3 factores a tener en cuenta a la hora de adelgazar

Para perder peso necesitas seguir una serie de claves que te mostramos a continuación.

Llevar un dieta al extremo es un error habitual entre quienes desean perder peso. Puede incluso suponer un riesgo para la salud. Por ello, os presentamos algunos factores para adelgazar que contribuirán al éxito.

Pequeños cambios

Mucha gente cree que perder peso es eliminar determinados y deseados alimentos de la dieta y pasar horas y horas en el gimnasio. Perder peso se convierte en algo aburrido, pesado e incluso casi una pesadilla para algunos.

Por supuesto que realizar ejercicio físico es imprescindible para la salud y para perder peso, pero llevar dietas al extremo nunca lo es.

De hecho, la mejor forma de conseguir resultados positivos y duraderos es introducir cambios positivos en nuestra forma de alimentarnos y en nuestros hábitos. Y, además, claro, la clave es ser constantes. No rendirse ante las pequeñas tentaciones será algo esencial a la hora de seguir una dieta para perder peso.

Junto a una dieta siempre equilibrada y ejercicio físico, puedes tener en cuenta algunos factores para adelgazar que contribuirán a que pierdas peso de forma óptima y saludable. Presta atención:

 

Factores para adelgazar

1. Las grasas no siempre son el problema

Muchos creen que una dieta para adelgazar conlleva inevitablemente la eliminación de las grasas de nuestra alimentación. Sin embargo, las grasas no siempre son un problema. De la misma manera que existen carbohidratos buenos y carbohidratos malos, existen grasas sanas o beneficiosas, y otras perjudiciales.

Las “grasas buenas” ayudan a mantener el organismo en su correcto estado de funcionamiento. Además, ayudan a eliminar las grasas perjudiciales. De hecho, estas grasas son tan importantes que el sistema nervioso está compuesto por un alto contenido de las mismas.

Te interesa leer: Cuáles son las grasas saludables que no pueden faltar en tu dieta

Debemos comprender, pues, que si el cerebro se encuentra ante un déficit de grasas saludables, su mal funcionamiento puede afectar a todo nuestro organismo. Esto puede desembocar en consecuencias bastante graves para la salud. Por ello, es importante ser consciente de que no es correcto eliminar todas las grasas de la dieta.

Grasas perjudiciales para la salud.

2. Controla el consumo de calorías

Sin duda alguna, controlar la ingesta de calorías a lo largo de la semana es esencial para seguir correctamente una dieta y mantener una alimentación equilibrada. Para poder bajar de peso progresivamente, conviene controlar la cantidad de calorías que ingerimos.

Esto no significa que debamos contar cada caloría consumida, pero es cierto que bajar de peso es, en definitiva, la diferencia entre las calorías ingeridas y las gastadas. Por ello, debemos conocer qué tipo de alimentos tienen un mayor número de calorías.

En términos generales, la cantidad de energía consumida a lo largo del día debería estar equilibrada entre la ingesta de proteínas, grasas sanas y carbohidratos.

Según la Sociedad Española de Nutrición, en líneas generales, debemos comer diariamente de todos los grupos de alimentos, distribuyéndolos de la siguiente manera: un 57% podrían ser hidratos de carbono, un 25-30 % grasas y un 15% proteínas.

No obstante, cada organismo es diferente, por lo que cada uno necesitaremos una cantidad distinta de calorías para nuestro metabolismo basal. Además, la cantidad de actividad física que realicemos determinará si necesitamos una mayor cantidad de calorías para poder funcionar y qué macronutrientes.

Ingesta de calorías

3. Beber suficiente agua

Otro de los factores para adelgazar será mantener una correcta hidratación. El agua nos ayudará a la hora de perder peso, principalmente al contribuir con una mayor sensación de saciedad.

También evitará los consumos excesivos de comida.

Debes leer: 5 errores de hidratación más comunes

Si tratamos de perder peso, es recomendable beber un vaso de agua 15 o 20 minutos antes de una comida. Esto, además de ayudarnos a estar más hidratados, disminuirá ligeramente nuestra sensación de hambre.

De igual forma, el agua puede ser especialmente útil cuando sintamos algún antojo “entre horas”. En estos momentos, beber agua también puede ayudarnos a superar el hambre y la sensación de ansiedad momentánea.

Con estos sencillos consejos podrás seguir de manera más adecuada cualquier dieta para perder peso.

No hace falta llevarla al extremo en ningún momento ni realizar prácticas contraproducentes. Además, la consulta a un nutricionista te ayudará siempre a obtener los mejores resultados, y a mantenerlos.

No olvides que el ejercicio físico también es básico. No sólo es beneficioso para perder peso, sino también para tu salud en general.

Mifflin MD1, St Jeor ST, Hill LA, Scott BJ, Daugherty SA, Koh YO., "A new predictive equation for resting energy expenditure in healthy individuals", Am J Clin Nutr. 1990 Feb;51(2):241-7.
Dennis EA, Dengo AL, Comber DL, Flack KD, Savla J, Davy KP, Davy BM., "Water consumption increases weight loss during a hypocaloric diet intervention in middle-aged and older adults", Obesity (Silver Spring). 2010 Feb;18(2):300-7.