5 fórmulas antiojeras caseras. ¡Te encantarán!

A pesar de que las ojeras son uno de los motivos por los que muchos visitan al médico, científicamente no se ha determinado una causa específica.

¿Las ojeras se han vuelto un accesorio en tu rostro? Es terrible cuando debajo de los ojos se pigmenta en tono oscuro.

 Las ojeras se producen por un exceso de melanina y dilatación en los capilares.

La piel de los párpados es fina y delgada, por lo que es la zona que se ve más afectada.

Esto se acentúa aún más con el paso de los años, porque se pierde elasticidad y se acumulan grasas, que comúnmente se conocen como bolsas.

Las ojeras se pueden producir por cientos de factores.

Posibles causas

  • Por herencia
  • Envejecimiento
  • Retención de líquidos
  • Alteraciones hormonales
  • Dermatitis
  • Inflamación
  • Estrés
  • Pérdida de peso
  • Exposición solar

Por ello es muy importante acudir con un especialista para saber la razón de su aparición y poder combatir el problema.

Si se trata de algo meramente estético, entonces lo único que tienes que hacer es seguir estas recetas antiojeras. Empecemos.

1. Tomate y limón

Tomate y limón

¿Por qué tomate? Este fruto contiene vitaminas A y C. Por lo tanto, mejora la elasticidad y luminosidad en la piel.

  • Además tiene minerales (cobre, potasio, sodio, magnesio, calcio, hierro), que ayudan a hidratar la zona.
  • En el momento que el tomate hace contacto con el rostro, el pH modera sus niveles y, por ende, elimina las impurezas.

Entre tanto el limón es un antioxidante capaz de erradicar manchas, pecas y reducir el exceso de grasa.

Ingredientes

  • 1 cucharada de jugo de tomate (10 ml)
  • ½ cucharada de zumo de limón (5 ml)
  • 1 cucharada de harina (10 g)

Preparación

  • Combina la cucharada de tomate con el jugo de limón.
  • A continuación, agrega la harina y mezcla durante un minuto.
  • Una vez obtengas una pasta suave, aplica en el área de las ojeras con las yemas de los dedos dando masajes circulares.
  • Deja que actúe durante 10 minutos y enjuaga con agua fría.

Lee también: Ojeras, mal aliento y vientre hinchado: ¿Qué lo causa? 

2. Papa y pepino

Olvida esas cremas carísimas, la solución para mantener un cutis suave está en tu alacena.

  • La papa contiene vitaminas, minerales, ácidos y enzimas que se encargan de hidratar y desinflamar tu rostro.
  • El pepino, por su parte, está compuesto de un 90% de agua, lo que mantiene a la piel fresca y limpia. Además, también contiene vitamina A y C que regeneran y otorgan elasticidad.

Ingredientes

  • 1 pepino
  • 1 papa

Utensilios

  • Rallador
  • Gasa
  • Pinza

Preparación

  • Para empezar, pela y ralla el pepino y la papa.
  • En un recipiente aparte, coloca la gasa hasta el fondo. 
  • Mezcla ambas ralladuras y ponlas sobre la gasa para evitar que escurran.
  • Con ayuda de la pinza envuelve la mezcla en la gasa.
  • Una vez más, ayúdate de las pinzas y presiona la mezcla suavemente en el área de las ojeras.
  • Mantén durante 5 minutos y repite con el otro lado.
  • Para concluir. enjuaga con abundante agua.

3. Huevo y glicerina

Huevo y glicerina

Esta vez solo vamos a utilizar la clara de huevo que es rica en vitaminas.

  • Esta es humectante, pero no contiene grasas, lo que provoca un efecto lifting de manera natural.
  • Además, tiene la capacidad de reducir el acné, puntos y espinillas.

Por su parte la glicerina es uno de los productos favoritos de la industria cosmética, gracias a que contiene aceites vegetales que hidratan y mejoran el aspecto del rostro.

Ingredientes

  • 1 clara de huevo 
  • 1 cucharada de glicerina (10 g)

Preparación

  • En primer lugar separa la clara de huevo y bátela a punto de nieve.
  • Después, añade la cucharada de glicerina y mezcla durante 1 minuto.
  • Una vez que tengas la mascarilla, aplícala en el contorno de los ojos.
  • Espera unos minutos hasta que se seque y retira con agua tibia.

Te recomendamos: Los beneficios de la clara de huevo para la piel 

4. Miel

Uno de los ingredientes que se ha utilizado desde hace varias generaciones para el cuidado de la piel, sin duda, es la miel.

Sus propiedades nutritivas, regeneradoras, antiinflamatorias y exfoliantes son capaces de recuperar el buen estado de las células de la piel.

Ingredientes

  • ¼ taza de agua tibia (62 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Utensilios

  • Algodón

Preparación

  • Lo primero que tienes que hacer es diluir la cucharada de miel en el agua.
  • Después, bate hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Con ayuda del algodón aplica compresas en los ojos durante 10 minutos.
  • Para terminar, enjuaga con agua fría.

5. Hielo

Hielo

Si de plano quieres una solución fácil, económica y eficiente, entonces el hielo es el indicado. 

Permite que la piel se hidrate, tonifique y recupere la elasticidad.

  • Lo único que tienes que hacer es colocar hielo en la zona afectada (puedes poner una gasa o bolsa para que la temperatura alta no queme la piel).
  • Mantén presionando el contorno de los ojos durante unos minutos y retira. Esto mejorará la circulación sanguínea. 

¡Decirle adiós a las ojeras no es tan complicado!