2 maneras de preparar un caldo bajo en grasa

26 julio, 2018
Para mantener una nutrición adecuada y que además cumpla con la máxima de cuidar de tu figura es importante que incluyas en tu dieta recetas bajas en grasa.

Hay una cosa que desde pequeños siempre vimos y sentimos como desagradable e innecesaria: tener que comer sopas o caldos. En este sentido, a medida que se crece se obtiene de igual forma otras perspectivas y más si estás inmerso en el cuidado corporal. Aprende 2 recetas de caldo bajo en grasa y comienza a prepararlas.

Para poder lograr esto debes primero determinar los beneficios asombrosos que contienen casi todos los ingredientes dentro de un caldo bajo en grasa. Para no ser rotundos pero sí efectivos, es justo hacer mención a las verduras, un grupo alimentario de propiedades inmejorables para las condiciones de tu organismo.

Así que, si deseas sacar el mejor provecho de cada preparación que hagas, debes entender que el sabor y la nutrición sí que pueden ir de la mano. Lo cierto es que comer con calidad y al mismo tiempo perder kilos es más que posible.

Además, los beneficios del caldo bajo en grasa son múltiples.

  • Debes tener en cuenta que muchas de las vitaminas y minerales que obtienes al día vienen de productos altamente procesados y esencialmente sintéticos. Así, no mucho de lo que ingieres se queda contigo.
  • Sin embargo, si incluyes las verduras, hortalizas, frutas, entre otras, notarás que serán absorbidos con mayor eficacia y los cambios se notarán en el corto plazo. Aún más en lo que al peso corporal se refiere. Tanto para perderlo como al ganarlo.

A diario todos estamos expuestos a ganar o perder peso o bien mantenerlo. La cuestión radica en saber cómo hacerlo con toda seguridad, cosa que conseguirás con esta receta sencilla de caldo bajo en grasa.

Para que seas tú quien tenga la última palabra y pueda juzgar sobre lo que tiene o no que hacer, aquí te traemos 2 opciones imperdibles para preparar caldo bajo en grasa. Tranquilamente puedes consumirlos a cualquier hora del día.

2 recetas de caldo bajo en grasa

1. Sopa clásica de verduras

Quizás la más conocida, sin importar de dónde no estés leyendo o cómo sea la cultura de tu país. Casi con total seguridad alguna vez habrás consumido esta preparación.

La diferencia de esta receta con la de siempre es que ahora sabrás cómo elaborarla y que te hace muy bien.

Ingredientes

  • 3 tazas de espárragos (500 g)
  • 2 zanahorias grandes
  • 2 puerros
  • 1 papa grande
  • 1 pimiento verde grande
  • 2 tomates
  • 3 cucharadas de sal (45 g)

Descubre: 8 tips ideales para comer más verduras

Preparación

  1. Para comenzar, lo primero que tienes que hacer es lavar muy bien cada uno de los ingredientes.
  2. A continuación, procede a colocar agua en una olla grande y ponla hervir.
  3. Mientras el agua entre en ebullición, comienza a trocear las verduras en piezas no tan pequeñas. De unos 3 a 5 centímetros estarían bien.
  4. Añade las verduras troceadas al agua hirviendo y la sal. Deja que cuezan por alrededor de 30 minutos. El tiempo puede variar dependiendo de la intensidad de la llama.
  5. Asegúrate de probar tu preparación y, en función del sabor que desees, agrega más sal.
  6. Finalmente, retira del fuego, espera que enfríe un poco y estará lista para consumir.

2. Caldo bajo en grasa hecho de pescado

El pescado es uno de los mejores ingredientes que puedas usar. Si además de bajar algunos kilos de más, también quieres agregar un poco de proteína y sabor destacado, preparar esta sencilla receta será tu mejor opción.

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 2 papas
  • 2 tomates
  • 1 rama de perejil
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cabeza o espinas de merluza
  • 2 filetes de merluza
  • 1 cucharada de aceite de oliva (15 ml)
  • 2 cucharadas de sal (30 g)
  • 2 tazas de almejas frescas (320 g)

Descubre: El pescado más saludable y el que hay que evitar

Preparación

  1. Lo primero que debes hacer es colocar agua en una olla grande y poner a hervir.
  2. Antes de que alcance el punto de ebullición, añadirás al agua, la sal, ramas de perejil, y el aceite de oliva.
  3. Seguidamente, incorporará al agua los trozos por mitades de cada una de las verduras, exceptuando los dientes de ajo.
  4. Pasados unos 2 minutos agrega las espinas, cabeza de pescado y cuece todo en la olla por unos 20 minutos.
  5. A continuación, incorporarás los filetes de merluza y las almejas y dejarás sancochar otros 10 minutos.
  6. Pasado el tiempo, remueve las verduras del caldo y reserva.
  7. Ponlas en el vaso de la licuadora y tritúralas. Reserva.
  8. Casi para terminar, pasa por el colador el caldo. Elimina los grumos y desechos de las partes del pescado y guarda en una olla nueva.
  9. Agrega las verduras recién trituradas al caldo y remueve.
  10. Finalmente, agrega un poco más de sal, y si tienes más almejas, vuelve a sancochar por unos 5 minutos más.
  11. Sírvelo caliente y disfruta tu caldo bajo en grasa de pescado y almeja.
Te puede gustar