3 dietas nocivas para tu organismo

Katherine Flórez · 31 marzo, 2017
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 2 enero, 2019
Debemos tener claro que a la hora de perder peso no existen fórmulas milagrosas, y que algunas dietas que nos prometen bajar mucho en poco tiempo pueden resultar perjudiciales para nuestra salud

No cabe duda de la gran obsesión que pueden presentar muchas personas a la hora de perder peso. Para lograr su objetivo, recurren a dietas milagrosas que prometen fulminar los kilos en poco tiempo. Sin embargo, estas dietas pueden ser nocivas para nuestro organismo y conllevar una pérdida de nutrientes.

Además de afectar a tu estado de ánimo, pueden provocar el famoso «efecto rebote». Ya que cuando sometemos al organismo a una dieta muy baja en calorías, el cuerpo reacciona gastando menos energía y puede provocar un aumento de peso drástico cuando volvemos a consumir cantidades normales.

Las dietas y la pérdida de peso

Dietas para adelgazar.

Teniendo en cuenta los efectos de la alimentación dentro del organismo, cabe resaltar que no todo lo ingerido aporta nutrientes y energía. Lo ideal es optar por una alimentación sana, equilibrada y sin excesos. Sin duda alguna, no se trata de comer por comer o, simplemente, dejar de hacerlo.

Si queremos disminuir lo sobrante del organismo, el proceso es mucho más complejo y, aunque la dieta desempeña un papel fundamental, siempre debe acompañarse de actividad física y otro tipo de factores positivos para el organismo.

Cuando esto no se lleva a cabo de una manera acorde y sostenida, lo más probable es que se regrese a la medida indeseada, por lo que todo el esfuerzo habrá sido en vano. Sin embargo, el principal problema a la hora de bajar de peso con base en la dieta son las malas elecciones.

Visita este artículo: Cómo preparar deliciosos caldos de verduras para perder peso

¿Cómo diferenciar las dietas nocivas de las saludables?

¿Cómo diferenciar una dieta adecuada de una inadecuada?

La variedad de alternativas a la hora de elegir una dieta para perder peso es enorme; no obstante, estas pueden no ser del todo adecuadas, al menos, no todas.

De entrada, no estamos sugiriendo evitar las dietas, pero sí, aprender a diferenciar cuáles realmente benefician al objetivo principal mencionado en el artículo y cuáles definitivamente no sirven para nada.

A continuación, exponemos las diferencias considerables entre las dietas nocivas y las equilibradas:

Dietas saludables

  • Ayudan a saciar el organismo.
  • Contienen variedad de alimentos.
  • Se basan en los gustos de cada persona.
  • Contribuyen a la pérdida de peso de manera paulatina.

Dietas nocivas

  • No sacian al organismo.
  • Se centran en un solo alimento (falta de equilibrio).
  • Se consideradan ‘milagrosas’ o ‘exitosas’.
  • Afirman que ayudan a perder peso de forma rápida.
  • La ingesta calórica es insuficiente.

Dietas nocivas para el organismo

A nivel mundial, tanto la comunidad médica como la nutricional han evaluado diversas dietas destinadas para perder peso. Con base en los resultados obtenidos, han determinado las más peligrosas para el organismo.

Estas son algunas de ellas.

1. La dieta detox o depurativa

Esta forma parte de las conocidas como ‘dietas del ayuno’. El objetivo de este tipo de dieta es la pérdida de peso, el aporte de energía y la sensación de bienestar. Hasta ahí, todo muy bien.

Sin embargo, el problema yace en la abstención alimenticia, su principal razón de ser, y que puede provocarnos carencias nutricionales si se mantiene por más de una semana. Además, siempre debe estar guiada por un especialista.

  • Con el fin de desintoxicar el cuerpo, la dieta detox sugiere alimentarse unos días con agua, zumos o sopas de verduras.

2. La dieta Dukan

La dieta dukan.

Por otro lado, este tipo de dieta se compone de cuatro fases, las cuales dependen del peso que se desea perder. Su principal característica es el alto contenido proteico.

  • Primera fase: alimentos ricos en proteínas durante 10 días.
  • Segunda fase: alimentos ricos en proteínas y verduras de manera alterna.
  • Tercera fase: se estabiliza el peso y se permiten alimento ricos en carbohidratos.
  • Cuarta fase: alimentos equilibrados (comer con normalidad).

Dicho exceso representa enorme riesgo para los riñones y el hígado, por lo que no se recomienda de ninguna manera.

¿Quieres conocer más? Lee: 7 fuentes de grasas saludables que deberías incorporar en tu dieta

3. La dieta de Atkins

Con respecto a este tipo de dieta, las cosas se asemejan un poco a la mencionada antes. En este sentido, se permite la ingesta de alimentos bajos en carbohidratos y se recomiendan los lípidos y las proteínas.

Muchos señalan esta dieta como la más equilibrada de todas, ya que se compone, entre otros alimentos, de:

  • Huevos
  • Carnes rojas
  • Pescado
  • Mantequilla
  • Aceite
  • Quesos

No obstante, la comunidad médica advierte que el exceso de proteínas y lípidos provoca daños severos al organismo. Estos no solo influyen en los niveles del colesterol, sino que los riñones y el hígado también tienden a sufrir las consecuencias.

Una dieta solo puede ser efectiva si podemos incorporarla a nuestra rutina con facilidad. Además, se recomienda acudir a un especialista en nutrición para que sugiera la dieta más adecuada a nuestras necesidades y realice un seguimiento de nuestros progresos.

  • Opie, L. H. (2014). Lifestyle and diet. Cardiovasc J Afr. https://doi.org/10.5830/CVJA-2014-063

  • Anton, S. D., Hida, A., Heekin, K., Sowalsky, K., Karabetian, C., Mutchie, H., … Barnett, T. E. (2017). Effects of popular diets without specific calorie targets on weight loss outcomes: Systematic review of findings from clinical trials. Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu9080822

  • Julia, C., Péneau, S., Andreeva, V. A., Méjean, C., Fezeu, L., Galan, P., & Hercberg, S. (2014). Weight-loss strategies used by the general population: How are they perceived? PLoS ONE. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0097834