3 infusiones caseras para disfrutar en tus meriendas

17 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva
Tomar una bebida caliente, como una infusión herbal a media mañana o a media tarde puede ayudar a relajarnos, darnos un momento de descanso, a la vez que nos hidratamos y recuperamos energía para continuar la jornada.

Las infusiones caseras que vamos a proponerte a continuación forma parte de las bebidas naturales más populares y fáciles de preparar que hay. Recuerda que lo ideal es consumirlas sin ningún tipo de azúcar añadido ni edulcorante, aunque si lo deseas, puedes hacerlo, pero siempre en cantidades moderadas.

Son una buena forma de relajarte, reconfortarte y animarte a continuar la jornada con buen pie. Además, te  ayudan a mantenerte hidratado. 

3 infusiones caseras para meriendas

Las infusiones son bebidas que se obtienen añadiendo agua hirviendo a las hojas, raíces, flores, frutos y corteza de algunas plantas y hierbas (en algunos casos flores también), sean aromáticas o no. Son muy saludables y le pueden aportar al organismo varios beneficios cuando las incluyes en un estilo de vida saludable.

1. Manzanilla

Infusión de manzanilla

La manzanilla es una de las infusiones más populares, ya que se prepara fácilmente y puede consumirse en cualquier momento del día. Tiene un sabor y un aroma muy particulares y ayuda a relajar el cuerpo y promover el descanso.

Por otra parte, tiene propiedades antiinflamatorias que resultan ser útiles a la hora de aliviar ciertas molestias.

Ingredientes

  • ½ taza de flores de manzanilla (60 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de zumo de limón (15 ml)
  • Opcional: miel de abejas.

Preparación

  1. Primeramente, pon una olla con el agua a calentar a unos 90 ºC aproximadamente hasta que hierva.
  2. A continuación, añade las flores de manzanilla y revuelve por unos 5 minutos.
  3. Después, retira del fuego, cuela y deja que enfríe un poco.
  4. Por último, sirve en una taza y añade las cucharadas de miel y el zumo de limón. Esto le dará un mejor sabor.

Descubre: ¿Por qué no necesitas desintoxicar el cuerpo?

2. Té rojo

Té rojo

El té rojo tiene cierto sabor dulzón que lo hace un aliado perfecto para esos momentos en los que tienes antojos, pero no sabes qué tomar. En cierta forma, te ayuda a calmar un poco las ansias y a no precipitarte en tomar la primera golosina que veas.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de té rojo (45 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • Opcional: miel (al gusto).
  • 1 cucharada de flores de manzanilla (15 g)

Preparación

  1. Para empezar, coloca una olla pequeña con agua a hervir. La temperatura debe estar entre 80 y 100 ºC.
  2. Después, cuando llegue a ebullición,  añade el té rojo y tapa la olla por unos 3 minutos. Esto sirve para que las hojas destilen mejor.
  3. Luego, retira del fuego, cuela, deja enfriar por unos minutos, y vierte en una taza grande.
  4. Para finalizar, agrega la miel y algunas flores de manzanilla para que tenga un mejor sabor.
  5. Puedes acompañar esta infusión con una merienda salada, como galletas de soda con algún aderezo o pequeños tostones de plátano.

3. Té verde

Infusiones caseras para meriendas

El té verde es una de las bebidas orientales más populares que existe en el mundo. Desde la Antigüedad, se ha dicho que tiene capacidad para mejorar la memoria y los procesos cognitivos y, además, ayuda a mantener el organismo hidratado y sano.

Se recomienda consumir 40- 45 minutos después de una comida principal, ya que por su contenido de cafeína y otros componentes, puede impedir la absorción de nutrientes antes del tiempo indicado.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de té verde (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • Opcional: 1 cucharada de estevia (15 g)

Descubre: Propiedades del té verde, una bebida muy popular

Preparación

  1. Para empezar, coloca una olla pequeña con el agua a hervir. La temperatura debe estar entre unos 80 a 100 ºC.
  2. Después, antes de retirar del fuego, agrega el té verde (puedes utilizarlo en polvo o en hojas), revuelve bien y tapa por 1 minuto.
  3. Luego, vierte la infusión en una taza grande, añade la cucharada de estevia y revuelve bien.
  4. Disfruta tu infusión con una merienda de galletas de leche, canela o vainilla. Si lo deseas, tómalo con unos canapés.

Disfruta de cualquiera de estas agradables, reconfortantes y ricas infusiones caseras en tus meriendas.