16 Mitos sobre bajar de peso

Yamila Papa Pintor · 17 octubre, 2014
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 9 abril, 2019
Si no combinamos el deporte o la actividad física con una alimentación saludable, no lograremos bajar de peso solamente por pasar horas en el gimnasio.

Existen muchos prejuicios y preconceptos con relación a un tema tan importante como es adelgazar. Y no solo en lo que se refiere a lo estético, sino también a la salud. Por ello, vale la pena echar un vistazo al siguiente artículo, en el que podrás conocer algunos de los mitos sobre bajar de peso más difundidos, y por supuesto, su explicación correspondiente.

16 Mitos y verdades sobre bajar de peso

Si tu objetivo es bajar de peso, lo más recomendable es que consultes con un nutricionista para obtener un plan alimenticio acorde. Además, deberás ser constante con hábitos saludables como la actividad física y el buen descanso.

1. Para adelgazar, es preciso comer muchas veces al día

Esto puede ser verdadero. En teoría, si se pasa más tiempo sin ingerir alimentos, la grasa se absorberá más rápido. No obstante, existen varias teorías distintas al respecto (como la del ayuno intermitente) y todo dependerá del contenido de cada comida, las características y necesidades de cada persona y sus objetivos.

Ver también: 9 dietas no recomendadas por los nutricionistas

2. Las dietas bajas en hidratos y altas en proteínas son las mejores para bajar de peso

Falso. Para poder adelgazar, se recomienda llevar un plan dietario equilibrado, en el que se incluyan todos los nutrientes. No hay que creer en las dietas mágicas o que se basan en un solo grupo alimentario, ya que estas presentan diversas dificultades (ver cuadro comparativo de este artículo del sitio especializado Mayo Clinic).

Plantas para adelgazar

3. Todo lo que se come en la noche se convierte en grasa

Es falso. Si una persona suele comer varias veces al día en pocas cantidades y además mantiene su rutina en la noche, no tiene por qué engordar en ese lapso.

Diferente es si “se guarda” para comer más en la cena (algo muy frecuente). En este caso, el organismo convertirá la ingesta en grasas, ya que no gastará esa energía en las horas siguientes, cuando nos vamos a dormir.

4. Cuánto más ejercicio, más se adelgaza

También es falso. El deporte o la actividad física lo que hace es estimular el metabolismo, haciendo que se quemen calorías. Sin embargo, alguien que no lleva una alimentación saludable no logrará bajar de peso solo por pasar horas en el gimnasio.

Ejercicio-matinal

5. El té rojo y el verde sirven para quemar grasas

Verdadero. Ambas infusiones son excelentes para adelgazar, no solo para quemar grasas, sino también para reducir la acumulación de líquidos. Esto se debe a sus propiedades diuréticas y a la estimulación de la lipoxidacion que produce.

Se sugieren tres tazas por día, pero esto puede variar según la persona. La primera se debería realizar en ayunas, junto con un desayuno saludable, que se enmarque dentro del plan alimenticio trazado por el nutricionista.

6. La edad no es un factor determinante en las dietas

Esto es falso. Si bien no importan los años, todos pueden hacer dietas y adelgazar, lo cierto es que una persona adulta necesitará más tiempo para bajar los mismos kilos que un adolescente, por ejemplo.

7. La culpa del “efecto rebote” la tienen las dietas express

Es totalmente verdadero. En este tipo de dietas rápidas no se aprende a comer bien, sino que se sufre durante una o dos semanas, se baja de peso y se cree que ya esos kilos no volverán a aparecer.

Sin embargo, este tipo de “dietas milagro” lo único que hacen es desordenar el metabolismo al comer solo algunos grupos alimentarios. Como se afirma en las fuentes citadas, no hay soluciones mágicas: adelgazar es un proceso y lleva su tiempo.

8. Los alimentos light adelgazan

Es falso. Hay muchos mitos con relación a los productos con etiqueta verde, reducidos en calorías, light o dietéticos, como se los quiera llamar. La gente suele confundir estas palabras con 0 % calorías, y este es el error. Este documento de la UPF aclara varias cuestiones sobre este tema.

Lo mismo ocurre con los cereales integrales. Por ejemplo, el pan negro tiene más calorías que el pan blanco, pero aporta más fibra y nutrientes.

los-cereales

9. Es necesario pasar hambre para bajar de peso

Falso al 100 %. Es preciso saber qué alimentos comer, en qué cantidades y cuándo. Estas son las claves de una buena dieta. Al revés de lo que se piensa, sufrir y pasar hambre es contraproducente para el organismo.

Si se cae en ese error, cuando llegue el momento de la ingesta, la persona comerá con desesperación, sin medir las consecuencias. Por eso es tan importante planificar una dieta variada y equilibrada con la supervisión de un profesional.

10. Beber líquidos en las comidas engorda

No siempre es verdadero. Muchos dicen que es preferible no beber nada en el almuerzo o la cena, así el estómago se enfocará solo en los alimentos que necesita para saciarse. Sin embargo, otros especialistas no desaconsejan hacerlo, ya que lo que en realidad importa es el nivel de hidratación de la persona y la calidad nutricional de la comida que se ingiere.

Los argumentos de esta teoría radican en que el agua (o cualquier bebida) genera una falsa sensación de saciedad que se termina a los 30 minutos. Entonces, la persona regresa a la cocina, abre la nevera y come cualquier cosa.

Más allá de esta discusión, fuera de las comidas beber agua es vital porque libera toxinas y baja la ansiedad. Además, la hidratación es una necesidad clave del organismo.

agua

11. Existen alimentos 0% grasa

Falso. Todos los alimentos tienen aunque sea un poco de grasa, hasta la pechuga de pollo sin piel. Para perder peso se necesita cambiar hábitos nocivos por otros más saludables. Por ejemplo, se debe eliminar los fritos de la dieta, ya que contienen grasas trans, utilizar aceite de oliva y consumir más carnes magras.

12. El agua caliente elimina la grasa

Es falso. Se cree que el cuerpo actúa como un trasto con grasa por la comida, que se puede quitar con agua caliente sin problemas. El organismo actúa de otra manera.

Para quemar esta grasa son necesarios varios factores, conocer los alimentos que se ingieren y, además, las calorías que aportan. Como ya dijimos, se trata de llevar un estilo saludable que se enfoque también en el gasto calórico a través de la actividad física.

El-agua-en-ayunas

13. Se puede preparar comida rápida saludable

Verdad. Las comidas rápidas no son siempre nocivas para la salud, todo depende de cómo estén preparadas. Las ensaladas son un claro ejemplo de fast food sana y hay cientos de recetas diferentes.

Te puede interesar: 8 consejos para principiantes en las dietas

14. Todo lo natural es beneficioso para la salud

Es un mito. No siempre ocurre esto, ya que hay algunos productos que se venden como naturales y no lo son. Por ejemplo, las frutas y verduras pueden tener agroquímicos, pesticidas o también ser transgénicos.

frutas4

15. La carne roja es mala para la salud

Es falso. Si bien la carne de vaca, cerdo o cordero tiene grasas y colesterol, también aportan nutrientes como el hierro, el zinc y las proteínas. El tema radica en las porciones que consumes y en la frecuencia en que lo sirves en la mesa, además de muchas otras cuestiones que debemos considerar.

  • Lo que si puedes hacer es eligir cortes más magros y también retirar la grasa antes de cocinarlos si quieres bajar de peso.

16. Comer viendo televisión engorda

Puede ser cierto. Si estás ocupado en otra cosa (que también puede ser la PC, el móvil, los videojuegos o hasta un libro), no te darás cuenta de lo que estás consumiendo. Por ende, no solo comerás cualquier cosa sino que, además, no sabrás en qué momento estás satisfecho.

Sin embargo, está claro que esto no aplica en la totalidad de los casos. Si te inclinas por aperitivos saludables y te esfuerzas por controlar las porciones que consumes, el hecho de mirar televisión no debería influir en tu peso.

  • Villarino Marin, A., Martínez Álvarez, J. R., Posada, P., Ortuño, I., Villarino Sanz, M., & Vanni, D. (2008). Mitos y errores en el diseño de dietas para la recuperación de un peso saludable. Revista Española de Nutrición Comunitaria.
  • Basulto Marset, J., Manera Bassols, M., & Baladia Rodríguez, E. (2012). Dietas hiperproteicas o proteinadas para adelgazar: innecesarias y arriesgadas. Dieta Dukan y método PronoKal®como ejemplo. FMC Formacion Medica Continuada En Atención Primaria. https://doi.org/10.1016/S1134-2072(12)70423-1
  • Organización Mundial de la Salud. (2015). OMS | Obesidad y sobrepeso. Nota descriptiva No, 311. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight
  • Cañete Estrada, R., & Gil Campos, M. (2007). Obesidad. Pediatria Integral. https://doi.org/10.1016/S1696-2818(06)73637-X