3 Caldos para desintoxicar el hígado

Un hígado sano es fundamental para tener una buena calidad de vida. Hay muchos elementos que lo perjudican, por lo que es muy recomendable realizar de vez en cuando alguna cura depurativa.

Esta época del año es ideal para dedicar un poco de tiempo a cuidarnos para estar más sanos, vitales y con un peso equilibrado. Eso incluye desintoxicar el hígado, un órgano que debe funcionar correctamente si queremos tener una buena calidad de vida.

En este artículo te traemos tres recetas sencillas de caldos vegetales que pueden ayudarte a desintoxicar el hígado. Son sencillos, económicos y naturales, que además te sorprenderán por su delicioso sabor. ¡Pruébalos!

¿Por qué es recomendable desintoxicar el hígado?

Continuamente oímos hablar de la importancia de limpiar el hígado de toxinas pero, ¿por qué? Este órgano es vital para nuestra salud porque se encarga de eliminar aquellas sustancias perjudiciales para el organismo. No obstante, a menudo nuestro cuerpo se sobrecarga de toxinas y el hígado puede inflamarse o acumular grasa.

¿Qué puede sobrecargar el hígado?

  • Alcohol
  • Tabaco y todo tipo de hábitos tóxicos
  • Contaminación
  • Algunos medicamentos
  • Alimentos ultraprocesados y ricos en azúcares simples
  • Alimentos ricos en grasas poco saludables
  • Ciertos aditivos alimentarios: algunos conservantes, colorantes, potenciadores del sabor, etc.

Aunque el hígado es un potente detoxificador, es recomendable tomar alimentos sanos que le faciliten la tarea. Los caldos que te proponemos son una buena opción y vienen cargados de propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Si quieres ayudar a desintoxicar el hígado con recetas rápidas y sencillas, sigue leyendo.

¿Caldos o cremas?

Aunque en este artículo te proponemos una depuración a base de caldos, también puedes triturar las verduras y consumirlas en forma de crema. Así te resultarán más saciantes y te servirán de primer plato.

Sin embargo, los caldos tienen la ventaja de que podemos tomarlos a lo largo del día en más cantidad. De esta forma potenciamos su efecto desintoxicador.

Te proponemos que durante quince días o un mes tomes diariamente un litro de uno de estos caldos. Puede ser cada día el mismo, o también puedes ir alternándolos e intercambiando sus ingredientes. Lo ideal es tomarlos media hora antes de cada comida, con el estómago vacío.

No olvides aliñar tus caldos o cremas con un buen chorro de aceite de oliva virgen y un poco de sal.

1. Alcachofa, manzana y limón

La alcachofa es una de las verduras más conocidas para proteger el hígado. Es rica en cinarina, un compuesto que estimula la secreción y el transporte de bilis hacia la vesícula, depurando el hígado. Se puede consumir directamente o en infusión.

El dulzor y la suavidad de la manzana neutralizan el sabor amargo de la alcachofa. Los antioxidantes presentes en la manzana y el limón benefician además la función hepática y estimulan la producción de enzimas que ayudan en la digestión.

Caldo de alcachofa y manzana

2. Apio, avena y jengibre

El apio es una fuente excelente de vitamina C, un potente antioxidante que mejora el funcionamiento del hígado y la vesícula biliar. Además aporta un delicioso sabor a los caldos.

La avena, además de darle consistencia al caldo, contiene fibra rica en betaglucanos, que favorecen la excreción de ácidos biliares. Es un cereal muy nutritivo, cargado de vitaminas del grupo B y minerales como el hierro, el magnesio o el selenio. También regula el tránsito intestinal, algo importante si estamos intentando desintoxicar el hígado.

Finalmente, una pizca de jengibre facilitará la digestión de las grasas, que son las que dificultan el trabajo del hígado.

Una cucharada de avena

3. Col, nabo y cúrcuma

Todos los tipos de coles o crucíferas (brócoli, brécol, coliflor) favorecen la producción de enzimas detoxificadores y previenen el daño al hígado. También parecen tener propiedades anticancerígenas.

El nabo, que se usa habitualmente en caldos, regula la digestión de las grasas, por lo que puede ser de ayuda para aliviar la carga de trabajo del hígado.

Caldo de cebolla

Y por último la cúrcuma, que además de ser un potente anticancerígeno y antiinflamatorio, nos ayuda a expulsar bilis y por lo tanto a desintoxicar el hígado. Bastará con una cucharada sopera rasa (6.8 g) por cada litro de caldo.

Imágenes por cortesía de n_sapiens, JaBB y Lablascovegmenu