3 exfoliantes corporales con arroz para tener una piel increíble

Ana Quintana · 25 noviembre, 2017
La frecuencia con la que vamos a aplicar los exfoliantes va a depender de nuestro tipo de piel. Las grasas necesitan más cuidado en este sentido que las secas o mixtas

El uso del arroz en la piel viene desde la antigüedad.

Por ejemplo, en Japón se hacían ungüentos para conseguir una piel blanca y suave a base de arroz.

Por su parte, en Grecia elaboraban polvos de almidón para dar un aspecto liso en el rostro.

Actualmente es uno de los ingredientes naturales que tiene los mismos efectos que los cosméticos de renombre.

Hidrata, nutre, humecta, protege y rejuvenece el aspecto de la piel. Además, absorbe el exceso de grasa y elimina las células muertas.

¿Por qué es un buen exfoliante?

En cuanto a la composición, el arroz contiene un 70 % almidón. Asimismo aporta:

  •  Aceites
  • Proteínas
  • Polisacáridos
  • Flavonoides
  • Vitaminas
  • Esteroides
  •  Minerales

Particularmente la semilla de arroz contiene ácido fítico, un ácido orgánico que funciona como antioxidante. Entre sus efectos destacan:

  • Limpieza profunda
  • Eliminación de células muertas
  • Mejora la circulación de la dermis
  • Suaviza la piel al eliminar las capas superficiales
  • Estimula la renovación celular

Es importante que antes de poner cualquier remedio en tu piel realices una prueba en alguna zona pequeña del rostro para prevenir cualquier reacción alérgica.

Después de usar cualquiera de los siguientes exfoliantes tu piel no volverá a ser la misma.

Leer también: Los grandes beneficios de la limpieza facial con camomila 

1. Arroz y agua

Arroz y agua

Esta mezcla ayuda a combatir espinillas, barros y manchas en el rostro.

Ingredientes

  • ¼ taza de arroz (55 g) 
  • 4 gotas de aceite de lavanda
  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g) 

Preparación

  • Lo primero que tienes que hacer es poner a cocer el arroz para obtener la leche natural.
  • Deja enfriar y posteriormente incorpóralo en un vaso de la licuadora.
  • Agrega las gotas de aceite de lavanda y el aceite de oliva.
  • Licúa hasta obtener una pasta cremosa.
  • Guarda el resultado en un recipiente y refrigera durante 10 días.

Modo de uso

  • Después del tiempo indicado frota la pasta en el rostro dando movimientos circulares.
  • Deja que actúe durante 10 minutos, hasta que se seque.
  • Finalmente enjuaga y repite dos veces por semana.

No te pierdas: Automasaje facial para tonificar tu rostro 

2. Arroz y semillas de fresa

Arroz y semillas de fresa

El arroz ayuda a remover la grasa que se acumula en los poros y puntos negros. Por su parte, la fresa actúa como blanqueador natural e hidratante.

Ingredientes

  • ½ taza de arroz (110 g) 
  • 1 cucharada de semillas de fresa (15 g) 
  • 3 cucharadas de agua mineral ( 45 ml) 

Preparación

  • En primer lugar tienes que moler el arroz hasta convertirlo en polvo.
  • Posteriormente, con ayuda de un colador, retira cualquier grano.
  • Colócalo en un recipiente y agrega las semillas de fresa.
  • Enseguida añade las 3 cucharadas de agua mineral.
  • Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una pasta homogénea.

Modo de uso

  • Enjuaga y seca el rostro.
  • Aplica la pasta con masajes circulares para que se absorba de forma uniforme. 
  • Deja actuar durante 3 minutos.
  • Para terminar, enjuaga con agua abundante.

3. Arroz, miel y leche orgánica

Arroz

La fusión de estos 3 ingredientes nos ayudará a conseguir un excelente exfoliante.

  • El arroz estimula la producción de colágeno.
  • La miel elimina toxinas, hidrata y, gracias a sus efectos antisépticos, elimina impurezas.
  • Por su parte, la leche suaviza y nutre la piel.

Ingredientes

  • 6 cucharadas de arroz (120 g) 
  • 2 tazas de agua mineral (500 ml) 
  • 1 cucharada de arroz en polvo (20 g)
  • 1 cucharada de miel de abeja (25 g) 
  • 2 cucharaditas de leche orgánica (10 ml)

Preparación

  • En primer lugar hierve las 6 cucharadas de arroz en 2 tazas de agua mineral.
  • Enseguida deja reposar durante 2 minutos y cuela.
  • Añade el arroz en polvo, la cucharada de miel y la leche, y mezcla hasta que forme una pasta.

Modo de uso

  • Limpia bien el rostro y seca antes de aplicar.
  • Aplica la pasta con un masaje.
  • Espera a que se seque y retira con un algodón.
  • Enjuaga con suficiente agua.

Recomendaciones

  • Hay que masajear con más intensidad en las áreas más rugosas, sobre todo en la zona T (frente, nariz y barbilla).
  • Evita aplicar alrededor de los ojos para que no caigan partículas que puedan provocar daños severos.
  • Exfolia tu rostro, por lo menos, una vez al mes.
  • Utiliza un tonificante para hidratar la piel después del proceso.
  • La piel debe estar ligeramente humedecida para que el remedio penetre de mejor manera.

En general se recomienda exfoliar el rostro cada quince días si tienes la piel seca, cada semana para piel mixta y normal.

Por su parte, las pieles grasas necesitan el tratamiento dos veces a la semana.

¿Qué esperas para darle vida a tu rostro?