Conoce 3 claves básicas para regenerar y sanar tu mucosa intestinal

Debemos optar por aquellos alimentos que nos ayuden a fortalecer la mucosa intestinal, como las verduras crudas o los cereales integrales, y evitar los que la debiliten, como los conservantes

Gran parte de las enfermedades digestivas tienen su origen en la mucosa intestinal. Debemos recordar que la absorción de los nutrientes que nos llegan desde los alimentos se lleva a cabo a lo largo del intestino delgado y del colon mediante un proceso tan complejo como perfecto.

¿Qué significa esto? Que las células de la mucosa intestinal deben estar en perfecto estado para enviar al torrente sanguíneo los mejores nutrientes. Si están inflamadas, enfermas o saturadas de toxinas, llegarán a nuestra sangre desde bacterias hasta una selección poco adecuada de nutrientes.

Así pues, es vital que nuestra mucosa intestinal esté tan fuerte como sana. Te invitamos a conocer 3 claves adecuadas para conseguirlo.

El peligro de la hiperpermeabilidad intestinal

Mujer con dolor en el abdomen

La hiperpermeabilidad intestinal es el proceso por el cual llegan a nuestro sistema sustancias que no han sido seleccionadas por la mucosa intestinal. Se trata, por tanto, de sustancias que pueden enfermarnos.

Cuando estos elementos nocivos los capta nuestro sistema inmunitaro, lo que hace es iniciar una respuesta inflamatoria para combatir el riesgo o la amenaza. Si se alarga esta dolencia, hablaríamos de enfermedades inflamatorias crónicas.

¿Qué causa la hiperpermeabilidad intestinal?

Una causa puede ser la alergia o intolerancia a determinados alimentos. A veces hay bebidas, vegetales, pescados o condimentos a los que somos alérgicos y no lo sabemos. Notamos que nos sientan mal y que nos inflaman, pero seguimos comiéndolos.

Un ejemplo habitual son los lácteos. Pero también existen aditivos agroindustriales, colorantes y conservantes alimentarios que dañan nuestra mucosa intestinal.

Lee también: Diferencia entre alergia e intolerancia a los alimentos

Es interesante saber que muchos medicamentos dañan nuestra mucosa intestinal y pueden llegar a impedir la adecuada absorción de los nutrientes. Los protectores de estómago, los antibióticos o los efectos de la quimioterapia suelen tener como resultado este tipo de problemas.

Tampoco podemos descuidar la salud de nuestra flora intestinal. Si no disponemos de la cantidad suficiente de bacterias acidófilas que luchen contra gérmenes o el hongo candida, podemos sufrir problemas de hiperpermeabilidad en la mucosa intestinal.

Claves para regenerar nuestra mucosa intestinal

Imagen de la mucosa intestinal

1. Aumentar nuestras enzimas digestivas

Pocos nos preocupamos por nuestra digestión hasta que empezamos a tener problemas, hasta que aparece el malestar, los gases, la inflamación o incluso el colon irritable.

Debemos recordar que la digestión se inicia en el mismo momento en que elegimos qué alimento vamos a comer. Para proteger y fortalecer nuestra mucosa intestinal necesitamos, en primer lugar, que lleguen hasta nosotros enzimas digestivas.

Gracias a ellas el proceso digestivo se hará mucho mejor y ayudaremos a las células de las paredes intestinales a hacer una adecuada selección de los nutrientes que van a entrar al torrente sanguíneo. Estos alimentos pueden ayudarte a obtener enzimas digestivas:

  • Las verduras crudas como el apio, el brócoli, el perejil.
  • La papaya, muy adecuada, por ejemplo, para personas que no producen suficientes enzimas pancreáticas.
  • La piña, ideal para reducir la inflamación.
  • El kiwi
  • Las uvas
  • La miel de abeja

2. Limpiar la mucosa intestinal

Llamamos “biofilm” a esa capa de bacterias nocivas que se han adherido a nuestra mucosa y que nos impiden absorber los nutrientes de modo adecuado. ¿Cómo resolver este problema? Toma nota de estos consejos:

  • Bebe dos litros de agua al día. Empieza tus mañanas con un vaso de agua tibia con el jugo de medio limón.
  • Consume frutos de color rojo de forma natural, sin añadir azúcar.
  • Toma infusiones de perejil y diente de león.
  • Consume carbohidratos de grano integral: arroz integral, trigo sarraceno, avena…
  • Añade semillas de lino espolvoreadas en tus comidas.
  • Prescinde del azúcar, de los colorantes, de las bebidas azucaradas y de las grasas nocivas en tus alimentos.
  • Realiza un poco de ejercicio cada día, sal a caminar, pasea en bici, practica natación…

Descubre cómo limpiar el colon con semillas de lino

3. Regenerar la mucosa intestinal

Probióticos para mejorar la mucosa intestinal

Consume probióticos, el kéfir es una excelente opción. Toma también prebióticos, un tipo de hidratos de carbono que nuestro intestino no puede digerir, pero que tienen la capacidad de modificar de forma selectiva la flora intestinal para fortalecerla y servir de sustrato. Puedes encontrarlos en:

  • Plátanos
  • Espárragos
  • Ajo y cebolla
  • Tomates
  • Puerros
  • Trigo integral y achicoria
  • Alcachofas

Así mismo, también puedes encontrar fármacos a base de glutamina, quercetina, o N-acetil-D-glucosamina que nos pueden ayudar a regenerar la mucosa intestinal.

Tus hábitos de vida influyen en tu mucosa intestinal

Mujer haciendo ejercicio

Para concluir, tener una mucosa intestinal saludable y fuerte depende básicamente de nuestros hábitos de vida, entre ellos los alimenticios. Por ello, podríamos resumir todas las pautas que debes tener en cuenta en estos puntos:

  • Cuida todo aquello que decidas llevar a tu boca. Piensa que todo plato rico en grasas, o toda bebida azucarada de llamativos colores, se va a traducir en toxinas que se adhieren al intestino.
  • Refuerza tu flora bacteriana con adecuados probióticos.
  • Regula el consumo de medicamentos que no sean verdaderamente necesarios.
  • Gestiona tu estrés cotidiano.
  • Lleva una vida activa, practica algún ejercicio aeróbico.

Son hábitos y consejos que no te costará ningún esfuerzo poner en práctica, pero que tu organismo, sin duda, agradecerá.