2 recetas de fajitas saludables

Las fajitas saludables no tienen por qué estar hechas de verduras exclusivamente. Hay muchos otros ingredientes que podemos añadir sin renunciar a un plato sano y delicioso.

Originalmente, las fajitas eran elaboradas con carne roja. Sin embargo, con la popularización de esta comida, se crearon una gran cantidad de recetas que acabaron por incorporar todo tipo de ingredientes. Así, hoy en día podemos encontrar fajitas de carne de ave, mariscos, pescado, verduras, etcétera.

Ahora bien, preparar unas fajitas no solo consiste en unir varios ingredientes y enrollarlos dentro de una masa de harina. Se trata de cocer los alimentos de la forma apropiada y combinarlos de tal manera que puedan suponer un aporte nutricional apropiado. Por ello, a continuación te compartimos algunas de las recetas más saludables para ti.

1. Fajitas de seitán y tomate

El seitán es una excelente opción como relleno puesto que se trata de un alimento a base de proteína de trigo. Conocido como carne vegetal, se dice que el seitán aporta la misma cantidad de proteínas (o casi) que la carne de res, por ejemplo.

Una porción de seitán de cien gramos aporta 24 gramos de proteína, mientras que la carne de res aporta 25 gramos. La diferencia es mínima y, en cambio, el seitán es mucho más fácil de digerir.

Asimismo, el seitán admite diversas preparaciones y sazones. Podemos prepararlo en frituras, al horno, a la plancha, etcétera, según nos convenga en el momento y, por supuesto, según el plato. En el caso de las fajitas que vamos a comentarte a continuación, cocinaremos el seitán en una sartén corriente, como haríamos con un salteado de verduras.

Descubre: 9 tips para dejar de comer carne sin sufrir carencias

Ingredientes (para 4 unidades)

  • Agua
  • 3 tomates
  • Perejil fresco
  • 1 cebolla grande
  • 2 ½ tazas de seitán (200 g)
  • 1 o 2 dientes de ajo fresco
  • 2 pimientos verdes
  • 2 tazas de harina integral (240 g).
  • Tipo de aderezo recomendado: salsa César
  • Condimentos: comino molido, pimentón picante, sal, pimienta.
  • Opcional: 1 lonja de queso semicurado para cada fajita, 2 cucharaditas de nata (30 ml), guacamole.

Te interesa leer: Cómo hacer tofu, el delicioso queso de soja

Preparación

  1. Calentamos el agua en el microondas durante 2 minutos.
  2. En un bol, colocamos la harina integral y le añadimos, poco a poco, el agua tibia.
  3. Amasamos para comenzar a formar una especie de masa consistente. En caso de que esté muy seca, añadimos un poco más de agua y amasamos nuevamente.
  4. Precalentamos una sartén antiadherente. No hace falta engrasarla.
  5. Vertemos una cantidad de masa de fajita (tal como haríamos para cocinar unas crepes o unos panqueques) y dejamos cocer bien. Volteamos y dejamos que se cueza por el otro lado. Este procedimiento no debe ocuparnos más de 2 o 3 minutos por fajita.
  6. Una vez tengamos listas las fajitas, las colocamos en un plato y las tapamos con un paño limpio y seco. Reservamos.
  7. Mientras tanto, calentamos otra sartén con solo unas 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva (30 o 45 ml).
  8. Picamos los pimientos en julianas, al igual que el seitán. El tomate lo picaremos en dados pequeños.
  9. Por otro lado, pelamos y cortamos el ajo en trozos medianos.
  10. Cortamos las cebollas en aros y los llevamos a freír en la sartén. Antes de que la cebolla comience a dorarse, añadimos los pimientos y el seitán.
  11. Una vez se haya dorado la cebolla, añadimos el ajo picado y el tomate. Dejamos que se cuezan durante un par de minutos y condimentamos al gusto. Los pimientos deben quedar bien hechos y crujientes.
  12. Añadimos un poco de perejil picado finamente por encima y dejamos al fuego durante un minuto más. Luego, ya podremos retirar del fuego y montar las fajitas.
  13. Tomamos la fajita y, con ayuda de una cuchara, colocamos un poco de relleno. Para finalizar, podemos añadir un poco de aderezo César o un par de cucharaditas de nata. Enrollamos y pinchamos con un palillo para que no se deshagan.

2. Fajitas de maíz dulce y champiñones

Ingredientes (4 o 6 unidades)

  • 3 tomates
  • ⅓ taza de maíz dulce (50 g)
  • 10 o 12 champiñones laminados de bote
  • Varias hojas de lechuga
  • 3 o 4 zanahorias medianas
  • Opcional: aceitunas negras sin hueso.
  • Tipo de aderezo recomendado: miel y mostaza
  • 4 o 6 unidades de tortillas de harina de trigo precocidas

Ingredientes para el aderezo

  • Pimienta al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (45 ml)
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)
  • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon (10 g)
  • 1 cucharada de vinagre de manzana o zumo de limón (15 ml).
  • Opcional: una pizca de sal

Preparación

  1. En primer lugar, procederemos a preparar el aderezo. Para ello, colocaremos la miel en un recipiente apto para microondas y la calentaremos durante 1 minuto. Una vez la tengamos caliente, le añadimos los demás ingredientes que conformarán el aderezo y removemos hasta conseguir integrar bien todos los ingredientes.
  2. Escurrimos bien el maíz dulce y las aceitunas. Reservamos.
  3. Mientras tanto, lavamos y cortamos en julianas las hojas de lechuga. Aparte, pelaremos y rallaremos las zanahorias.
  4. Calentamos las tortillas en una sartén antiadherente, por ambas caras, hasta que se doren ligeramente.
  5. Podemos preparar nuestras fajitas con los champiñones laminados o bien, podemos picarlos en cubos y llevarlos a la sartén durante unos 4 o 5 minutos.
  6. Una vez tengamos todo listo, procedemos a armar las fajitas de la siguiente forma: colocamos primero la lechuga y luego los demás ingredientes. Por último, rociamos con un poco de aderezo de miel y mostaza, enrollamos y servimos.

Ahora que ya hemos expuesto estas dos facilísimas recetas, no hay excusa para dejar de probarlas. Se hacen en menos de 15 minutos y son, sencillamente, deliciosas. Pueden servirnos para cualquier comida del día y tienen un aporte energético que, sin duda alguna, nos ayudará a realizar las actividades que tenemos planteadas para la jornada.