15 remedios para depurar metales pesados del hígado - Mejor con Salud

15 remedios para depurar metales pesados del hígado

Nuestro organismo almacena plomo procedente del agua que consumimos del grifo, ya que está contaminada con el metal de de las tuberías.

Metales pesados. ¿Por qué es tan importante eliminarlos de nuestro cuerpo? Porque son toxinas, elementos nocivos que dañan nuestras células y nos enferman. Muchas de ellas acaban almacenándose en nuestro hígado y, a largo plazo, ocasionan problemas de salud bastante graves.

Es importante entonces saber de qué modo podemos depurar adecuadamente nuestro hígado, para eliminar todos esos metales pesados capaces de dañar no solo este  órgano. También el cerebro, los riñones, los intestinos y el sistema inmunológico pueden verse afectados. Así que, ¿y si empezamos hoy mismo a poner en práctica estos sencillos consejos?

1. La importancia de depurar los metales pesados de nuestro organismo

beber_agua

Debes saber que estos metales pesados se clasifican en orgánicos e inorgánicos. Los primeros tienen su origen en los medicamentos que, de vez en cuando, nos vemos obligados a tomar. Pero cuidado, también se incluyen en esta categoría otros elementos nocivos como el alcohol o el tabaco. Son hábitos que debemos evitar por el bien de nuestra salud.

¿Y cuáles son los metales de origen inorgánico? Las llamadas toxinas inorgánicas son esas que recibimos a través de los alimentos y, también, a través de la contaminación. En ocasiones, el hecho de trabajar en industrias químicas o donde se manipulan precisamente metales pesados hace que nuestra salud se resienta.

Tarde o temprano acabamos enfermando a causa de no poder eliminar correctamente esas toxinas almacenadas en nuestro cuerpo. ¿Y sabes donde se quedan estos metales pesados? En el sistema linfático y, sobre todo, en el hígado. Es un riesgo.

2. ¿Cuáles son los metales pesados más comunes que solemos almacenar?

metales

Estamos seguros de que este dato te va a sorprender. En ocasiones, por mucho que nos esforcemos en mantener una vida saludable, acabamos recibiendo toxinas de los medios más comunes. La contaminación urbana, el agua que bebemos o los químicos de muchos alimentos son fuentes habituales que nos pueden enfermar. Te damos a continuación una pequeña lista ilustrativa:

  • Arsénico: Es la sustancia más nociva para el organismo. ¿Sabes dónde se puede encontrar en muchas ocasiones? En el agua de los grifos. El problema tiene su origen en el uso en pesticidas y la filtración natural. Un problema serio. Las otras fuentes de contaminación nos llegarían por trabajar en entornos con este tipo de sustancia.
  • Plomo: Lo solemos obtener a través de las tuberías del agua. También mediante pesticidas presentes en algunos alimentos como pueden ser los vegetales.
  • Mercurio: ¿Sabes de qué modo obtenemos mercurio? A través de mariscos y pescados contaminados.
  • Cadmio: El cadmio está presente en muchos fertilizantes agrícolas. Sin darnos cuenta, diariamente acabamos consumiendo numerosas frutas y verduras que incluyen este metal pesado tan nocivo. Aunque no te preocupe, ya que por lo general las cantidades son mínimas, a largo plazo pueden ser peligrosas. De ahí la importancia de saber depurar nuestro organismo.

15 remedios para depurar nuestro hígado de metales pesados

La-clorofila-ideal-para-tu-organismo

1. Empezaremos el día tomando un ajo en ayunas. Para ello, no tienes más que coger un ajo pelado y limpio y partirlo en tres trocitos para comerlo en compañía de un vaso de agua. No te preocupes por el mal aliento. Luego puedes tomarte un jugo de limón y desparecerá. También tienes la opción del chicle de xilitol para eliminar el olor del ajo en la boca. No lo dudes, empezar el día tomando un ajo en ayunas es un medio excelente para ir depurando metales pesados del hígado.
2. El diente de león: ¿Qué tal si nos hacemos una saludable infusión de diente de león después de nuestro almuerzo? Es una de las mejores plantas para depurar el cuerpo.
3. Agua de alcachofas: Este remedio lo utilizaremos dos días por semana. Para ello, coge dos alcachofas y cuécelas en un litro de agua. Cuando ya estén blanditas, separa el agua de los vegetales. Esta infusión es la que tomaremos a lo largo del día. ¡Maravillosa! Como sugerencia, si le añades el jugo de un limón, será aún más beneficiosa.
4. Alga clorela (Chlorella pyrenoidosa): Es magnífica para depurar el organismo de metales pesados. ¿Dónde encontrarla? En tiendas naturales o de alimentación especializada.
5. Clorofila: La clorofila también puedes encontrarla fácilmente en tiendas naturales. Es un recurso natural excelente para cuidar del hígado, para desintoxicar y fortalecer el sistema inmunológico.
6. El cilantro: No lo olvides, a partir de ahora incluye unas hojitas de cilantro en tus ensaladas y sopas. ¿Por qué razón? Porque cuida de nuestro sistema inmune y ayuda a eliminar el mercurio, el aluminio y el plomo del cuerpo.
7. Jugo de pomelo con naranja: Excelente combinación de vitamina C que nos depurará por dentro. Podemos tomar este jugo todas las mañanas. Te encantará.
8. La avena: Otra opción estupenda para los desayunos. La avena es rica en cinc y selenio, dos minerales que cuidan de nuestro sistema inmune y que nos permiten depurar metales pesados.
9. El arroz integral: Otro cereal rico en cinc que cuidará mucho de tu salud. Es sabroso y un aliado estupendo para depurar.
10. Los melocotones: Esta fruta jugosa y de sabor tentador dispone de todo un tesoro natural de vitaminas y minerales, perfectos para eliminar metales pesados.
11. El brócoli: Debes saber que el brócoli es uno de los mejores vegetales para depurar nuestro hígado. Es necesario que, a la hora de comprarlos, sepamos que han sido cultivados sin pesticidas.
12. Espinaca cruda: Las espinacas son muy ricas en clorofila. Si las tomamos crudas nos beneficiaremos más aún de sus propiedades.
13. Nueces de Brasil (Bertholletia excelsa): ¡Son deliciosas! Y además, son ricas en cinc y selenio, ideales para eliminar los metales pesados.
14. La cebolla: ¿Has comido cebolla hoy? ¿La has añadido a tus ensaladas? Recuerda que son ricas en azufre, un aliado fabuloso para neutralizar metales pesados como el aluminio.