3 consejos para superar la acrofobia

Las personas tienen miedo a caerse cuando se encuentran en un lugar alto. Sin embargo, muchas experimentan este miedo con mayor intensidad y el malestar resulta más evidente.

¿Le tienes terror a las alturas? A este miedo se le conoce como acrofobia. Se trata de un miedo extremo y, a menudo, incapacitante. El miedo alcanza un punto en el que resulta irracional, excesivo y el malestar que produce interfiere en la rutina de la persona.

La acrofobia se encuentra en la clasificación de los trastornos de ansiedad ya que ciertamente produce una sensación de angustia cuando la persona se expone a las altura. Por fortuna, esto se puede superar con ayuda profesional.

Síntomas

  • Ansiedad.
  • Taquicardia.
  • Hiperhidrosis.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor en el tórax.
  • Tensión muscular.
  • Náuseas, mareos y dolor estomacal.
  • Dificultad para pensar con claridad.
  • Sensación de falta de aire o atragantamiento.

Por lo general estos síntomas se presentan acompañados por pensamientos negativos en los que la persona:

  1. Tiene miedo a morir.
  2. No quiere perder el control.
  3. Teme hacer el ridículo.

Lee también: Fobia a volar: ¿cómo tratarla?

La acrofobia se puede superar

Acrofobia

Para superar la acrofobia se recomienda empezar un proceso en el que la persona se exponga a la situación temida. Evidentemente esto se realiza de forma gradual para evitar que la persona sienta pánico.

El objetivo será recuperar la confianza y el control emocional. Para ello es necesario la combinación de dos terapias: cognitiva y conductual.

1. Terapia cognitiva

Consiste en indagar los miedos más profundos y racionalizarlos. Esto ayuda a controlar las emociones. En el proceso, se le da un significado a los sucesos desde su infancia y se relaciona con su presente con el fin de encontrar la raíz del problema.

Pasos a seguir

  • Evaluación de la situación. El paciente expone los problemas que enfrenta día a día.
  • Alteración del pensamiento. Lo que pasa por su mente al enfrentarse al problema.
  • Situación emocional. ¿Cuáles son las emociones que experimenta? Por ejemplo: enojo, tristeza o confusión.
  • Síntomas físicos. Mareos, náuseas, dolor en el estómago.
  • Comportamiento. Nerviosismo, preocupación, angustia.

2. Terapia conductual

Terapia-conducta

Una vez que se tiene un análisis de la vida del paciente es importante disponer de técnicas conductuales. El paciente se enfrenta a la realidad, poco a poco se expone a las alturas hasta que pueda hallarse en un sitio alto sin experimentar tal grado de inseguridad.

  Maneras de aproximación:

  • In situ. El terapeuta hace que el sujeto afronte su miedo en la realidad.
  • Imaginación. Este es un ejercicio por medio del pensamiento, el afectado recrea el momento en su mente y poco a poco se acerca.
  • Simbólica. El paciente hace contacto con su miedo a través de imágenes, audio o programas

3. Técnicas de relajación

Dado que la persona siente que pierde el equilibrio y eso le causa intranquilidad, lo primero que deberá hacer para superar su miedo es aprender a controlar el estrés.

A continuación te facilitamos algunas técnicas para mantener la respiración, meditar y evitar el exceso de tensión muscular:

Respira a través del diafragma

Respirar

Una de las técnicas para disminuir la ansiedad al centrar la atención en la respiración a través del diafragma. El objetivo es que el aire tenga mayor participación en el estómago que en el pecho.

Pasos a seguir

  • Mantén la postura recta, pon la palma de tu mano sobre el pecho y la otra en el abdomen.
  • Posteriormente inhala y exhala durante 20 segundos para que te des cuenta en dónde se centra el aire.
  • Siente como el pecho se mueve más que el estómago. Este tipo de respiración superficial no nos permite alcanzar el máximo de oxígeno.
  • Ahora concéntrate durante 3 minutos hasta que sientas que la mano del abdomen se mueva más.
  • Inhala profundamente por la nariz durante 7 segundos, no sueltes el aire sostén 3 segundos en el vientre.
  • Finalmente exhala por la boca durante 7 segundos más.

De interés: Nuestros miedos no evitan la muerte, frenan la vida

Respiración purificante

Esta técnica ayuda a oxigenar los pulmones y además tonifica el aparato respiratorio.

Pasos a seguir

  • Lo primero que tienes que hacer es: relájate y busca un sitio cómodo.
  • Enseguida respira por la nariz, inspira y llena el diafragma de aire como en el ejercicio anterior.
  • Mantén la respiración durante 5 segundos.
  • Posteriormente forma con los labios un orificio pequeño para expulsar el aire.
  • Sopla suavemente, para durante 2 segundos y continúa exhalando.
  • Para concluir repite el procedimientos 2 veces más.

Alterna la respiración

Este ejercicio es clave para relajarnos ante cualquier situación de estrés o preocupación.

  • Siéntate con la espalda recta.
  • Coloca tus dedos índice y el medio entre las cejas.
  • Presiona suavemente y coloca el dedo pulgar en la ventana nasal derecha.
  • Ahora inhala lentamente por la ventana nasal izquierda durante 7 segundos.
  • Sostén el aire por 4 segundos y expulsa.
  • Repite el procedimiento cambiando el pulgar en la ventana nasal izquierda.

Recomendaciones

  • No eres el único pasando por esto, busca otras personas que tengan miedo a las alturas para reconfortarte.
  • Intenta no centrar tu atención en la altura. Por ningún motivo te inclines hacia abajo, enfócate en el paisaje.
  • Ante el problema respira profundo y concéntrate en lo positivo para que se distraiga tu mente.
  • Empieza por realizar pequeñas actividades en las alturas.