3 jugos que favorecen la circulación de las piernas

La piña es un excelente diurético, por lo que nos ayudará a mejorar la circulación y a evitar coágulos.

Además de seguir las indicaciones del médico en cuanto a actividad física y toma de medicamentos se refiere, la circulación de las piernas también puede mejorarse mediante la dieta. Aunque no lo parezca, el hecho de disminuir el consumo de ciertos alimentos puede ayudar a disminuir considerablemente las molestias o bien, mantenerlas al mínimo.

Hay que recordar que, el consumo regular de sal, de forma exagerada, favorece la retención de líquidos y la inflamación. Y, cuando la circulación de las piernas es mala, estos son dos síntomas que producen un gran malestar.

Por supuesto, la sal no es lo único que hay que reducir de la dieta para gozar de una buena circulación. También es necesario disminuir el consumo de grasas saturadas y azúcares y, bebidas como el café, que también promueven la retención de líquidos.

Para mantenernos activos y bien alimentados, sin dejar de lado el buen sabor, se puede recurrir a los jugos y zumos naturales. Sus ingredientes aportan muchos beneficios al organismo, dentro de los cuales, se incluye: una buena hidratación y una frecuencia de micción adecuada. A continuación, te presentamos algunas recetas.

zumo_de_pina_cerezas

1. Piña, sandía, cerezas y jengibre

Ingredientes

  • 1/4 de sandía (300 g).
  • 1/2 vaso de agua (125 ml).
  • 1/2 taza de cerezas (50 g).
  • 2 rodajas de piña (250 g).
  • 1 trozo de jengibre fresco (10 g).

Preparación

  • Corta las rodajas de piña en trozos pequeños.
  • Lava y escurre bien las cerezas. Seguidamente, retira los tallos y las semillas.
  • Retira las semillas de la sandía y procede a cortarla en trozos pequeños.
  • Limpia, pela y ralla el trozo de jengibre.
  • A continuación, coloca todos los ingredientes en la licuadora junto con el agua y procesa hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Disfruta al momento.

2. Toronja o pomelo y moras
jugo toronja y moras

Ingredientes

  • 1 toronja o pomelo (200 g).
  • 2 vasos de agua (200 ml).
  • 1/4 de taza de moras (25 g).
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado.

Preparación

  • Corta por la mitad la toronja y procede a extraer la pulpa.
  • Lava y escurre bien las moras.
  • Incorpora todo en la licuadora y procesa hasta obtener una mezcla homogénea, sin grumos.
  • Bebe al momento.

Este jugo natural, elaborado con ingredientes frescos y bebido recién hecho, es todo un tesoro de vitaminas y minerales excelentes para favorecer la circulación de las piernas.

La toronja o pomelo es una fruta rica en vitamina C y antioxidantes, muy adecuadas para nuestra salud cardiovascular. Tampoco pases por alto los beneficios de las moras.

Por su parte, las moras son ricas en antocianinas y proantocianidinas, pigmentos de color oscuro que nos permiten aumentar el tono muscular de las venas y fortalecer las paredes de las mismas. Finalmente, el toque de jengibre ayuda a prevenir o reducir las inflamaciones.

3. Zanahoria, piña, apio y perejil

Jugo-de-zanahoria

Ingredientes

  • 1 rodaja de piña.
  • 2 varas de apio (25 g).
  • 1 rama de perejil fresco.
  • 1 vaso de agua (250 ml).
  • 3 zanahorias pequeñas (30 g).

Preparación

  • Para aprovechar al máximo los beneficios de las zanahorias, es conveniente utilizarlas crudas. Por ello, el primer paso será lavarlas y pelarlas.
  • Se corta en rodajas finas las zanahorias para poder procesarlas con facilidad en la licuadora. Se hace lo mismo para las varas de apio.
  • Se corta en trozos pequeños las rodajas de piña.
  • Se incorporan todos los ingredientes en la licuadora y se procesan hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Disfruta al momento.

Otras formas de mejorar la circulación de las piernas

Para concluir, te recomendamos que tomes dos de estos jugos al día. La mayoría de ellos son refrescantes y fáciles de hacer. Vienen muy bien, por ejemplo, cuando llegamos a casa, cansadas.

Nos tomamos uno de estos jugos frescos, y después, nos damos una ducha relajante, que siempre debe terminar con un buen chorro de agua fresca en las pantorrillas. De este modo, favorecemos la circulación de las piernas.