3 formas de cuidar tu cabello naturalmente

Para cuidar de tu cabello es importante que reduzcas al máximo el uso de elementos de calor, como el secador o las planchas, y que cuando los utilices apliques antes un protector capilar

Para cuidar el cabello, existen diferentes productos en el mercado que ayudan a que se vea sano, sedoso y con brillo. Sin embargo, hay detalles que influyen en su apariencia, como la manera en que lo secamos, lo peinamos y el tratamiento que recibe en general.

A continuación, te daremos algunos consejos para que tu pelo crezca a pasos agigantados y se mantenga sano e hidratado.

1. Aplica mascarillas para cuidar de tu cabello

Dependiendo del estado de tu cabello puedes nutrirlo con algunas de estas mascarillas, ya sea una vez por semana o cada dos semanas.

Mascarilla de huevo

La yema de huevo es rica en grasas y proteínas, lo que la hace perfecta para hidratar el pelo seco. Por otro lado, la clara de huevo es ideal para el pelo graso, ya que esta contiene enzimas que eliminan el exceso de grasas.

Para el cabello normal, puede utilizarse el huevo entero.

Preparación

  • Ya sea la clara, la yema o el huevo entero, aplícalo y deja que actúe por 20 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, enjuaga con una buena cantidad de agua fría (si la utilizamos caliente corremos el riesgo de que se cocine).
  • Lávalo como de costumbre.

Lee también: Mascarillas de huevo para tu cabello

Mascarilla de aguacate

Crema de aguacate, sábila y aceite de coco.

La mascarilla de aguacate es perfecta para cuidar del cabello y reparar los daños causados por productos químicos y factores climáticos. Actúa como acondicionador natural y le aporta suavidad y brillo.

Ingredientes

  • ½ aguacate

Preparación

  • Tritura la pulpa de medio aguacate, aplícala sobre el cabello y masajea.
  • Deja reposar por 15 minutos.
  • Por último, enjuaga con agua fría.

Mascarilla de mayonesa

Esta mascarilla es útil sobre todo para cabellos teñidos, ya que brinda hidratación y fomenta su brillo y suavidad.

Ingredientes

  • ½ taza de mayonesa (118 g)

Preparación

  • Vierte media taza de mayonesa en un recipiente. Extiéndela desde la raíz hasta las puntas.
  • A continuación, cubre la cabeza con un gorro de plástico para concentrar el proceso de humectación y deja actuar por 20 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia para eliminar la mayonesa y después con agua fría para cerrar los folículos. Realiza esta mascarilla una vez por semana.

Mascarilla de cerveza

Cerveza.

La levadura de la cerveza es un buen ingrediente para aumentar el volumen del cabello, controlar su caída y fortalecerlo.

Ingredientes

  • ½ taza de cerveza (125 ml)
  • 1 huevo

Preparación

  • Deja reposar la cerveza durante unas horas y agrega un huevo crudo.
  • Aplica sobre el cabello limpio y deja actuar por 20 minutos.
  • Enjuaga con agua fría.

Mascarilla de yogur

Esta mascarilla se recomienda para nutrir y restaurar el cabello seco y opaco. Úsala semana de por medio.

Ingredientes

  • ½ taza de yogur (100 g)

Preparación

  • Sirve el yogur en un recipiente, aplícalo por todo el cabello y péinalo para que el tratamiento se esparza por completo.
  • Deja actuar por 15 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Lávalo como de costumbre.

Mascarilla de aloe vera

Aloe vera para el cabello.

Nada mejor para cuidar el cabello maltratado que el aloe vera. Este cuenta con propiedades hidratantes y ayuda a abrir los poros en el cuero cabelludo, facilitando así una mayor absorción de vitaminas y  nutrientes.

Ingredientes

  • 1 penca de aloe vera (su gel interior)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (32 g)

Preparación

  • Machaca el aloe vera y mézclalo en un recipiente con 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • Aplica por todo el cabello y el cuero cabelludo y deja actuar por 15 minutos.
  • Retira con agua tibia.

Mascarilla de tomate

La mascarilla de tomate se utiliza para restaurar el cabello maltratado. Tiene componentes que, en contacto con este, le devuelven el brillo natural, promueven el crecimiento y eliminan la decoloración irregular.

Ingredientes

  • 1 tomate
  • 2 cucharadas de harina de maíz (16 g)

Preparación

  • En un envase de vidrio tritura un tomate y agrega dos cucharadas de harina de maíz.
  • Mueve hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Usa esta mascarilla en el cabello húmedo y deja actuar por 30 minutos.
  • Enjuaga con agua fría.
  • Lava con un champú adecuado.

Te recomendamos leer: 7 razones que te convencerán para comer tomates 7 días por semana

1. Lava el cabello con precaución

Cómo lavar el cuero cabelludo.

Asegúrate de que estás usando el tipo de champú correcto, ya sea para cabello opaco, graso, seco o tinturado. Realiza un masaje con las yemas de los dedos, desde la raíz a las puntas. Enjuaga bien hasta retirar todo el jabón.

2. Cuídalo al secarlo

Es usual que sequemos nuestro cabello exprimiéndolo con fuerza. El problema es que este error causa el debilitamiento y quiebre del mismo.

  • Para secarlo escurre suavemente las puntas y quita el exceso de agua mediante leves presiones con ayuda de una toalla.

3. No abuses del calor

Calor en el cabello.

Aunque el secador, la pinza y la plancha son grandes aliados para llevar el cabello arreglado, el calor puede causarle fuertes daños. Lo mejor es que no los uses de manera periódica y que utilices protectores antes y después del procedimiento.

Factores como la plancha, el sol, el déficit de vitaminas, una vida sedentaria o una alimentación incorrecta son causantes de un cabello deteriorado y sin gracia. Es indispensable que tomes medidas para cuidar tu cabello si quieres lucir una melena con brillo, sana y fuerte.

  • Lee, Y., Kim, Y. D., Hyun, H. J., Pi, L. Q., Jin, X., & Lee, W. S. (2011). Hair shaft damage from heat and drying time of hair dryer. Annals of Dermatology. https://doi.org/10.5021/ad.2011.23.4.455

  • Guo, E. L., & Katta, R. (2017). Diet and hair loss: effects of nutrient deficiency and supplement use. Dermatology Practical & Conceptual. https://doi.org/10.5826/dpc.0701a01

  • Gavazzoni Dias, M. F. (2015). Hair cosmetics: An overview. International Journal of Trichology. https://doi.org/10.4103/0974-7753.153450