3 claves para encontrar lo que te llena

Raquel Lemos 30 agosto, 2017
Aunque nos pueda dar un poco de vértigo salir de nuestra zona de confort, dar este paso es fundamental si realmente queremos alcanzar eso que tanto deseamos

Encontrar lo que te llena no es una tarea fácil. En ocasiones nos sentimos perdidos, sin saber hacia dónde dirigirnos. ¿Cómo podemos cambiar esto?

Para encontrar lo que te llena has de seguir unos sencillos pasos que no vienen en ningún manual, pero que se terminan aprendiendo gracias a las experiencias de la vida.

Hoy te los vamos a adelantar para que puedas ahorrar tiempo y empezar hoy mismo a encontrar lo que te llena.

1. Conócete a ti mismo primero

Hombre pensativo

Para poder encontrar lo que te llena es indispensable que te conozcas a ti mismo primero. La gran mayoría de las personas no hacen esto porque creen que ya se conocen, cuando en realidad no es así.

Si no sabes hacia dónde dirigirte, si no has encontrado lo que te hace sentir realizado, entonces no te conoces tanto como debieras.

Tal vez estés haciendo cosas que van totalmente en contra de lo que quieres lograr. ¿Te lo has planteado alguna vez?

Cada día reserva un tiempo que puedas dedicarte a ti mismo. Puedes reflexionar sobre la vida que llevas, sobre tus hábitos, lo que haces, lo que se te da bien y mal, aquello que te hace muy feliz…

Descubre: Necesitas tiempo para ti: 5 dimensiones psicológicas que lo demuestran

Piensa sobre todo ello, conócete, sé consciente de tus errores, acepta las equivocaciones para poder aprender de ellas. Si tú no te conoces, nunca sabrás qué es lo que en verdad quieres.

2. ¿Qué harías si tuvieras todo el dinero del mundo?

mujer-saliendo-zona-de-confort

Para poder encontrar lo que te llena piensa en qué harías si no tuvieses que preocuparte por el dinero. Puedes agarrar un papel y empezar a apuntar todo lo que se te ocurra, aunque lo consideres una locura.

Quizás querrías viajar por el mundo o irte de una vez por todas a vivir a ese país que tanto te gusta. Tal vez te encantaría ayudar a los demás con ese dinero que te sobraría.

¿Aún no lo ves?

Si esto es lo que te motiva, hacia lo que quieres dirigirte porque así lo deseas, ¿qué haces poniéndote la excusa del dinero? Las cosas se consiguen con pequeños pasos, con pasos de homiguita como muchas personas dicen.

Si desear irte a vivir a otro lugar puedes empezar a moverte para acercarte un poco a esa realidad. Si no tienes mucho dinero para estudiar el idioma, ¿por qué no haces un intercambio con un extranjero que esté interesado?

Lee: ¿Por qué celebrar los pequeños triunfos te ayuda a alcanzar metas más grandes?

De igual manera, si te gusta ayudar a los demás, ¿por qué no lo haces? No es necesario que ahora mismo te dediques enteramente a ello, pero sí que vayas haciendo lo que quieres que sea una realidad.

Ayuda una hora en un comedor social, colabora donando juguetes a niños que lo necesiten, brinda clases gratuitas sobre cualquier cosa que se te dé bien a personas que no tengan recursos… Hay multitud de opciones.

3. Deja de pensar y empieza a actuar

hombre-preparado-para-viajar

Para encontrar lo que te llena debes dejar de pensar, de soñar y de hacer que todo eso se quede tan solo en forma de ideas. Porque tú puedes hacer que se vayan manifestando en tu realidad. ¿Cómo? Actuando

Guíate por los ejemplos que te hemos dado previamente, deja las excusas y empieza a dar pasos hacia eso que quieres conseguir, pero que no te estás atreviendo.

Sin ser consciente de ello, te estás autosaboteando y limitando para no encontrar lo que te llena. ¡Está ahí! Sin embargo, si no te mueves, nada va a suceder.

Si quieres independizarte pero ganas muy poco en tu trabajo, alquila un piso con unos amigos o busca un piso compartido. Pero, no te limites. Si eso es lo que quieres, hazlo.

Antes de irte no te pierdas: Formas de pensar que limitan tu mente

Encontrar lo que te llena es fácil si te conoces y si, después, empiezas a hacer que en tu realidad se manifieste aquello que tanto deseas.

Sin embargo, ten cuidado y no caigas en la trampa de creer que estás intentando encontrar lo que te llena mientras estás en tu zona de confort.

Estas dos situaciones no son compatibles. Una evita que suceda la otra.

 

Te puede gustar