3 formas de preparar licuados veganos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 6 diciembre, 2018
Maite Córdova Vena · 5 julio, 2018
Los licuados veganos no solo son mezclas de ingredientes 'verdes' que escogemos al azar. Para que sepan realmente bien debemos saber cómo se preparan y qué ingredientes combinan mejor entre sí.

Los licuados veganos también son conocidos como batidos, smoothies, zumos, jugos y merengadas. Se trata de una palabra para designar, de manera general, a la mezcla de diversos ingredientes y presentadas de forma líquida para su consumo como bebida.

Ahora bien, en la dieta vegana, hay que recordar que la composición siempre es de origen vegetal. Esto quiere decir que no incluyen ni leche, nata ni otros derivados lácteos.

Cuando vamos a preparar estas bebidas, no basta con tomar un puñado de vegetales y mezclarlos en una licuadora. Este es el error que comete la mayoría de las personas cuando intentan llevar una dieta más nutritiva y que suele terminar en un mal sabor de boca. Y es lógico, no todos los vegetales ni las frutas pueden saber bien al combinarse. Por ello hay que aprender a escoger bien los ingredientes para nuestras bebidas.

1. Prepara tus licuados veganos por colores

Una de las formas más fáciles de preparar tus licuados veganos es mezclar ingredientes que tengan los mismos colores. Por ejemplo: manzanas rojas, sandía y fresas. El truco está también en jugar con las cantidades para conseguir el espesor que deseemos, ya que no es lo mismo combinar un par de ingredientes y medio litro de agua para conseguir un jugo natural, que aumentar la cantidad de estos ingredientes para conseguir un batido lo suficientemente espeso.

¿Cuáles son los colores más comunes de los batidos? En principio, rojo, amarillo y verde. Una vez que dominemos estos tres grupos, podremos comenzar a variar algunos ingredientes para obtener, por ejemplo, un batido rosa, morado, azul, café, etcétera. Debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Verdes. Suelen contener más vegetales que frutas, de allí su color.
  • Rojos. Suelen contener más frutas que verduras.
  • Amarillos. Tienen un equilibrio más marcado entre la cantidad de frutas y verduras.

Te puede interesar: Aprende a preparar tus propios batidos verdes

2. Prepara tus licuados veganos por sabores

Otra forma de preparar licuados veganos es decidir qué sabor queremos conseguir. ¿Estamos seguros de que queremos una bebida cítrica o tal vez nos apetece más una dulce? En función de esto podemos buscar los ingredientes que más nos convengan. Por ejemplo, un licuado cítrico puede hacerse a partir de naranja, limón y pomelo, o también a partir de naranjas y fresas.

Beneficios del zumo de limones amarillos

  • Licuados cítricos: sus ingredientes más populares son la naranja y el limón. Otros ingredientes pueden ser: la maracuyá, la piña, las mandarinas y la toronja.
  • Licuados dulces: suelen tener como base la banana o el plátano e incluir: manzanas, mango y peras.
  • Licuados mixtos: pueden tomar la banana como base e incluir, por ejemplo: aguacate, cacao en polvo, cacahuetes, o simplemente fresas y manzanas.

Te recomendamos evitar la mezcla de frutas ácidas con dulces porque no suelen ser agradables al paladar. Otra cuestión importante a la hora de preparar cualquier tipo de licuado es optar por ingredientes de temporada, ya que no solo suelen estar más frescos sino que tienen mejor precio.

Lee también: 6 batidos y jugos rejuvenecedores

3. Prepara tus licuados veganos por texturas

Los licuados veganos también se pueden preparar en función de la densidad y las texturas que te resulten más agradables al paladar. Así pues, si deseas una bebida líquida, sin grumos, puedes optar por incluir menor cantidad de frutas y vegetales y más de líquido (bebida de coco, almendras, avena, etcétera). En cambio, si deseas una bebida más espesa, para aquellos momentos de mucha hambre, puedes optar por lo contrario, es decir, añadir menor cantidad de líquido y más ingredientes sólidos.

Zumo de remolacha.

Hay que tener en cuenta que los licuados pueden tener bases distintas. Algunas pueden ser de agua, té, infusiones y otras de bebidas vegetales (de avena, coco, almendras o soja). Estas bases potenciarán un sabor en concreto, por lo que es importante saber utilizarlas. Por ejemplo, las bebidas vegetales suelen destacar los sabores dulces de ingredientes como la banana o la papaya.

Todos los licuados veganos pueden ser realmente deliciosos si ponemos un poco de atención a la combinación de sus ingredientes. Para ello, podemos fijarnos algunas recetas de zumos y batidos, y con el tiempo, introducirles algunas variantes hasta conseguir hacer nuestras propias creaciones con tranquilidad.

Recuerda, es mucho más fácil de lo que parece, así que no dejes de animarte a hacer la prueba y a complementar tu dieta con estas ricas bebidas.

A tener en cuenta

Desde un punto de vista nutricional, la mejor forma de aprovechar los beneficios de las frutas siempre será comerlas al natural, con todo y su cáscara. Por lo tanto, las distintas preparaciones líquidas (como los zumos y los licuados), deberán considerarse como alternativas o complementos a una dieta balanceada. Nunca como sustitutos de las comidas o como formas principales de consumir fruta.

  • Brown, J. Por qué tomar jugos naturales no es tan bueno para la salud (y cómo hacerlos más saludables). BBC Future [En línea] Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-46900997
  • Craig, Winston. (2009). Health Effects of Vegan Diets. The American journal of clinical nutrition. 89. 1627S-1633S. 10.3945/ajcn.2009.26736N.
  • Rodríguez-Leyton, Mylene & Majana Lucía, Sánchez. (2017). Consumo de frutas y verduras: beneficios y retos. Alimentos Hoy. 25. 30-55.