3 consejos para combatir el dolor de espalda de la bicicleta

Katherine Flórez 21 febrero, 2018
La altura del sillín y del manillar va a ser determinantes a la hora de prevenir el dolor de espalda. Para no forzar, el sillín debe coincidir con la cresta ilíaca

El ciclismo es uno de los deportes más practicados y con más beneficios. A nivel competitivo sus diferentes ramas y categorías lo convierten en una gran sensación.

Este montón de factores influyen a la hora de decidir adquirir una bicicleta para realizar ejercicio físico o transportarse en ella.

Debido lo anterior, este artefacto ha tenido una gran acogida en un sinnúmero de personas y, al día de hoy, es uno de los más utilizados.

Incluso, en diferentes ciudades del planeta, especialmente de Europa, lo ven como un excelente medio de transporte.

La bicicleta, un medio completo

No solo es uno de los mejores y más saludables medios de transporte del mundo. El uso de la bicicleta favorece el medio ambiente, contribuye a la salud del organismo y no genera mucho tráfico.

Esta también sirve como medio de entretenimiento o profesión; bien sea para paseos en la montaña o en la ciudad, la bicicleta recrea y relaja a las personas inmersas en el tema.

Lee también: 3 dietas nocivas para tu organismo

Problemas de la bicicleta

Andar en bicicleta

A pesar de ser una de las prácticas más completas y beneficiosas, la bicicleta también presenta una serie de problemas para el organismo.

Si bien estos pueden solucionarse, deben tenerse en cuenta siempre. No podemos olvidar que si pasan desapercibidos pueden tener repercusiones mayores.

Con respecto a los inconvenientes derivados de montar en bicicleta, el más relevante y común es el dolor de espalda.

El dolor de espalda y la bicicleta

Hablar sobre este mal es prácticamente redundar. Muchos se preguntarán por qué, y la respuesta es simple.

Aunque un gran número de personas utiliza este artefacto, las medidas no son las recomendadas.  Así pues, con el paso del tiempo, el no tomar una serie de precauciones puede desembocar en problemas articulares y musculares.

Dichas molestias se presentan por lo siguiente:

  • Adopción de malas posturas
  • Bicicleta inadecuada
  • Desajuste de objetos como la silla y el manubrio
  • Deshidratación
  • Poco fortalecimiento muscular

Consejos para combatir el dolor de espalda en la bicicleta

Con base en lo anterior, lo ideal es acatar ciertos consejos con el fin de mejorar la experiencia en la bicicleta.

Además de mitigar el dolor, con estas recomendaciones nuestros resultados pueden mejorar de manera considerable.

1. Escoger bien la bicicleta

????????????????????????????????????

Puede parecer algo baladí, pero la elección de la bicicleta es uno de los paso más importantes:

  • En primer lugar, para impedir problemas como el dolor de espalda.
  • En segundo lugar, para mejorar los resultados deseados con respecto a la misma.

Para este consejo es necesario basarse en la opinión de un profesional. En muchos casos los vendedores de sitios autorizados saben bastante del tema.

Más allá del precio o los lujos, debe ser apta para nuestro cuerpo (ni muy grande, ni muy pequeña).

Visita este artículo: 6 posturas para aliviar el dolor de espalda

2. Ajustar detalles de la bicicleta

El tamaño es relevante, siempre y cuando se ajusten ciertos detalles de la misma:

  • La altura del asiento, por ejemplo, es uno de los aspectos más importantes. Para evitar el dolor de espalda, este debe quedar a la altura de la cresta ilíaca.
  • El ángulo de las piernas al pedalear debe ser de 90 grados, sin llegar a forzar en demasía la cadera ni las piernas.
  • Por otra parte, el manubrio o manillar también forma parte de los detalles que se deben tener en cuenta al momento de ajustar la bicicleta.
  • En términos generales, este debe encontrarse por debajo del asiento (en medida horizontal), con el fin de permitir mayor ergonomía y distribución de las fuerzas en la espalda.

3. Mantener una buena posición

bicicleta

Todos los aspectos ya mencionados, influyen a la hora de mejorar los resultados y el estado del cuerpo.

No obstante, siempre debe tenerse en cuenta la posición adoptada a la hora de montar. Esta es determinante, sobre todo, cuando se realizan recorridos extensos, sin importar el terreno.

  • Lo básico es mantener la espalda recta, evitar la curvatura de los hombros y conservar la mirada en el frente, con el fin de no bajar la cabeza.
Te puede gustar