3 desayunos que fortalecen tus defensas naturales

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 24 diciembre, 2018
Un desayuno saludable debe incluir vitaminas, minerales y antioxidantes para ayudarnos a afrontar el día con energía.

Hay épocas en las que tenemos las defensas algo más bajas. El invierno, periodos de estrés continuados, el haber pasado una enfermedad o una intervención quirúrgica, puede hacer que el sistema inmunológico se debilite. Así las cosas, ¿qué tal si le aportamos una buena dosis de defensas a nuestro organismo en el desayuno?

Opción 1: Desayuno saludable para nuestras defensas

img_tortilla_de_ajos_tiernos_10039_600

  • Jugo natural de limón con una cucharada de miel.
  • Tazón de avena con uvas y nueces.
  • Un huevo revuelto con ajos tiernos.

¿Por qué es saludable?

Te aseguramos que este desayuno te va a encantar y que, con él, vas a obtener una buena inyección de defensas naturales. ¿Cómo? Muy fácil: Iniciar el día con un jugo natural de limón con miel es un tesoro verdadero natural en cuanto a defensas se refiere. Rico en vitaminas y en antioxidantes, depura nuestro organismo y lo protege frente a muchas enfermedades.

La miel es ese elemento natural que cura, que cauteriza y que eleva nuestras defensas naturales. Es básica para cuidar de nuestra salud día a día. Procura que sea lo más natural posible.

¿Y qué hay de la avena? Como ya sabes, es uno de los llamados “súper alimentos”. Es rica en vitaminas del grupo B, un elemento básico para elevar el nivel de nuestros linfocitos. Estas son células que luchan contra muchos virus y bacterias y que, en esencia, nos protegen. Tenlo siempre en cuenta: La avena es una gran opción para el desayuno.

La tortilla o el huevo revuelto con ajos tiernos es un plato realmente sano y delicioso. Basta con un huevo y con dos ajos tiernos. Hemos de recordar que los huevos son ricos en proteínas magras. Nos dan energía. De ahí que sean tan idóneos para empezar el día. El ajo es un antibiótico natural, que combate infecciones, virus y bacterias. Solo te queda disfrutar de este sencillo desayuno.

Opción 2: Desayuno para fortalecer el sistema inmunológico

desayuno

  • Infusión de eucalipto y miel.
  • Un tazón de yogur griego con avena, fresas y nueces.
  • Jugo de toronja o pomelo.

¿Por qué es saludable?

¿Qué te parece empezar el día con una buena infusión de eucalipto? Sus hojas poseen muchísimas propiedades que contribuyen a aumentar nuestras defensas. Nos protegen frente a gripes y resfriados. Es un remedio fantástico para los cambios de estación, épocas en que nuestro organismo se resiente. Combinada con miel, constituye una reserva natural de defensas ideal para esas mañanas particularmente frías en las que nos vemos obligados a salir de casa.

El de tipo griego es el yogur que menos lactosa contiene. No obstante, aporta más calcio que un vaso de leche. Los lácteos fermentados cuidan muchísimo mejor de nuestro sistema inmunitario. Nos aportan las bacterias que ayudan en la degradación de aquellos alimentos que al organismo le cuesta descomponer. Al consumirlos, evitarás, además, el molesto estreñimiento y harás que mejoren tus digestiones.

Si le añades avena, nueces y fresas, dispondrás de vitaminas y antioxidantes. Si incluyes nueces o almendras, además aportarás zinc y magnesio, que mejoran notablemente nuestro sistema inmunológico.

Por su parte, el jugo de pomelo es un excelente remedio natural para elevar nuestras defensas y evitar, así, las infecciones. Debes saber, por ejemplo, que del pomelo o toronja se extrae un elemento para elaborar fármacos para las infecciones vaginales. ¿Quieres conocer un secreto más? Las toronjas de color más intenso, contienen mayor cantidad de antioxidantes, que son efectivos para luchar contra el cáncer y para elevar nuestras defensas naturales. Incorporar estos nutrientes a tus desayunos te hará ganar en calidad en tu alimentación.

Opción 3: Desayuno energético para fortalecer nuestras defensas naturales

Batido-de-manzana-y-remolacha

  • Jugo de zanahoria y betabel.
  • Huevo revuelto con espinacas.

¿Por qué es saludable?

Como ya puedes intuir, este desayuno es algo más energético. ¿Qué buscamos con estos alimentos? Pues, aumentar el hierro, la vitaminas B y C.

Es fácil de hacer si dispones de una buena procesadora donde licuar la betabel y la manzana verde. No hace falta que peles la manzana, puesto que la pectina es muy beneficiosa para nuestra salud. Recuerda solo lavar bien todas las frutas y vegetales. Añade un vaso de agua también para que el licuado sea más fácil de beber. El resultado es tan delicioso como saludable.

Si te animas también con el huevo revuelto con espinacas, notarás cuánta energía vas a tener para empezar el día. Una buena dosis de hierro para luchar contra la anemia o las clásicas cefaleas que tenemos al levantarnos en ocasiones.

La mejora de tus defensas, te compensará el tener que levantarte un poquito antes para prepararte estos deliciosos desayunos. Prueba a hacerlo y verás.

  • Bengoa, J. M.; Torún, B.; Behar, M., y Scrimshaw, N. (1989). Guía de alimentación: bases para su desarrollo en América Latina. Caracas: Fundación Cavendes /UNU.
  • Casanueva, E.; Kaufer, M., y Fuchs, V. (1994). “Orientación alimentaria. Comenzando por el principio”, Cuadernos de Nutrición, 17: 21-28.
  • Casanueva, E.; Kaufer-Horwitz, M.; Pérez-Lizaur, A. B., y Arroyo, P., eds. (2008). Nutriología médica. México, DF: Médica Panamericana.