3 infusiones medicinales para tratar el hígado inflamado

Valeria Sabater 29 marzo, 2015

Hígado inflamado. ¿Lo has sufrido alguna vez? Según nos explican los médicos, es una de las patologías hepáticas más frecuentes entre la población. Este órgano tan esencial se inflama y aumenta de tamaño debido a la acumulación de grasas y toxinas, lo que impide que pueda realizar sus funciones básicas con normalidad.

Nos sentimos hinchados, engordamos, las digestiones se vuelven más pesadas, sufrimos dolores abdominales y un gran cansancio, síntomas todos ellos asociados a ese hígado enfermo y saturado que ha aumentado de tamaño debido a la inflamación.

¿Qué podemos hacer? Lo primero y más importante es seguir cada una de las pautas que nos prescriban los médicos. Después, seguiremos unos hábitos de vida más saludables y de alimentación donde estas infusiones que ahora te presentamos serán, sin duda, tus grandes aliadas. Hoy en nuestro espacio te invitamos a introducirlas en tu dieta.

1. Infusión de alcachofa con limón

jugo-de-alcachofaIngredientes

  • alcachofas.
  • 1 litro de agua.
  • El jugo de un limón.

¿Cómo lo preparamos?

  • Pocas verduras pueden ser tan medicinales a la hora de tratar el hígado inflamado, o cualquier patología hepática, como las alcachofas. Lo que vamos a hacer es tan sencillo y efectivo que, seguramente, se convertirá en tu mejor remedio para tratar este problema. Haremos una cocción de dos alcachofas medianas. Deja que se cocinen con normalidad hasta que notes que estén blanditas.
  • Nos tomaremos el agua resultante de dicha cocción a lo largo del día. Es aquí donde se habrán quedado la mayoría de estas propiedades tan adecuadas para curar nuestro hígado:  el ácido fólico, la vitamina A1 , la vitamina B1, la C, el magnesio, el calcio, el fósforo, el hierro, el potasio, el cinc y las fibras dietéticas… No debes perderte la oportunidad de probar esta infusión tan curativa.
  • Recuerda que, una vez hayas obtenido esta agua medicinal tras la cocción, no tienes más que añadirle el jugo de un limón. Llevas todo el preparado a una botella de cristal y empiezas bebiendo una primera taza por la mañana, otra después del almuerzo, otra a media tarde y, la última, después de tu cena. ¡Muy fácil!
  • Recuerda tomar esta infusión medicinal cinco días seguidos. Puedes descansar una semana y luego volver a empezar. Te irá muy bien.

2. Infusión de salvia y pomelo (toronja)

Jugo-de-pomelo

Ingredientes

  • pomelo (toronja).
  • Un vaso de agua (200 ml).
  • 20 gramos de salvia.

¿Cómo lo preparamos?

  • Es posible que te sorprenda esta combinación de una fruta con una planta medicinal. Debes saber que mezclar el jugo de un pomelo con la infusión de salvia actúa como un maravilloso revitalizante hepático, perfecto para combatir la inflamación del hígado.
  • El pomelo (toronja) tiene unas enzimas que favorecen la desintoxicación del hígado. Al ser rico en vitamina C, antioxidantes y minerales, lo estimula para que optimice sus funciones básicas, para que se depure y para que, poco a poco, se reduzca dicha inflamación. Al incluir la salvia, lograremos además descomponer los ácidos grasos acumulados en el hígado y expulsarlos. ¡Sensacional!
  • Para prepararlo, lo primero que haremos es obtener el jugo del pomelo o toronja. Una vez listo, reserva. Seguidamente, realiza la infusión de la salvia. Para ello, lleva a ebullición el vaso de agua y añade esos 20 gramos de salvia. Permite que repose 10 minutos, para después, mezclarlo con el jugo de pomelo o toronja. Si le añades una cucharada de miel, estará delicioso. Recuerda tomarlo cada mañana en tu desayuno.

3. Infusión de manzana y té verde

Te de manzana

 

Ingredientes

  • 2 manzanas medianas.
  • 40 gramos de té verde.
  • 1 litro de agua.

¿Cómo lo preparamos?

  • Esta infusión medicinal para tratar el hígado inflamado te va a encantar. La manzana es una de las frutas más adecuadas para limpiar nuestro hígado. Es tan rica en antioxidantes que nos ayuda a eliminar toxinas y esas grasas que saturan este órgano tan esencial. Además, gracias a su ácido málico,  prevenimos la aparición de piedras en el hígado o en los riñones.
  • Al combinar la infusión de manzana con el té verde, conseguimos un emulsionante natural perfecto para tratar la inflamación del hígado. Un remedio rico en antioxidantes y polifenoles, muy adecuados para cualquier problema hepático.
  • Para prepararlo, lo primero que haremos será poner a hervir el litro de agua. Seguidamente, limpiaremos bien las dos manzanas, para después cortarlas en cuatro trozos e incluirlas en la olla para que se haga la cocción. Permite que estén al fuego al menos durante 20 minutos, hasta que estén blanditas. Cuando notes que ya estén cocinadas, añade los 40 gramos de té verde.
  • Una vez lista toda la decocción, colamos todo el contenido, quedándonos con esta agua tan saludable y medicinal. ¿Quieres saber cómo debes tomarla? Empezaremos la mañana con una primera taza en ayunas, la siguiente después de tu almuerzo, otra a media tarde y una última después de tu cena. Sigue este remedio a lo largo de 15 días y verás cómo mejoran tus digestiones, cómo desaparece tu dolor abdominal y cómo, junto a una dieta adecuada y unos mejores hábitos de vida, se reduce la inflamación de tu hígado. ¡Empieza a cuidarte hoy mismo!
Te puede gustar