3 indicadores que señalan falta de proteínas en la alimentación - Mejor con Salud

3 indicadores que señalan falta de proteínas en la alimentación

¿Sabías que ese cansancio crónico que presentas y la caída del cabello pueden deberse a un déficit de nutrientes? Si es tu caso, acude a un nutricionista para descartar carencias importantes

La alimentación es uno de los factores más importantes en el desarrollo del ser humano. Tal es su relevancia en el cuerpo que, según lo incluido en la dieta, así se dará el desempeño energético en el día a día.

Así las cosas, se podría decir que los alimentos son el combustible del organismo. Por ende, la calidad de los mismos influye en el factor salud y en la eficiencia con la cual se hacen las cosas.

Dentro de esta práctica sobresalen compuestos relevantes como los carbohidratos, los lípidos y las proteínas. En el presente artículo hablaremos de este último grupo.

La importancia de las proteínas en la alimentación

proteínasEn la sociedad actual suele ser común el desequilibrio alimenticio, habiendo una mayor ingesta de proteínas.

Sin embargo, debido al cambio en los hábitos de alimentación, también llega a presentarse un déficit en este importante compuesto.

En ese orden de ideas se hace necesario conocer qué rol desempeñan las proteínas en el organismo y cuál es su verdadera relevancia:

  • Aportan, aproximadamente, el 15 % del valor energético total.
  • Contribuyen a la formación de huesos, músculos, uñas, piel y cabello.
  • Producen anticuerpos, por lo tanto ayudan a tratar infecciones.
  • Ayudan al proceso de pérdida de peso, gracias al fortalecimiento muscular.
  • Participan en la producción de glóbulos rojos y enzimas.
  • Desempeñan un papel importante en la homeostasis del organismo, en específico, del agua presente dentro del mismo.

Factores que indican déficit proteico en la alimentación

Teniendo en cuenta los procesos importantes en las cuales se encuentran inmersas las proteínas, debemos conocer cuáles son los principales indicadores de su ausencia en la alimentación.

En caso de presentar alguno de los siguientes factores, lo más adecuado es acudir con un profesional de la salud (específicamente un nutricionista) para que nos recete un tratamiento o dieta adecuados.

1. Padecer enfermedades con mayor facilidad

Remedio para el dolor de garganta

Claro está, el primer sistema en responder ante una amenaza a la salud es el inmunitario. Este se encuentra ligado con las proteínas de una manera bastante amplia.

Cuando en la alimentación no se ingiere este poderoso nutriente, lo más probable es un déficit de anticuerpos: estos son estructuras a base de proteínas.

Por tal razón, las enfermedades aprovechan la menor ocasión para comenzar a hacer de las suyas a lo largo de todo el organismo.

2. Disminución de la masa muscular

Una de las funciones más relevantes y comunes de la proteína es la fabricación de músculo.

Si asistes al gimnasio, una de las primeras recomendaciones que te darán será la de aumentar su ingesta en la dieta para conseguir el objetivo con mayor rapidez (hipertrofia muscular).

Al momento de atrofiarse los músculos, de manera paulatina, es posible que esté ocurriendo un problema en cuanto a la ingesta de proteínas en la alimentación.

Con el paso del tiempo comenzarán a debilitarse, posteriormente la hipertrofia ganada disminuye de manera considerable.

Esto, aparte de influir en la imagen estética de la persona, también trae repercusiones negativas en cuanto a la salud.

Las lesiones y los calambres son los primeros en hacer acto de presencia a lo largo del organismo, especialmente en las extremidades tanto superiores como inferiores.

3. Cansancio crónico

cansancio-cronico

También conocido como fatiga, el cansancio crónico es uno de los principales indicadores de la insuficiencia de proteínas en la alimentación.

Se caracteriza por la incapacidad del organismo de realizar actividades comunes y corrientes, las cuales pueden hacerse en cualquier momento.

En términos generales es un agotamiento sin razón aparente, por lo cual, suele preocupar a quien padece.

4. Problemas en la piel

Los tejidos cutáneos encargados de componer la superficie de la piel requieren de un gran número de nutrientes para cumplir sus tareas básicas. Entre estos destaca la proteína.

Cuando acontece una deficiencia de este tipo, la piel tiene dificultades a la hora de crear colágeno, keratina y elastinas. Estas son fundamentales en todo lo referente a resistencia, elasticidad o hidratación, entre otras.

En este orden de ideas, el cabello también se ve afectado de sobremanera; los folículos pilosos, formados de proteínas, son los más perjudicados.

Esto entorpece el proceso de crecimiento, así como la fuerza y la resistencia de cada hebra.

Por último, no satisfacer este nutriente en la dieta también favorece la aparición de arrugas y líneas de expresión en el rostro.