3 champús caseros para cada tipo de cabello

Los champús caseros nos permiten personalizar los tratamientos con los que cuidamos nuestro cabello y adaptarnos a sus necesidades específicas sin aportarles químicos perjudiciales

Seguro que alguna vez has leído la etiqueta de los champús comerciales. Y te habrás dado cuenta de la cantidad de productos artificiales que contienen. Son eficaces para conseguir un efecto determinado, pero, en general, perjudican el cuero cabelludo.

No obstante, hay algo en lo que tienen razón esas grandes marcas. Cada pelo necesita un champú distinto. No precisa lo mismo uno sano que otro graso.

Por tanto, no debemos conformarnos con los de uso general, ya que perdemos una oportunidad para cuidarnos cada vez que nos lavamos la cabeza.

Teniendo en cuenta todo esto, te proponemos que pruebes champús caseros adaptados a las características de tu cabello.

Prueba champús caseros para tu tipo de pelo

1. Champú casero de manzana y almendra para cabello normal

Cómo debo tomar el vinagre de manzana

Los ingredientes principales son el vinagre de manzana y el aceite de almendras.

El primero es ideal para conservar el pH del cuero cabelludo, debida a la acidez. Además, también nos ayuda a mantener la cutícula del pelo cerrada durante más tiempo, por lo que las puntas tardarán más en abrirse.

Por su parte, el aceite de almendras es muy útil para nutrir el cabello, ya que contiene vitaminas A, B y D. Así, lo mantendremos sano y brillante.

Asimismo, es muy aromático, por lo que, además de producir un gran placer, nos relaja mucho.

Ingredientes

  • 1 taza  de bicarbonato (140 g)
  • 1 ½ tazas de agua (375 ml)
  • ½ taza de vinagre de manzana (125 ml)
  • 2 cucharadas de aceite de almendra (30 g)
  • 2 recipientes

Elaboración y aplicación

  • En un recipiente mezclaremos el agua y el bicarbonato y, en el otro, el vinagre de manzana con el aceite de almendra.
  • Aplicaremos el agua con bicarbonato como champú primero.
  • Después de aclarar el cabello, utilizaremos la otra combinación como acondicionador.

Visita este artículo: 5 curiosos usos del vinagre de manzana que te gustará conocer

2. Champú con aceite de árbol de té para el cabello graso

Aceite esencial de árbol de té

Lo mejor de los champús caseros es que podemos añadir lo que nos convenga. En el caso del cabello graso, lo ideal es decidirse por el aceite esencial del árbol de té.

Este ayuda a equilibrar la producción de grasa por parte de las glándulas sebáceas.

No obstante, mucha gente aduce que los productos que acaban con la grasa favorecen la aparición de caspa. Por ello, aconsejamos sumar menta al preparado, habida cuenta de que se trata de un estupendo fungicida.

Ingredientes

  • 1 taza de jabón neutro rallado (150 g)
  • 6 hojas de menta
  • 5 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • 3 tazas de agua (750 ml)

Elaboración y aplicación

  • Por la noche, añadiremos la menta en una taza de agua hirviendo y la taparemos para que repose hasta el día siguiente.
  • Pondremos a hervir medio litro de agua y, cuando esté en ebullición, bajaremos el fuego.
  • Introduciremos el jabón para que este se disuelva
  • Una vez disuelto, lo retiraremos del fuego y esperaremos a que se enfríe.
  • A continuación, añadiremos la infusión de menta al jabón y mezclaremos bien.
  • Más tarde, añadiremos el aceite esencial de té.
  • Puedes usarlo con la frecuencia que necesites. Notarás sus beneficios tras dos semanas de uso.

Lee también: 7 aplicaciones medicinales del aceite de árbol de té que te gustará conocer

3. Champú con aceite de coco para el cabello seco y dañado

aceite de coco

En este caso, lo fundamental es alimentar bien el pelo para que recupere la salud perdida. Para lograrlo, recurriremos aceite de coco.

En otros momentos, hemos hablado de sus beneficios nutritivos. De todos ellos se aprovechará el cabello. Es de los pocos productos capaz de penetrar en la cutícula del pelo para sanarlo y fortalecerlo.

Además, añadiremos yema de huevo, rico en vitaminas A, B5, B12, E. Asimismo, posee vitaminas y proteínas. Todo ello es ideal para volver a tener ese aspecto brillante y sano que tanto ansiamos.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco (30 g)
  • 1 yema de huevo
  • 1 taza de jabón líquido neutro (150 g)

Elaboración y aplicación

  • Bate la yema del huevo (guarda la clara, seguro que podemos aprovecharla) y mézclala con las 2 cucharadas de aceite de coco.
  • Vierte el jabón en un cazo y añade la mezcla anterior.
  • Ponlo al fuego para que hierva.
  • Retira a los 5 minutos

Los champús caseros son cada vez más populares. La razón es evidente: nos liberamos de sustancias que alteran nuestro organismo.

El interés por los mismos está consiguiendo que se afinen las soluciones, de forma que cada vez podemos elaborar recetas cada vez más personalizadas.