patatas fritas, una ensalada con patata y huevo (otro de los imprescindibles, según mi abuela), a la crema o con pulpo, aceite de oliva y pimentón.

Cebolla y ajo

Si bien por si solos la cebolla y el ajo no tienen muchas aplicaciones más allá de la ensalada, te pueden ayudar a darle más sabor a cualquier comida. El más insulso plato de pastas con aceite se convierte en un platillo gourmet gracias a estos dos elementos. Y ni que hablar si nos ponemos a enumerar todos los beneficios que aportan a la salud.

Jamón

Junto al queso pueden hacer el sándwich más rico de la historia. Un poco de jamón serrano en la merienda puede ser un manjar de los dioses. Si lo cortas en cubitos y lo salteas con aceite de oliva y un poco de pan tostado, podrás comer algo rico y sano antes de la hora de la cena.

empanada jamon queso

Lácteos

Ya hemos hablado de la mantequilla y de los quesos. Pero no hay que olvidarse de la leche y el yogur. Son alimentos muy completos y que se pueden consumir solos (según gustos). En el caso de la leche, tiene utilidades tanto en los platillos dulces como salados. O para un delicioso café con leche en las mañanas. Se recomienda almacenarlos en botellas de vidrio para que mantengan su sabor. Presta igualmente atención a la fecha de caducidad.

Crema o nata

Otro lácteo con el que podemos hacer un párrafo aparte. La crema agria, nata o crema de leche se puede usar en diversas preparaciones, según el caso, dulces o saladas. Volviendo al ejemplo del plato de pastas, prueba comerlas con un poco de crema por encima: no te arrepentirás.

Zanahorias

Lo bueno de este vegetal es que se puede mantener durante algunos días en la nevera. Un tip para que te duren más es dejarlas en la bolsa de plástico de la compra, en el cajón de los vegetales. La puedes comer tanto cruda como cocida y te sacará de varios apuros. Rallada, cortada en cubitos o como relleno, las zanahorias son deliciosas.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar