15 objetos personales que no debes compartir jamás

Aunque nos parezca que compartir determinados objetos no tiene por qué ser peligroso, lo cierto es que algunos entrañan muchos más riesgos de los que pensamos

Estamos tan acostumbrados a ser generosos con nuestra familia o amistades más cercanas que no tenemos problema en compartir algunos de nuestros productos y objetos de uso personal.

Como consideramos que estos elementos son “inofensivos”, no vemos razones para no prestarlos a quienes los necesitan en un momento dado.

No obstante, existen algunos riesgos que deberíamos tener en cuenta ya que, aunque no lo notemos, en estos se acumulan patógenos que pueden transmitir infecciones.

Hay quienes no tienen muy claro cuáles son esas herramientas que no se deben prestar y por qué es necesario tomar tal medida.

Por esta razón, hemos recopilado los 15 más comunes y sus respectivos riesgos.

¡No te lo pierdas!

Objetos que no debes compartir jamás

1. Pastillas de jabón

Jabón en barra

El jabón en barra de uso corporal suele quedar cubierto con microorganismos propios de la piel, que pueden dar origen a infecciones o enfermedades.

No sabemos si la otra persona pueda tener hongos, una infección viral o trastornos similares.

2. Toallas

Estas prendas suelen permanecer húmedas tras utilizarse y esto les permite tener un ambiente propicio para el crecimiento de gérmenes y levaduras.

No sólo se debe evitar su préstamo sino que, además, se han de lavar y desinfectar mínimo cada dos semanas.

Ver también: Un truco eficaz que dejará tus toallas viejas como nuevas

3. Desodorante

Desodorante

Los desodorantes o antitranspirantes en roll-on no deben compartirse porque hacen contacto directo con las axilas y van acumulando bacterias.

Los que vienen en spray o que no implican contacto con la piel pueden prestarse sin temor alguno.

4. Cepillo de dientes

Algunas parejas tienen la costumbre de compartir su cepillo de dientes. El problema es que estos acumulan millones de microorganismos bucales entre sus pequeñas cerdas.

Es imprescindible tener uno para uso persona y, adicionalmente, darles una desinfección regular con vinagre o agua oxigenada.

5. Pinzas para depilar

Pinzas de depilar

Esta herramienta que se utiliza para darle forma a las cejas puede ocasionar el contagio de alguna enfermedad al arrancar el vello de la piel.

No obstante, si se desinfectan antes y después de cada uso no tiene por qué existir ese riesgo.

6. Bálsamos labiales

En los bálsamos labiales van quedando pequeñas partículas de piel muerta, impurezas y bacterias que pueden transmitirse con facilidad.

Compartirlo con otras personas incrementa el riesgo de desarrollar herpes labial.

7. Máquinas de afeitar

Afeitar las piernas

Las máquinas de afeitar cumplen la función de remover el vello y las células muertas que se acumulan en ciertas zonas del cuerpo.

La razón por la que no se deben prestar es porque acumulan bacterias y hongos que pueden transmitir infecciones cutáneas.

Además, en caso de corte puede ocasionar una enfermedad de transmisión sanguínea.

8. Los auriculares

En estos dispositivos suelen crecer varios microorganismos que se acumulan en el cerumen del oído.

El estafilococo y los estreptococos son bacterias que, por lo general, habitan en estos elementos y, al prestarlos, puede originar infecciones e inflamación.

9. Los zapatos

zapatillas

El calzado, en especial el que tiene poca ventilación, es una fuente común de levaduras y bacterias que provocan infecciones en los pies y las uñas.

El que varias personas utilicen los mismos zapatos aumenta de forma considerable el riesgo de estas enfermedades.

10. Piedra pómez

La piedra pómez es un artículo de higiene personal que impide el crecimiento de las bacterias que se alimentan de la piel muerta.

Su uso suele ayudar a ablandar la piel para eliminar las callosidades. Sin embargo, si la comparten varias personas incrementan las probabilidades de padecer verrugas y hongos en los pies.

11. Cortauñas

Consejos-para-no-morderse-las-uñas

A pesar de que a simple vista no se nota, los dedos y uñas ocultan una gran cantidad de bacterias, hongos y virus que pueden originar infecciones.

Al compartir esta herramienta de manicura y pedicura se pueden desarrollar enfermedades fúngicas y VPH (verrugas).

12. Esponja de baño

Este artículo tan relajante y útil para la piel suele está húmedo la mayor parte del tiempo, lo que indica que tiene un ambiente adecuado para la proliferación de hongos y bacterias.

Para no correr el riesgo de infección, lo mejor es utilizar una propia.

13. Pendientes

Aretes

Los pendientes o aretes pueden contagiar enfermedades sanguíneas o infecciones. Por fortuna, si se desinfectan bien antes de su uso no acarrean riesgo alguno.

14. Trajes de baño

Tal y como ocurre con la ropa interior, los trajes de baño se deben considerar una prenda íntima y de uso individual.

Las bacterias y los microorganismos en la piel, al igual que los flujos que segregamos, son portadores de bacterias que pueden originar infecciones.

15. Maquillaje, brochas y delineadores

Maquillaje

Todos los productos cosméticos, así como sus herramientas de aplicación, no deben compartirse nunca porque hacen contacto con la piel.

El permitir que otros los usen aumenta el riesgo de sufrir acné, hongos y reacciones alérgicas.

¿Sueles compartir algunos de estos elementos? Ahora que sabes cuáles son los riesgos, trata de darles un uso exclusivo.

  • Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). INFECCIÓN. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/Infecci%C3%B3n].
  • Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). PIE DE ATLETA. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/Pie_de_atleta].
  • Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). BACTERIAS. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/Bacteria].