2 dietas que aceleran tu metabolismo y te ayudan a perder peso

Daniela Echeverri Castro·
03 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
20 Noviembre, 2018
Si queremos acelerar el metabolismo, además de adoptar una dieta baja en grasas, también es importante realizar actividad física de manera regular. Con esta combinación, lograremos optimizar los resultados.
 

Uno de los objetivos que se persiguen con los planes de alimentación saludable es estimular el metabolismo para perder peso con más facilidad. Este grupo de procesos se encarga de trasformar los nutrientes en fuentes de energía y, este modo, garantiza el buen funcionamiento del organismo.

El ritmo con el que trabaja el metabolismo varía en cada persona en función de su edad, genética y estilo de vida. Mientras que algunos no tienen ninguna dificultad, otros deben buscar soluciones para tratar de acelerarlo y evitar que interfiera negativamente en el peso y la salud.

Por suerte, como lo señala una investigación publicada en International Journal of Obesity, hacer algunos ajustes en la dieta puede ayudar a generar dicho impulso para contribuir a la pérdida de peso. Incluso, a mediano y largo plazo contribuye al bienestar.

¿Buscas acelerar el metabolismo para perder peso? En esta oportunidad, hemos recopilado dos modelos de alimentación que se pueden tener en cuenta semanalmente como ejemplos para la dieta.

Sin embargo, debes tener en cuenta que tus necesidades pueden variar de acuerdo a tu peso actual, edad y estado de salud. Por eso, ante cualquier duda, consulta con tu nutricionista.

Dieta baja en grasas para acelerar tu metabolismo

Dietas bajas en grasas.
 

El consumo reducido de grasas es una de las claves para combatir el sobrepeso. Si bien no es conveniente eliminar la totalidad de las fuentes de grasa de la dieta, su ingesta reducida tiene muchos beneficios al momento de adelgazar.

La gran ventaja de este tipo de alimentación es que se disminuye de forma significativa la cantidad de calorías ingeridas. Así, en conjunto con el ejercicio, hay más facilidades para eliminar los kilos de más.

Te puede interesar: 6 vitaminas que no pueden faltar en tu dieta

Desayunos

  • Tres almendras, un vaso de jugo de naranja (200 ml) y una rebanada de pan integral.
  • Una rebanada de pan integral con tomate fresco, una taza de infusión (250 ml) y un huevo cocido.
  • Un tazón de fruta fresca picada y un vaso de avena en leche descremada o vegetal (200 ml).

Media mañana

  • Un rebanada de pan integral con jamón o pavo.
  • Un licuado de frutos rojos o vegetales verdes.
  • Una porción de gelatina dietética.
Yogur con fruta para media mañana.

Almuerzos

  • Un tazón de sopa de verduras o consomé, una porción de pollo o pescado (100 gr) y verduras cocidas al vapor.
 
  • Una ensalada fresca de lechuga y tomate, una porción de pechuga (150 gr) y una manzana o pera.
  • Una ensalada verde, una porción pequeña de arroz integral (50 gr) y merluza al horno.

Media tarde

  • Un licuado de vegetales verdes con semillas de chía.
  • Una tostada integral con salsa natural de aguacate y una infusión.
  • Un vaso de leche vegetal (200 ml) con pan integral y una loncha de pavo.

Cenas

  • Tortilla de un huevo con ensalada de lechuga y tomate.
  • Verduras al horno y una porción de pechuga asada (150 gr).
  • Un tazón de crema de verduras.

Lee también: Una dieta efectiva para reducir el abdomen

Dieta saludable para estimular el metabolismo y adelgazar

Este plan de alimentación se puede realizar una vez al mes para “impulsar” al metabolismo cuando hay dificultades para adelgazar. Debido a sus características, no se debe prolongar por más tiempo del recomendado y siempre, al igual que con todo régimen alimenticio, debe estar respaldado por la opinión de un profesional.

Ensalada saludable. para acelerar el metabolismo y perder peso

Desayunos

  • Un tazón de melón picado, un huevo cocido y una rebanada de pan integral.
 
  • Una taza de infusión (250 ml) y un sándwich de pan integral y tomate fresco.
  • Un vaso de licuado verde (200 ml) y dos rebanadas de pan integral con aceite de oliva.

Media mañana

  • Un vaso de avena cocida con leche vegetal (200 ml) y un puñado de frutos secos (30 gr).
  • Una tortilla con aguacate picado.
  • Un vaso de jugo de piña (200 ml).

Almuerzos

  • Una ensalada verde y una porción de pechuga asada (150 gr).
  • Un plato de ensalada de atún con aguacate.
  • Una porción de salmón a la plancha (100 gr) y ensalada mixta.

Media tarde

  • Palitos de zanahoria y apio.
  • Una porción de frutos secos con una cucharada de miel (30 gr).
  • Un vaso de licuado de perejil y manzana verde (200 ml).

Cenas

  • Un vaso de zumo de piña (200 ml) y una porción de pechuga al horno (100 gr).
  • Un tazón de sopa de verduras sin grasa.
  • Una porción de salmón al limón (150 g) y una ensalada fresca.

Recomendaciones finales

Para mantener el metabolismo funcionando a buen ritmo, es fundamental mejorar la dieta en todos los aspectos. No basta con mantenerla una o dos semanas; se debe adoptar una alimentación balanceada de forma permanente.

Asimismo, los efectos de la alimentación son más notorios cuando se combina con ejercicio físico regular. Por esto, si el objetivo es adelgazar, es conveniente adoptar un plan de entrenamiento que combine actividad cardiovascular y de fuerza.

Por último, se aconseja realizar entre cinco y seis comidas diarias, en un ambiente tranquilo. Comer con distracciones podría aumentar la sensación de ansiedad en horas posteriores a las comidas principales, como lo explica una publicación en Frontiers in Psychology.

 

Resumiendo

La alimentación desempeña un papel importante en la estimulación del metabolismo para perder peso. Sin embargo, en lugar de elegir dietas estrictas, podemos recurrir a planes de alimentación sanos, que aseguren un aporte óptimo de nutrientes.

Las dos dietas dadas sirven como ejemplo de un plan de alimentación saludable. No obstante, lo mejor es siempre consultar al nutricionista para obtener planes personalizados, acordes a nuestras necesidades.

  • García Luna, P. P., & López Gallardo, G. (2007). Evaluación de la absorción y metabolismo intestinal. Nutricion Hospitalaria22(SUPPL. 2), 5–13. https://doi.org/10.1016/j.neuropharm.2014.09.011
  • McArdle, W. D., Katch, F. I., & Katch, V. L. (2004). Transferencia energética durante el ejercicio en el ser humano. In Fundamentos de fisiología del ejercicio (pp. 128–146). Mc Graw Hill – interamericana.
  • Troncoso, H. (2001). Metabolismo de lípidos. Revista Electrónica de Veterinaria 4(2), 52–60.
  • Galgani J, Ravussin E. Energy metabolism, fuel selection and body weight regulation. Int J Obes (Lond). 2008;32 Suppl 7(Suppl 7):S109–S119. doi:10.1038/ijo.2008.246
  • Mathur U, Stevenson RJ. Television and eating: repetition enhances food intake. Front Psychol. 2015;6:1657. Published 2015 Nov 3. doi:10.3389/fpsyg.2015.01657