15 tips para adelgazar más allá de las dietas

24 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Carlos Fabián Avila
Llevar una dieta saludable es esencial para perder peso; pero seguir algunos trucos y consejos también te ayudará en esta nueva etapa de adelgazamiento.

Cuando se quiere llegar a un peso en concreto, procuramos hacer todo lo que está en nuestras manos para conseguirlo: consultamos con el médico, comenzamos a mejorar nuestros hábitos alimenticios, adoptamos un ritmo de vida más activo y, en general, procuramos tomar mejores decisiones con respecto a nuestra salud. Ahora bien, ¿cómo adelgazar más allá de las dietas puntuales y cómo mantener luego ese peso?

A continuación te compartiremos 15 consejos para que puedas llegar a tu meta y, además, mantenerte sano. ¡Sigue leyendo para saber más!

Consejos para adelgazar más allá de las dietas

Las dietas de adelgazamiento suelen ser planes de alimentación para un periodo de tiempo determinado. No están planteadas para seguirse de manera permanente, esto quiere decir que no es necesario mantenerlas más allá de lo establecido.

Sin embargo, existen modelos de alimentación saludables que sí pueden mantenerse en el tiempo, ya que suelen brindar diversas ventajas y no solo la pérdida de peso. Algunos ejemplos son la dieta mediterránea y el plato de Harvard.

1. Beber agua con frecuencia

Los expertos en salud y nutrición recomiendan beber suficiente cantidad de agua al día en función de la sed y aclaran que la idea de los dos litros de agua no es más que un mito.

Especialmente antes de las comidas, beber una buena cantidad de agua nos permitirá acelerar el metabolismo durante un periodo de entre una y una hora y media. Además, nos permitirá mantener una correcta hidratación.

2. Comer huevos en el desayuno

Incluir los huevos en el desayuno y sustituir con ellos la ingesta de cereales o galletas con un alto contenido en azúcar nos permitirá aumentar la sensación de saciedad durante las siguientes horas.

Además, nos aportará una buena cantidad de proteínas, cuyas buenas propiedades contribuirán a una pérdida de peso más eficaz.

Desayuno con huevos.

3. Beber café negro

Muchas veces se ha hablado mal del café en lo que se refiere a su inclusión en una alimentación sana. Sin embargo, este producto está repleto de antioxidantes. Con estos nutrientes podremos acelerar nuestro metabolismo, con su consecuente mayor eliminación de grasas.

4. Beber té verde

El té verde contiene pequeñas cantidades de cafeína, pero también incluye poderosos antioxidantes llamados catequinas, los cuales trabajan en sinergia con la cafeína para mejorar el efecto de quema de grasas. 

Descubre: Propiedades del té verde, una bebida muy popular

5. Cocinar con grasas saludables

Las grasas son esenciales en la dieta. Eliminarlas por completo no ayuda a bajar de peso, sino a poner en riesgo la salud. Por ello, los expertos en salud recomiendan no solo reducir la cantidad de grasas perjudiciales, sino sustituir algunas de ellas por grasas saludables, como el aceite de oliva, por ejemplo.

6. Consumir menos azúcares añadidos

Si se quiere perder peso, es necesario reducir el consumo de azúcar añadido. Por ello, hay que asegurarse de leer bien las etiquetas de los alimentos, ya que muchos productos supuestamente saludables a veces están llenos de azúcar.

Por otra parte, es recomendable aprender a disfrutar del dulzor natural de los alimentos. Por ejemplo, no hace falta agregarle dos cucharadas de azúcar al colacao de la mañana, ni una ni media. El colacao ya tiene suficiente azúcar de por sí. Lo mismo ocurre con muchas otras bebidas y alimentos, desde el café hasta diversas preparaciones.

7. Consumir menos carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados, usualmente, son azúcares o granos que han sido despojados de sus partes fibrosas y nutritivas. Este tipo de carbohidratos eleva el nivel de azúcar en sangre, con una consecuente sensación de hambre a modo de antojos.

Leer también: 6 consecuencias que puedes sufrir por comer harinas refinadas

8. Utilizar platos más pequeños

Hay quienes consideran que utilizar platos más pequeños para comer suele derivar automáticamente en una menor ingesta de alimentos. Esto supone un mejor control de las cantidades de comida y, supuestamente, un menor consumo de calorías.

Si bien hay personas que hacen la prueba y el truco les resulta. No en todos los casos se puede aplicar la misma estrategia y tener éxito, por lo que es necesario apoyarse en otras estrategias para tomar buenas decisiones. No solo buscar platos pequeños.

Ensalada en plato pequeño.

9. Contar con más alimentos saludables a mano

En muchas ocasiones, cuando sentimos hambre entre horas, recurrimos a lo primero que tengamos a mano. De esta manera, solemos saciar el apetito repentino con comestibles y bebidas poco saludables, ricos en azúcar, sodio y calorías vacías. 

Sin embargo, contar con frutas frescas, semillas, frutos secos o barritas de cereales no azucaradas ni fritas para comer a media mañana o a media tarde nos permitirá reducir este consumo excesivo de calorías y adelgazar más allá de las dietas.

Para aprender a controlar la ansiedad por comer, hay que empezar por lo básico: tener una despensa y un refrigerador con alimentos sanos, que no den pie a tomar malas decisiones.

10. Cepillarse los dientes justo después de cenar

Es muy recomendable cepillarse los dientes justo después de cenar, ya que prevendrá la tentación de tomar algún alimento más y nos ayudará a controlar el apetito y la sensación de saciedad.

11. Aumentar el uso de especias en los platos

Algunas especias, como la pimienta de Cayena, contiene componentes que nos permiten acelerar nuestro metabolismo. Por otro lado, el potente sabor de muchas especias hace que nos sintamos más llenos con una cantidad menor de comida.

12. Levantar pesas para adelgazar más allá de las dietas

Uno de los efectos colaterales malos de hacer dieta es que tiende a favorecer la pérdida de músculo y la desaceleración del metabolismo.

La mejor manera de prevenir esto es realizar alguna clase de ejercicio de hipertrofia, como levantar pesas. Esto puede mantener el metabolismo acelerado y evitar la pérdida de masa muscular.

Hay que tener en cuenta que la hipertrofia muscular se puede lograr mediante un entrenamiento de pesas en el gimnasio. Sin embargo, es necesario descomponer y desafiar de forma constante los músculos para ver su crecimiento.

También es aconsejable consumir o beber una fuente de proteína dentro de los primeros 30 minutos de un entrenamiento.

13. Masticar más lento

A menudo, lleva un tiempo que el cerebro registre que ya se ha comido lo suficiente. Por ello, acostumbrarse a masticar más lento ayuda a consumir menos calorías al hacer que nuestro cerebro alcance antes la sensación de saciedad.

Masticar más lento para adelgazar.

14. No beber productos altos en calorías

Para reducir en buena medida el consumo innecesario de calorías, lo más recomendable es evitar los productos como los refrescos, los zumos, las aguas saborizadas y demás bebidas industriales. Estas bebidas son poco recomendables para la salud, debido a su alto contenido en calorías y sus escasas propiedades nutricionales beneficiosas.

15. Consumir más proteínas

Un consumo alto de proteínas, especialmente por las mañanas, favorece que nuestro metabolismo se acelere durante las horas siguientes. Esto nos ayudará a quemar más calorías con nuestro metabolismo basal y conseguirás adelgazar más allá de las dietas.

Nota final

Si tienes dudas acerca de qué puedes hacer para mantener un peso saludable, más allá de las dietas, consulta con tu médico. El profesional te indicará qué es lo mejor para ti en función de las necesidades de tu organismo.