3 jarabes que puedes hacer en casa para tratar la tos

Si a pesar de consumir estos jarabes durante varios días la tos no cede es conveniente visitar a un especialista para que nos examine y nos dé un diagnóstico

El uso del jarabe viene desde tiempo milenarios, inclusive antes de descubrir el azúcar (por eso lo endulzaban con miel).

Su empleo se volvió novedad cuando se convirtió en la solución para disfrazar el sabor amargo de algunos fármacos.

Entonces, ¿qué son los jarabes? Se trata de soluciones que contienen carbohidratos, con una consistencia aceitosa en la que se encuentran activos y aditivos.

En realidad, su preparación no tiene mucha ciencia: por lo general, contienen agua destilada, soluciones, extractos y zumos.

Entre tanto, uno de los síntomas más recurrentes en los consultorios es la tos, que indica la presencia de enfermedades respiratorias como gripe, alergias, bronquitis o asma.

 La tos puede ser seca o con flemas y sus molestias provocan problemas para realizar actividades cotidianas.

 Tipos de jarabes

Antitusígenos

Son indicados para tos seca sin mucosidad. Actúan de manera directa en el sistema nervioso y eliminan las bacterias que causan el malestar deteniendo el reflejo que provoca la tos.

Expectorantes

jarabe para la tos

Este tipo de jarabe se encarga de ablandar y eliminar las secreciones que se forman con las flemas causando congestión.

Controla la carraspera en la garganta y limpia las vías respiratorias. Es importante beber bastantes líquidos para lograr un mejor efecto.

Jarabes naturales

Las bajas temperaturas, virus e infecciones no avisan y atacan al organismo.

La tos es un reflejo involuntario del cuerpo para despejar lo que se acumula en el aparato respiratorio.

Una forma natural y eficiente para decirle adiós a la molesta tos es aprovechar la mezcla de plantas medicinales y crear tu propio jarabe sin productos químicos que a la larga provoquen efectos secundarios.

Pon atención a las recetas y propiedades de los siguientes jarabes y elige el que más te convenga:

1. Eucalipto, cebolla y limón

Sales de Epsom y aceite de eucalipto

El eucalipto es una planta que beneficia al sistema respiratorio gracias a sus propiedades antisépticas, descongestionantes y expectorantes.

También se puede utilizar como ungüento para el pecho o bien, inhalar el vapor que se desprende al preparar la infusión.

Por su parte, la cebolla ataca directamente al resfriado y también es un antibacteriano, desinfectante y permite que la garganta se libere por su poder antiinflamatorio.

Por último, el limón refuerza el efecto al eliminar la infección.

Ingredientes

  • 4 cebollas medianas
  • 20 hojas de eucalipto
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • El jugo de 2 limones
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • En primer lugar, corta las cebollas en trozos pequeños y ponlos con las hojas de eucalipto en una olla con agua.
  • En seguida, deja que hierva durante 20 minutos para que se liberen los compuestos.
  • Con ayuda de un colador, cuela la mezcla y añade la cucharada de miel.
  • Deja que se enfríe hasta temperatura ambiente y añade el zumo de los 2 limones.
  • Finalmente ponlo en un recipiente, mantenlo en un lugar fresco y toma 3 cucharadas al día.

Lee también: Bondades del eucalipto para nuestra salud 

2. Linaza

Agua de linaza

¿Tos seca? El jarabe de linaza es la solución. Este se encarga de desintoxicar el organismo, refuerza el sistema inmunitario y limpia lo que se acumula en el aparato respiratorio.

Ingredientes

  •  3 cucharadas de linaza (30 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • El zumo de 1 limón
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • En primer lugar, lleva a ebullición el agua y agrega las semillas de linaza.
  • Deja que hierva para que adquiera una consistencia viscosa.
  • Posteriormente ponlo a colar.
  • Tan pronto como puedas, agrega el jugo de limón y la cucharada de miel.
  • Finalmente espera a que se enfríe y guarda en un recipiente.

Modo de consumo

  • La dosis recomendada es 1 cucharada al día hasta que desaparezca la molestia.
  • No es apto para niños menores de 5 años.

Te recomendamos: Usos, aplicaciones y propiedades de la linaza 

3. Mezcla de hierbas

jengibre-manzanilla

Si eres de las que tiene todo tipo de hierbas y especias en casa, entonces este jarabe es para ti. Lo mejor de todo es que funciona tanto para tos seca como para la congestión.

Ingredientes

  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • 1 cucharada de manzanilla (10 g)
  • 2 cucharaditas de clavos de olor (10 g)
  • 1 cucharada de anís verde (10 g)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • El zumo de 1 limón

Preparación

  • Para empezar, coloca el agua en una olla y ponla a hervir.
  • En seguida agrega la manzanilla y el anís.
  • Después de que hierva durante 3 minutos, agrega los clavos de olor.
  • Mantenlo en el fuego 5 minutos más.
  • Agrega la cucharada de miel y el zumo del limón.
  • Ponlo en un frasco tapado y mételo al refrigerador.
  • Al día siguiente sácalo y deja que se ponga a temperatura ambiente.

Modo de consumo

  • Ingerirlo 3 veces al día.

Recomendaciones

  • Evita el cigarro porque irrita e inflama el aparato respiratorio.
  • Inhala vapor para abrir las vías respiratorias.
  • Mantente bien hidratado para que las flemas no sean tan espesas.
  • Si durante la noche colocas un par de almohadas para que la cabeza quede en alto te ayudará a respirar mejor.
Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar